Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 OTRO DICIEMBRE...

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Han pasado once meses de un año más. Noticias buenas, regulares, malas, promesas incumplidas y preparativos para otro diciembre. Llegó, un mes que para algunos, es de recuerdos malos, ni quieren saber del mismo y además, poco les importa si hace frío, calor o es de luces y alegrías.

Un año plagado de accidentes, asesinatos, intolerancia, política, corrupción al máximo. Es decir, parecido a los anteriores. Las reinas hablaron de paz, los políticos hablaron de paz, la gente habló de paz. Y no ha habido paz.

Frases hermosas, documentos sobre el amor, la tranquilidad, los abrazos, pero todo queda en letra muerta, en escritos que la gente halaga, pero no practica. Nada de nada. Ni borrón, ni cuenta nueva. Todo igual.

Las preguntas se repiten, los abrazos se manifiestan, las emociones sobran, pero continuamos girando en un mundo donde imperan la guerra, el maltrato, el dolor, la muerte, el odio, los improperios. No cambia nada.

Unos guerrilleros que ni se rinden, ni dicen nada nuevo. A unos los matan y a otros los apresan, pero la guerra sigue. Los corruptos roban y roban, los detienen, los liberan, les entregan todo, les quitan lo mismo, pero les queda más.

Los cargos son disputados por votaciones cerradas, enredadas, perdidas, grabadas, repintadas, desdibujadas, pero nada nuevo hay. Se suben los mismos a hacer lo mismo con los mismos.

Quisiera sentarme a escribir sobre hechos positivos, momentos agradables, hechos fantásticos, pero las noticias más importantes y trascendentales o como me decía un reconocido periodista, se da lo que se vende. Se muestra lo malo, porque el morbo sigue y a los morbosos se les debe dar lo que les gusta.

Por eso, estamos como estamos.

Otro diciembre que llegó y más promesas. Luces en las casas, en las calles, en las avenidas, Rojo y verde, colores de moda para estos días. Donde vayamos, encontraremos fiesta.

¿Y de los secuestrados qué? Bien, gracias. Allá en cualquier montaña de Colombia, porque ya liberaron los importantes. Otros que llevan más de 14 años, allá seguirán. Estarán escuchando Caracol o RCN, porque se inventaron unos programas para enviarles mensajes todos los días y noches, "para que se sientan mejor". Así somos.

El invierno azotando el país y Colombia humanitaria ahí. Los damnificados son muchos, los destechados más, quienes no tienen comida superan los cálculos, pero no hay problema. Las ayudas se pierden en garajes, bodegas, casa de políticos o se reparten entre los amigos de los amigos.

Colombia sufre y seguirá así, porque nos cruzamos de brazos, nos encerramos y que se pudran los otros.

Ya pasaron las elecciones, se felicitaron a los ganadores y perdió el resto. Es decir, secuestrados, pobres, damnificados, destechados, los que están sin trabajo, los que no pueden estudiar perdieron.

O que alguien me diga que todos ganamos, para no creerle.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! |¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.