Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 UNA LLAMADA

Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Dormir me encanta. Y más cuando llega el fin de semana. El 1 de abril, Domingo de Ramos, era muy especial para mí. No quería levantarme. Deseaba dormir hasta cuando fuesen las once de la mañana para asistir a la misa. Mucho frío y la cobija caliente no invitaban a nada más.

A las cuatro de la mañana sonó el celular. Jamás había sucedido que a esa hora alguien me llamara o a algún amigo se le ocurriera despertarme. Es más, creí que estaba soñando. Sin embargo, el insistente sonido me despertó de inmediato.

Una amiga lloraba al otro lado de la línea. Se disculpó por la hora de la llamada pero, a mí lo único que se me ocurrió fue preguntarle qué le había ocurrido. En ella jamás era usual. Cuando habla conmigo, lo hace temprano, salimos a tomar café o conversamos sobre literatura ó música.

Pero esta madrugada era diferente. Lloraba. Me agradecía por haberle contestado. Y me preguntó: “¿No sabes lo que me pasa?” “para nada”, le contesté. Me incorporé un poco y me dijo: “mataron a mi hermano. Odio este país, odio a los que lo mataron”.

Seguimos conversando hasta las cinco de la mañana. La escuché. Recordé que a los amigos se les debe escuchar en los momentos más inesperados. A la hora no convenida. Cuando menos lo imaginamos. Eso hice. Traté de darle algún aliciente, pero sabía que era en vano. Le habían matado un hermano y yo imagino que eso debe doler demasiado, mucho, en el alma. No hay palabras. Pueden haber abrazos, pero no palabras, ni tiempo para calmar ese dolor.

No esperaba comenzar así el Domingo de Ramos, pero Dios hizo que esta llamada de una querida amiga me hiciera sentar a escribir esta nota.

Semana Santa en un país donde el odio, el rencor, la envidia, la corrupción son el pan de cada día. Semana Santa convertida en vacaciones en playas, cabañas, sitios de recreo. Amigos cristianos, católicos y de todas las religiones dejaron de lado la reflexión para disfrutar de siete días de asueto.

Semana Santa en un país del que se quieren escabullir muchos colombianos por miedo, por temor a un futuro incierto. Porque no hay paz ni en las familias y porque, tampoco hay familias.

Por eso, con un abrazo grande a mi amiga, con un sincero amor de amigo, solo me resta recordar una estrofa de una bella canción de Palito Ortega:

“Yo tengo fe, yo creo en el amor. Yo tengo fe, también mucha ilusión, porque yo sé, será una realidad el mundo de justicia que ya empieza a despertar. Yo tengo fe, porque yo creo en Dios. Yo tengo fe, será todo mejor, se callarán el odio y el dolor, la gente nuevamente hablará de su ilusión”.

Una sencilla nota para reflexionar en Semana Santa.
 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El Por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.