Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 VIVENCIAS EN LA U: QUIENES POR AQUÍ PASARON Y DEJARON HUELLA
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Hoy, quise recordar a los empleados de la Universidad del Quindío. A todos los que pasaron durante mi permanencia en la Universidad. Algunos ya se jubilaron, otros, se pensionaron, se fueron antes de tiempo y unos pocos, ya nos dejaron. Se fueron para siempre. Pero ellos, estarán en esa placa invisible de los 50 años de la Universidad del Quindío colocada en homenaje a quienes han ayudado a construir una universidad plena de desafíos, sueños y compromisos con la sociedad.

Cómo no recordar una historia dentro de la historia. En 1984, la situación se complicó dentro de la institución. Era rector Luís Eduardo Gómez Gallego. Se decidió a crear, cambiar, revolcar los estatutos de la Universidad del Quindío. Profesores, empleados y estudiantes, a la expectativa. En marzo, un martes, los empleados decidieron tomarse la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús.

Al atardecer de ese martes, fui hasta la parroquia a preguntarles qué deseaban. Les llevamos comida. Aunque había acordonamiento de la parroquia, eso no impidió que hablara con ellos por una hendija. Les pedí tranquilidad y les aseguré que nada les pasaría.

Las conversaciones continuaban. El Gobernador, el Rector, el Consejo Superior buscaban fórmulas para terminar con la toma. A las 12:30 de ese viernes, algunos directivos se hallaban en la Gobernación del Quindío esperando el desenlace de la situación.

Me comisionaron y salí a la 1 de la tarde con "Lalo" (el inolvidable conductor de los rectores de la Universidad del Quindío). Tomamos el destartalado bus de la institución. Conducía como si estuviese en una carrera de fórmula 1. Las vías iban quedando atrás hasta llegar a la parroquia. Nos situamos junto a una de las entradas.

Puerta con puerta y tendiendo una manta para que no se descubriese quiénes habían permanecido desde el martes en dicho sitio, uno a uno salían, completando casi el cupo del bus. Eran muchos. Todos se agacharon para que nadie los viese a través de las ventanillas.

"Lalo" pidió tranquilidad y arrancó con más ganas. Como si estuviese en un circuito callejero. No era fórmula 1 por la diferencia de vehículo. Puso a prueba su pericia. Bajamos por la calle 19, volteó por la carrera 20, dobló a la derecha a la calle 16, subió por la carrera 18. Perdí noción de calles y carreras, pues se metió por todas las calles y carreras que pudo hasta llegar a la puerta de la Universidad del Quindío. La alegría de todos era indescriptible.

Hoy, recuerdo a algunos de esos empleados que hubo en la Universidad del Quindío y que de pronto, ya no están en su labor, en su cargo, en su puesto. Lisímaco, Beatríz, José, Guillermo, Soraya, Jaime, Darío, Adiela, Elvia, "Lalo", Fabio (Tatoo), Elvirita, Odilio, Abdul, Jesús, Alberto, Álvaro, Rubiela, Gloria Sofía y muchos más. A quienes saludamos siempre con un "buenos días" o "buenas tardes", pero que se encontraban ahí para laborar por una universidad a la que querían con todo el cariño que les daba la vida. Sé que se me escapan muchos nombres, pero los recuerdos surgen para hacerse inolvidables.

Imposible olvidar a Carlitos Jaramillo, personaje que endosó el Seminario a la Universidad. Carlitos fue ese vigilante que quedó en el inventario del Seminario y que cuando pasó a la Universidad siguió con su labor. Hasta cuando quiso dedicarse a su pequeña dulcería allá en el Bloque antiguo, edificio que fue demolido para dar paso al "Bloque Inteligente", construido años después del terremoto. Carlitos murió en Montenegro.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Sicario y drogadicto
¡Se robaron la puerta...!
Los tiempos han cambiado
¡Qué vergüenza de "honorables"!
Aprendamos lo bueno
Un viaje en silencio
El hijo de Pedrito
No hice la tarea
Eso no es periodismo
Un Quindío que no parece equipo de fútbol
Día de la familia
Amar es más difícil que matar
Los políticos aprovechan todo
Da mucha risa
Optimismo e intolerancia
Ya llega el circo
Maldita violencia
Los niños y los jóvenes no son culpables
Toque de queda
¡Qué pena del doctor!
Enamorado de la vida
Una espina más para "La Vendedora de Rosas"
Lo mejor del mundo, para ti
A corazón abieto
Alegría de vivir
Aquí no pasa nada
El soldado y la guerrillera
Las miserables piramides en Colombia
Una Feria Empresarial Diferente
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.