Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 UN VIAJE EN SILENCIO
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

El viernes, salimos para Pereira. Iba a acompañar a Jorge Morales, mi amigo, quien partiría para Londres. Arribó al condominio y yo ya me encontraba esperándolo. Cuando llegó, se bajó de su vehículo, nos abrazamos y lo noté muy alegre. Me dijo, conduzca hasta Pereira, porque quiero descansar.

Al subirme, al lado derecho se hallaba su madre, Orfilia. Ella tiene 86 años. Su tristeza es grande, inmensa. Ella sabe que cada vez que su hijo se va, su soledad se acrecienta. Además, ya en dos ocasiones me ha dicho, que ya no lo vuelve a ver, que le da miedo su partida. Siempre la abrazo. Esas palabras me pegan duro.

Callada, ensimismada, ni me saludó. Inclinó su cabeza y siguió mirando hacia el piso del carro. Encendí el automotor y nos dirigimos a Pereira. Al aeropuerto. A mitad de camino, Jorge me dijo que nos detuviéramos en El Roble a tomar aguadepanela con queso. Orfilia siguió ensimismada, callada, triste. Se bajó a regañadientes, pues había dicho que no quería comer nada, ni tomar algo. Que yo sabía por qué estaba así. Terminamos y continuamos el camino. Silencio absoluto. Nada de palabras o comentarios. Un silencio cómplice de la tristeza de Orfilia.

Llegamos al aeropuerto. Esperamos a Jorge mientras llevaba sus maletas para que las revisaran y las pusieran directamente con destino Londres. Por fin, Orfilia me habló. Parecía tranquila. Luego, llegó Jorge y estuvimos charlando un buen rato. Tocamos diferentes temas, todos relacionados con detalles alegres de la vida y sin referencia al viaje.

Por los parlantes se escuchó el llamado a los pasajeros. Jorge se levantó, tomó a su madre por el brazo y en silencio, llegamos a la puerta de salida o despedida. Orfilia le dio su bendición. Jorge pasó la puerta y observé cómo Orfilia, con su mirada triste, seguía los pasos de Jorge hasta cuando se perdió de nuestra vista.

La abracé. Caminamos hacia el estacionamiento. Nos subimos y de regreso a Armenia, me habló de cuánto le dolía la partida de Jorge. Que era un suplicio el verlo irse. Que yo sabía cómo se sentía cada vez que el se despedía.

Recordé una despedida que a mi también me dolió. Cuando fuimos a despedir a mi hija. Mientras Orfilia me hablaba, recuerdos me llegaron y me entristecieron. Lágrimas empezaron a nublar mi mirada. Ella me miró y entendió lo que me estaba sucediendo. Se dio cuenta que estaba recordando. Y me preguntó por Paula Andrea.

Llegamos. La dejé en su casa. La llamé en la noche y ya estaba tranquila. La seguiré llamando y visitando. Sé cómo se siente. Ahí estaré.

* Solo en la agonía de despedirnos somos capaces de comprender la profundidad de nuestro amor (George Eliot)

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
El hijo de Pedrito
No hice la tarea
Eso no es periodismo
Un Quindío que no parece equipo de fútbol
Día de la familia
Amar es más difícil que matar
Los políticos aprovechan todo
Da mucha risa
Optimismo e intolerancia
Ya llega el circo
Maldita violencia
Los niños y los jóvenes no son culpables
Toque de queda
¡Qué pena del doctor!
Enamorado de la vida
Una espina más para "La Vendedora de Rosas"
Lo mejor del mundo, para ti
A corazón abieto
Alegría de vivir
Aquí no pasa nada
El soldado y la guerrillera
Las miserables piramides en Colombia
Una Feria Empresarial Diferente
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
YIPAO 2007
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.