Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 ¡SE ROBARON LA PUERTA...!
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Abdul Grisales trabajó muchos años en la Universidad del Quindío. Casi que desde cuando la fundaron. Era portero, vigilante, pero una gran persona. Tenía como uno de sus gustos, además de ser excelente en su labor, escribir. Le agradaba, cuando tenía tiempo, sentarse a escribir. Y escribía cuentos. Tanto escribía que publicó un libro.

Abdul, nuestro recordado portero, más que vigilante, era el guardián de las oficinas de Bienestar Universitario, ubicadas en el edificio Catalina, frente a la salida de la Universidad del Quindío. En esa época, no había puente peatonal. Había que atravesar la Avenida Bolívar con mucho cuidado. Así mismo, hacia abajo, después del edificio Catalina, todo era potrero.

En dicho edificio, adaptado para bienestar Universitario, se hallaban la Dirección, Coordinación de Cultura, Coordinación de Deportes y Coordinación de Salud. Hasta allí se desplazaban los estudiantes a solicitar sus servicios.

Un lunes, en agosto de 1984, Abdul se quedó a mediodía, como de costumbre, cuidando nuestro lugar de trabajo. Nos fuimos a almorzar.

Al regreso, a las dos de la tarde, vi que la puerta estaba abierta,  entré tranquilamente y me senté a trabajar. Minutos más tarde, apareció sudoroso, fatigado y algo nervioso, mi querido Abdul.

Con palabras entrecortadas me dijo: "profesor, se robaron la puerta". Le contesté: "¿La puerta? ¿Cuál puerta?"

"Pues la de la entrada al edificio Catalina.". Yo no podía creer lo que me decía, porque ingresé sin problema. La puerta estaba abierta. Salimos de la oficina, bajamos y, efectivamente, no había puerta, es decir, faltaba la mitad.  Recuerdo que toqué su hombro, lo miré y empecé a reírme. No podía parar de la risa. Volví a mi oficina, me senté y Abdul, entristecido y ya, un poco enojado, me miró y me dijo: "profesor, eso es muy serio. Se robaron la puerta, me pueden despedir y usted se ríe". Le dije que se tranquilizara, que nada le iba a pasar y que de pronto, aparecería, porque apenas se habían llevado media puerta. Era muy pesada y me extrañaba que alguien hubiese cargado con ella.

Algunos salieron a buscar la puerta. De pronto, un señor que vendía dulces por ese lugar, le comentó a Abdul que unos muchachos habían dejado algo en el potrero. Muchos de los que se hallaban en Bienestar en ese momento, fueron al potrero.

Para alegría de todos, allá estaba la puerta. Me asomé y vi como, en procesión, venían con la puerta. Abdul adelante, se encontraba más que contento. Los coordinadores me preguntaron que por qué mi risa. Les dije que después les contaría.

La puerta se colocó de nuevo en su sitio y nada pasó. Abdul siguió en su lugar,  al interior de la Universidad del Quindío el cuento se regó como pólvora, nuestro trabajo continuó y Abdul me dijo que escribiría algo muy serio sobre ese caso.

Enojado, Abdul volvió a mi oficina y me reclamó por mi burla. Le dije que jamás me burlaría de él, pues lo quería mucho y él lo sabía. Lo que pasaba era que me parecía simpático que al portero le robaran la puerta.

Años después, en el libro que publicó, me jaló las orejas. Seguía enojado y en el texto que escribió, dijo que todavía no entendía por qué me reí el día que le robaron la puerta. Ese era Abdul.

Este texto es un pequeño homenaje a un personaje que también vivió experiencias agradables, alegres, momentos difíciles, pero tuvo mucho que ver con la institución.

Abdul Grisales, gracias a su aporte, a su trabajo, también estará en esa placa invisible de los 50 años de la Universidad del Quindío colocada en homenaje a aquellos que han ayudado a construir una universidad  plena de desafíos, sueños y compromisos con la sociedad.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Los tiempos han cambiado
¡Qué vergüenza de "honorables"!
Aprendamos lo bueno
Un viaje en silencio
El hijo de Pedrito
No hice la tarea
Eso no es periodismo
Un Quindío que no parece equipo de fútbol
Día de la familia
Amar es más difícil que matar
Los políticos aprovechan todo
Da mucha risa
Optimismo e intolerancia
Ya llega el circo
Maldita violencia
Los niños y los jóvenes no son culpables
Toque de queda
¡Qué pena del doctor!
Enamorado de la vida
Una espina más para "La Vendedora de Rosas"
Lo mejor del mundo, para ti
A corazón abieto
Alegría de vivir
Aquí no pasa nada
El soldado y la guerrillera
Las miserables piramides en Colombia
Una Feria Empresarial Diferente
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.