Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
 EL CUMPLEAÑOS DE MI HIJO
Manuel Gómez Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Hacía muchos años no iba al estadio. Los amigos y mis hermanos me endulzaban el oído con respecto a que sería bueno ir al estadio. El partido generaba expectativas muy positivas.

Ese día, llegó mi hijo a vacaciones. Recuerdo que la primera vez que fui con él a fútbol fue en Cali. Un clásico en el Pascual. América y Cali. Nos situamos en un muy buen lugar y mi hijo observó tranquilo el trámite del encuentro y disfrutó viendo las barras de los dos equipos gritando, coreando, saltando.

Con mi hermano analizamos si era mejor ver el partido por televisión o ir al estadio. Quedarnos en casa, no era lo mismo. Además, mucha gente ya estaba haciendo cola para comprar boletas. Había casi que una fiesta, pues banderas, pitos, sirenas, es decir, la gente se hacía sentir.

Decidimos ir al estadio. Mucho tráfico hacia el sur y las luces que iluminaban el estadio, la noche estrellada, hacían presagiar un gran encuentro, al final del cual, el local, nuestro Quindío, "el invencible" (según J. Domínguez) debería ganar y quedaría casi que listo para jugar la final.

Antes de iniciar el encuentro, las banderas eran agitadas por los asistentes, gritos de alegría, saludos efusivos, entrevistas con el público. Todo perfecto, sin detalles negativos.

Sin embargo, al transcurrir el partido, empezaron las fallas arbitrales, los gritos de la gente ya no eran de alegría, sino ofensivos. Jugadores de uno y otro equipo, árbitro y muchos más, eran a quienes se dirigían los gritos desaforados con palabras de grueso calibre. Delante nuestro, unos jóvenes mostraban su enojo, miraban a todos lados, como para que se supiese quiénes eran los valientes que gritaban a todo pulmón las palabras y frases llenas de veneno.

Esas palabras y esas frases son más peligrosas que un arma llena de balas. Desafortunadamente, no se miden consecuencias con respecto al daño que puede hacerse.

Como diríamos muchos, "en nuestra época..." Y es cierto. Creo que hace muchos años, no había tanta violencia verbal, generadora de más violencia. Un coro generalizado gritando frases totalmente agresivas, puede impulsar a muchos a agredir físicamente a los demás.

Hoy, me entero que la celebración en España y la derrota de los alemanes, también incluyó desmanes, incendios, violencia, heridos. Es decir, ya el deporte se convirtió en algo que no es para diversión, sino que se torna violento cuando unos pocos quieren volverse criminales, aprovechando la confusión, el tumulto, la masa.

Así, sé que es mejor continuar viendo los partidos por televisión, porque, en verdad... "todo tiempo pasado fue mejor"
 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El Por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
"YIPAO 2007"
YIPAO 2007
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
"ALUMBRADO 2006"
ALUMBRADO 2006
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.