Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
 UNA FERIA EMPRESARIAL DIFERENTE
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Definitivamente, hay hechos para destacar, cuando uno menos se imagina. Siempre he evadido a quienes me requieren para ser jurado calificador de algún evento. Sin embargo, en esta ocasión, me tomaron por sorpresa y acepté sin balbucear.

En la EAM se organizó la Feria Empresarial, evento en el cual tomaron parte estudiantes de segundo y tercer semestres de Administración de Empresas. Debía presentarme en la mañana a iniciar mi recorrido como jurado, pero preferí mirar, observar sin detenerme a juzgar absolutamente nada.

Había jóvenes por todo lado, corriendo, llevando elementos, colocando paneles, organizando cada sitio. Cuatro pisos por los cuales se hacía difícil caminar. Estaba que me arrepentía y quería salir a decirle a quien me llamó, que renunciaba a ser jurado. Había muchas "empresas" y esa labor iba a ser demasiado ardua.

Pero, por la tarde, a eso de las cuatro, me decidí. Caminé con todos los papeles hacia el edificio donde se hallaban las "empresas". Ya era una tarea para hacer. No se podía reversar.

Una a una, lentamente, conversando con los muchachos y las niñas, iba sintiendo que estaba en el lugar indicado, el correcto. Preguntas, sonrisas, miradas, nerviosismo, porque al mirar mi escarapela, encontraban la palabra: jurado. Terrible palabra para los grupos que pensaban en ocupar un lugar importante al final del evento.

Llegaban a mí todos los artículos que he escrito sobre los jóvenes. Siempre he creído en ellos. Los he defendido. Han sido mis amigos. Una palabra interesante se incrustó en mi mente: Creatividad. Eso era lo que estaba viendo y viviendo. La creatividad de los jóvenes estaba allí. Mostraban lo que estaban haciendo, sus sueños, sus esperanzas, sus deseos de formar "empresas", palabra que muchos desechan porque la consideran una utopía, pero esos muchachos y niñas tenían ideas nuevas, conceptos diferentes, sueños que, mostraban con el brillar de sus ojos y las explicaciones sobre cada producto.

Al terminar, no sentí cansancio alguno. Estaba alegre. Había encontrado algo distinto en miradas, sonrisas, sueños. Tenía una bolsa llena de regalos, producto de mis visitas a las "empresas".

Me reuní con dos jurados más y pude comprobar que no estaba equivocado. Los otros dos sentían el mismo regocijo, la misma satisfacción. Hablamos, conversamos y concluimos que los jóvenes tienen grandes capacidades, ideas, creatividad, sueños, ganas.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
"YIPAO 2007"
YIPAO 2007
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.