Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 ¡UNA REFLEXIÓN!

Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Desde hace algunos días, he venido escuchando y leyendo acerca de la preocupación de muchas personas por el incremento en el consumo de licor por parte de menores de edad, patrocinados por los colegios y padres de familia.

Quien escribe esta nota, no es un santo, ni algo por el estilo, sino un ser humano común y corriente. Ni quiere posar de moralista. Simplemente quiere que nuestros muchachos empiecen a ser responsables y que nosotros, los adultos, no mostremos la pasividad de siempre ante lo que se está presentando.

Es deprimente ver menores de edad borrachos o trabados. Es triste saber que niñas y muchachos menores de edad rumbean hasta la una ó dos de la mañana en discotecas o en clubes sin control alguno. ¿Dónde están sus padres? ¿Quién controla en el hogar? ¿Por qué se están autorizando fiestas de estudiantes de 10º ó de 11º grado (menores de 18 años en un 99%) en clubes o discotecas y además, dejando que tomen licor?

Las Secretarías de Educación deben prohibir definitivamente que los directivos de los colegios permitan promover fiestas en discotecas o clubes con la famosa disculpa de recoger fondos para la excursión de grado 11 ó realizar desfiles de moda con fines benéficos. Así mismo, que se sancione a los colegios que permitan dichas reuniones. Los colegios deben enviar una circular a todos los padres de familia en la cual manifiesten que no se hacen responsables ni por dichas reuniones, ni por las excursiones. Los estudiantes no pueden escudarse en el nombre del colegio o en la compañía de un profesor para realizar un evento de éstos.

Los padres de familia también deben aportar su granito de arena y ayudar. ¿O es que acaso se perdió el control de los hijos? No pueden dejar a sus hijos a la buena de Dios y creer que porque están en 10º o en 11º grado ya no tienen problema y que “deben aprovechar la juventud”. Educar a los hijos no significa aceptar todo lo que ellos digan.

Los profesores (muchos son padres de familia) deben aconsejar a sus alumnos. No solamente limitarse a dictar clase, sino a ser verdaderos maestros. Aconsejar a los estudiantes hace parte del trabajo de un profesor.

Todos podemos y debemos ayudar. Podemos hacer que se preste atención a este grave problema. Conocemos estadísticas y sabemos perfectamente qué está ocurriendo con los jóvenes. No nos quedemos en proyectos, actuemos antes de que sea demasiado tarde.

Por favor, ¿acaso nos hemos dado cuenta que estamos educando a los futuros líderes de este país?

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"JIPAO 2005"
"JIPAO 2005"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.