Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
 TOQUE DE QUEDA
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Algo tenía qué hacerse. Alguien tenía qué ser el primero. Carlos Enrique López Murillo, Alcalde de Calarcá, tomó la batuta y dijo que los menores de edad deben estar temprano en casa. A las 9.30 de la noche se cierra todo para ellos en la ciudad. Imagino caras de enojo. Disgusto total de los expendedores de droga, ira de los que venden licor, rabia de los que trafican con sexo joven.

Me uno a ese toque de queda. Estoy de acuerdo. Había que hacer algo y como muchos padres son irresponsables, pues es una forma de hacerlos comprender que una responsabilidad grande es la educación de los hijos. No hablo del colegio. Hablo de la educación en el hogar. Esa educación que tanta falta hace y que ya no se da, porque no hay tiempo. Pero sí hay tiempo. Lo que no hay es voluntad de los padres.

Porque en los hogares ya no se habla, sino que se impone. Se manda. No se conversa, no se sabe, no se controla. Hay televisores en cada habitación para que niños y jóvenes conversen con los programas. Para que dialoguen con sus fantasmas, para que dejen descansar, para que no molesten, para que se encierren.

Tampoco hay espiritualidad. ¿Espiritualidad? ¿Y eso qué es? Algo tan necesario, pero que ya pasó a un plano totalmente desdibujado. Y es que muchos, cuando se habla de espiritualidad, la relacionan con religión directamente. Me puse a hurgar y hallé una definición que me gustó y que me ayuda a que quienes lean este texto interpreten bien lo que es espiritualidad. Aquí está esa definición:

"Espiritualidad es la forma como usted encuentra significado, esperanza, alivio y paz interior en su vida." Muchas personas encuentran espiritualidad a través de la religión. Otras la encuentran a través de la música, el arte o de una conexión con la naturaleza. Otros la encuentran en sus valores y principios. Y la espiritualidad, se ha perdido.

El toque de queda puede servir para que padres de familia, educadores, niños y jóvenes reflexionen sobre la importancia de vivir.

El toque de queda puede servir para que niños y jóvenes repiensen su vida. Si lo que estaban haciendo los estaba ayudando o los estaba mandando a un abismo. Todavía hay tiempo y pueden mejorar las relaciones entre padres e hijos. Hablar de todo, conocerse más.

¿Será que los padres entienden? ¿Será que los docentes en los colegios colaboran y les indican a niños, jóvenes y padres que el toque de queda para menores es bueno? ¿Será que les dicen que hay tiempo para volver a vivir en familia? ¿Será que piensan en que pueden abrazarse, acariciarse, contar cómo fue el día? Es decir, habrá tiempo para conocer a niños y jóvenes un poco más. Qué les gusta, qué anhelan, qué desean, qué piensan, qué sienten, cuáles son sus gustos musicales, sus aptitudes.

Entender a niños y jóvenes no es tarea fácil, porque precisa que padres y docentes se desinhiban y los miren como a niños y jóvenes en el siglo XXI y no como los educaron a ellos. Que los padres no vuelvan a utilizar frases como: "En mi época eso no se veía..." "Cuando yo era joven..." "Estos jóvenes de ahora..."

Que los educadores sean parte de la educación que continúa en escuelas y colegios y no que se crea que es allí donde deben educarse niños y jóvenes.

Los educadores son parte de un proceso. Ahora, no es fácil. Los niños y jóvenes son rebeldes, porque nadie les propone algo, les da una mano, los ayuda, los entiende. Desde el hogar vienen odiando y no quieren entrar a un salón a encontrarse con otros en iguales circunstancias.

Los niños y jóvenes no son culpables. El toque de queda es para que en sus hogares haya familia. Para que cambien muchas de las relaciones deshechas que hay entre padre e hijo drogadicto, madre e hija rebelde. El toque de queda es para que hablen los padres con sus hijos, con niños y jóvenes.

Es ahora, cuando más necesitan hablar, ser entendidos, ser comprendidos. Niños y jóvenes no pueden seguir siendo "huérfanos de padres vivos" en una casa donde no hay hogar.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
¡Qué pena del doctor!
Enamorado de la vida
Una espina más para "La Vendedora de Rosas"
Lo mejor del mundo, para ti
A corazón abieto
Alegría de vivir
Aquí no pasa nada
El soldado y la guerrillera
Las miserables piramides en Colombia
Una Feria Empresarial Diferente
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
YIPAO 2007
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.