Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 ¡QUÉ HERMOSA NOCHE!
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

El sábado 20 de noviembre, estaba invitado a la celebración de los 25 años de la Fundación Familiar Faro y asistí. Claudia Marcela Orozco me buscó, llamó y entregó la tarjeta, decidí de inmediato que no fallaría a tan importante cita en la Casa de la Cultura de Calarcá.

Cuando empezó el programa, se entonaron los himnos y Fausto interpretó el himno de Ffaro. Todos nos pusimos de pie. Fue un momento importante. Luego, los premios o condecoraciones a quienes tanto han hecho por Ffaro durante este cuarto de siglo.

Ahí, en esas entregas, muchos de quienes han pasado por Ffaro hablaron, invitaron, abrazaron. Los condecorados, personas que han hecho de Ffaro una entidad que vale la pena en 25 años de lucha.

Uno de los condecorados, fue fundador de Ffaro. No pudo contener las lágrimas. Recordó momentos interesantes en estos 25 años y eso hizo que quienes allí estábamos, reflexionáramos sobre tantas vidas que se han logrado salvar.

Fue una hermosa noche. Jóvenes que vinieron de muchas partes del país y que quisieron agradecer, estar allí para decir ¡Presentes! Jóvenes que alguna vez fueron drogadictos, pero que gracias a la labor de Ffaro ya salieron de ese gran problema. Jóvenes que quisieron salvarse para salvar a otros. Muchos de ellos son ahora ejemplo de vida de los demás. Les ayudan a salir. Es un proceso duro, difícil, pero lo logran. Ellos estaban allí.

El programa continuaba y yo seguía pensando en toda esa labor, en todo lo que escuchaba, en los testimonios de quienes recibían las condecoraciones o premios. Podía comprender por qué tanto amor, por qué se hablaba de Ffaro como familia, como algo especial para los jóvenes.

Al terminar la programación, conversando con algunos amigos, pudimos concluir que este trabajo lo hacían esas 115 personas, en todo el país, con mucha dedicación y compromiso. Increíble encontrar tanta gente que quiere ayudar para que niños y jóvenes salgan de ese horripilante infierno.

Daniela, una hermosa niña, rubia, de Medellín, ingresó a Ffaro por ser adicta. Hoy, con orgullo, estudia Derecho en una importante universidad de Medellín. También, estaba una niña con su familia. Ellos se encontraban complacidos, porque ya su hija está de vuelta del mundo miserable de las drogas. Pude conversar con otros jóvenes y familiares de muchos que ya han salido de ese infierno. Fue algo que me llegó al alma.

Me dejó muchas enseñanzas. Sigo aprendiendo. Esa noche de sábado fue muy especial, fue una hermosa noche, porque sé que niños y jóvenes pueden ser mejores cada día y podemos salvarlos de ese terrible flagelo de las drogas. Aunque hay una institución como Ffaro, aunque haya otras que estén trabajando incansablemente, los padres deben ser quienes los guíen, orienten, les den mucho afecto. Sigo creyendo que los niños y los jóvenes no son los culpables.

Estos sí son verdaderos protagonistas de la vida. Definitivamente, ¡Qué hermosa noche!

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Protagonistas de nuestra vergüenza
Los ruidosos bateristas
Vivencias en la U.
Sicario y drogadicto
¡Se robaron la puerta...!
Los tiempos han cambiado
¡Qué vergüenza de "honorables"!
Aprendamos lo bueno
Un viaje en silencio
El hijo de Pedrito
No hice la tarea
Eso no es periodismo
Un Quindío que no parece equipo de fútbol
Día de la familia
Amar es más difícil que matar
Los políticos aprovechan todo
Da mucha risa
Optimismo e intolerancia
Ya llega el circo
Maldita violencia
Los niños y los jóvenes no son culpables
Toque de queda
¡Qué pena del doctor!
Enamorado de la vida
Una espina más para "La Vendedora de Rosas"
Lo mejor del mundo, para ti
A corazón abieto
Alegría de vivir
Aquí no pasa nada
El soldado y la guerrillera
Las miserables piramides en Colombia
Una Feria Empresarial Diferente
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.