Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 PRIMOS DE VELORIO

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomezuq@gmail.com)

Estábamos grabando un programa y quien lo dirige le preguntó al invitado: "¿cuál es su relación con la niña que vive fuera del país?". El invitado contestó: "somos primos segundos". Inmediatamente el director del espacio, muy serio y muy majo, le dijo: "ahh, primos de velorio". Yo lo miré con curiosidad, pero la frase me quedó. Nunca había escuchado esa expresión.

Le dije: "gracias. Eso es muy cierto". Ya me ha pasado en muchas ocasiones. Muere un familiar y aparecen tíos, primos y demás familiares que viven en y fuera de la ciudad. Llegan de diferentes lugares en avión, bus, vehículo propio, taxi. En fin, llegan como salidos de la nada.

Y el velorio empieza. Se agita el café, el volumen de las charlas va en aumento, hay risas sonoras, empiezan los recuerdos de quienes acaban de llegar.

Una de las tías, quien siempre lleva la voz cantante cada que muere alguien de la familia, empieza a rezar el rosario y a repetir frases en latín que ni ella comprende. Todos comienzan a responder y algunos, quienes no pueden contener las lágrimas, se retiran a tomar café para despejar un poco la mente. Además, quieren conversar con los otros familiares y allegados.

¿No conoces a tu primo? ¡No puede ser! Cuando pequeños jugaban y nos la pasábamos en la finca, en la casa, en el parque. Se mencionan sinnúmero de lugares y los primos ni recuerdan. Es que eran muy pequeños. Y de los tíos, ni hablar.

Los tíos por parte de madre o de padre, según sea el difunto, empiezan la charla recordando las casas viejas donde vivieron con sus amadas esposas y las pilatunas que cada sobrino hacía.

Los primos de velorio se encuentran por casualidad y por causalidad Los primos de velorio están ahí cada que muere un familiar. Allí están, después de años sin verse y sin llamarse primos. Ahí, en ese sitio, en esa sala de velación hablan de preparar un encuentro de primos en la casa de unos de ellos para conocerse mejor.

Hablan, toman café, se abrazan, ríen a mandíbula batiente y aunque no recuerdan mucho de su niñez o juventud, llega otro familiar de quien poco conocen y les menciona ciudades, pueblos, fincas y diversos sitios de encuentro en épocas pasadas. Y siguen riéndose.

Porque los primos de velorio se ven únicamente en cualquier velatorio. Y aunque se prometen y comprometen, no vuelven a verse, a encontrarse sino en el próximo velorio de otro familiar.

¡Tiempo sin verte! Sí, desde el último velorio...

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

La soledad camina al lado | Lady | Dueto "Cantares" | El Afecto... | La desesperación es peligrosa | Maradona, agresor | "Perdónalos, porque no saben lo que hacen" | Corrupción | Bienvenido al club de la salud | ¡Miserables! | Yo me llamo... | Miss Tanguita | Veee ¿Y esta cosa qué hace aquí? | Los estudiantes y la corrupción | Reinas y respuestas | Ejemplo para niños y jóvenes | I Festival de Artes | Noche de letras y rock | Los niños y los jóvenes... aprenden | De México con amor | ¡Qué horror! ¿Hasta cuándo? | ¿Alguien me puede explicar? | Música tricolor | La muerte de "Calidoso" | Indira Restrepo | Esa porquería no quiso venir | Así somos | Los Diez de calarca.net | ¿De qué se ríen? | Monumento a la honestidad | El equipo laboratorio perdió el año | Nuestro primer tiempo | Un evento... ¡diferente! | Por qué la ternura | ¿Futuros periodistas? | ¿Por qué un festival nacional estudiantil de duetos? | Alfonso Osorio Carvajal | Gracias por la música y el humor | Soy un estudiante más | ¿Hasta cuándo? Ni idea | Jóvenes haciendo empresa | Más importantes las calificaciones que los abrazos | Sin afecto | Mi primera vez | La soledad de los jóvenes | Y ¿entonces qué? | El país más feliz del mundo | ¿Cese al fuego? | Hernán Peláez Restrepo | ¿Mes de los niños? ¿Día de los niños? | ¿Por qué las buenas noticias, no son noticia? | Gracias por la música | Una grata sorpresa | Nunca mires hacia atrás | Didier Drogba, un gran ser humano | Un día perfecto | Los medios son así | Abuelo, cuéntame una historia | Que roben poquito | El monstrumento en Armenia | Gracias por la música, John Jairo | ¡Por aquí no vuelvo! | ¡Otra vez, navidad! | Otro diciembre... | Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! | ¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá |

 

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.