Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
 ¿POR QUÉ EL AFECTO?
Manuel Gómez Sabogal Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

No es fácil hablar de amor o de afecto en esta época. Sin embargo, en este país enfermo, en cuidados intensivos, vale la pena intentarlo y trabajar por el afecto.

En muchos hogares no hay afecto. Los padres y los hijos se hallan distanciados totalmente. No hay abrazos, caricias, ni besos. Los hijos se van para la escuela, el colegio o la universidad con un simple “chau”. Cuando regresan, preguntan por el almuerzo o la comida, de pronto, preparan sus tareas y se van a su habitación a ver televisión o al computador. (Ya en cada casa se implementaron estos elementos en las habitaciones de los niños y los jóvenes). Es más fácil deshacerse de ellos. Molestan menos y no están en la calle o hablando como "loros".

El afecto no existe en los hogares y menos desde cuando la mamá se fue para España, el papá está dedicado a su trabajo y los hijos se quedan con la abuela o la tía. Niños y jóvenes se sienten solos y abandonados No hay afecto, no hay hogar y si no hay hogar, empezamos mal.

Palabras negativas empiezan a fortalecerse y llevar al muchacho o a la niña a la droga, el licor, el vicio y de pronto, al suicidio. Entre estas palabras negativas, tenemos la soledad, la tristeza, la desesperación y en especial, la depresión

En la escuela, el colegio y la universidad, también se requiere el afecto. Los niños y los jóvenes son apáticos. Algunos de sus profesores trabajan con problemas que traen de sus hogares o están enseñando "porque les tocó". Porque no encontraron más algo qué hacer y fue el único trabajo que se les apareció. Sus problemas están por encima de la educación.  

Muchos docentes se limitan a dictar su clase y los niños y jóvenes ven cómo estos también se parecen a sus padres. Poca relación y confianza. Tampoco les pueden hablar. Están, como sus padres, muy ocupados. Vuelven a sentir la soledad, tristeza, preocupación.

En las empresas, con base en la motivación a sus empleados, pueden fortalecer el afecto. Si los empleados trabajan felices y sienten que entre sus jefes hay afecto, que entre ellos hay afecto, que entre sus jefes y ellos hay afecto, la empresa será, cada vez más grande, mejor, llena de alegría y el trabajo se convertirá en delicioso alimento del espíritu y se hará con satisfacción. Los resultados serán mejores y su calificación siempre será excelente.

Por consiguiente, procuremos que haya afecto. Que los abrazos, las caricias y los besos renazcan en los hogares para que haya más felicidad. El afecto debe ser una de nuestras bases para mejorar en todo sentido.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El Por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
"ALUMBRADO 2006"
ALUMBRADO 2006
"YIPAO 2006"
YIPAO 2006
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.