Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 ¡POR AQUÍ NO VUELVO!

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Ya iba camino al parqueadero. Había estado conversando con algunos amigos y había realizado algunas compras. De pronto, como salida de la nada, mi gran amiga, a quien desde hace muchos años no veía. Casi paso de largo. Me detuve y la abracé.

Cómo estás, que hay, qué tal qué estás haciendo, dónde andas, qué hiciste en diciembre. Las preguntas acostumbradas como colombianos, sin dar tiempo a respuesta alguna. "Manuel, siempre reviso tu facebook. Me encanta lo que pones ahí". "Gracias por ser así conmigo, pero lo que coloco lo hago para que, en ocasiones, haya reflexiones o en otras, muchas sonrisas. Por ejemplo, hoy escribí sobre la violencia contra los niños."

En este momento, su rostro cambió. Ya dejó de sonreír y una lágrima resbaló. La abracé y empezó a contarme, con voz entrecortada, lo que le había sucedido. Regresó del exterior y su gran sueño se hizo realidad. Compró una casa para disfrutar con su familia. Se la entregaron en diciembre, la mejor época para festejar. Una casa, una familia, mucho amor, sonrisas, alegría y abrazos de todos los que allí llegarían de visita.

Esa dicha duró poco. A los cuatro días de estar allí, unos miserables entraron y amordazaron a toda la familia. Los encerraron mientras robaban todo lo que a su paso encontraron. Se llevaron hasta los regalos de los niños. Esos que les había traído el Niño Dios pasaron a manos de los bandidos.

Ella todavía siente ese momento. Todavía le duele lo que ocurrió aquella noche. A medida que me contaba, sus ojos derramaban no solamente lágrimas, sino una infinita tristeza. La tristeza de la impotencia y el dolor de la soledad de aquella noche. Soledad, porque, como siempre, nadie vio, sintió se percató de algo. Tristeza, porque no hubo solidaridad. Nadie supo, nadie se enteró.

Puso el denuncio, pero nada pasó.

"Manuel, por aquí no vuelvo. Mis niños pequeños vivieron el terror de las armas y de la mordaza en sus pequeñas caritas. Por aquí no vuelvo. Este es un encuentro lindo y siempre estoy ahí".

Eso me dolió y mucho. Demasiado. La maldita violencia sigue y aquí nada pasa. La abracé y le dije que estaba siempre con ella. No sé si la vuelva a ver, pero ese rostro dulce y tierno estaba apagado, triste. No voy a olvidar ese momento. Y me duele. Por ella y su familia, pero antes que nada, por sus pequeños.

Donde quiera que esté, ella sabe que siempre la recuerdo con mucho cariño. Pero, nunca olvidaré esa fatídica frase: "¡Por aquí no vuelvo!"

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
¡Otra vez, navidad! | Otro diciembre... | Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! |¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.