Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 YO ME LLAMO...

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomezuq@gmail.com)

¡Manuel!, pero en un programa de televisión que actualmente se emite por una de las cadenas privadas que genera "cultura", el público, los inocentes, la gente quiere parecerse a alguien, quiere ser otro, quiere tener otro nombre. Quieren cantar como otros, vestirse como ellos, ser ellos. El jurado les exige tono, timbre, características del personaje que representan. Al final de cada interpretación, uno a uno, los jurados recomiendan, no aceptan, requieren, exigen y el yo me llamo sale alegre o triste, dependiendo del repelo.

Es decir, Yo me llamo... de otra manera. Es la clase de programas que no me gustan, no me interesan, no me importan. Sin embargo, este lunes estaba en casa y decidí encender el televisor y caí preciso en ese. Empezó y los yo me llamo empezaron a pasar. Los jurados, al final de la canción, le hablaban y le decían qué hizo bien, regular o mal. Y le insinuaban que todavía no se parecía, ni poquito, al verdadero cantante.

De pronto, casi al final, uno de ellos decidió retirarse antes de su presentación. Renunció. No quiso seguir. El representante de Ecuador habló, renunció y como le dijo uno de los jurados: "nunca se de por vencido antes de hacer lo que debe hacer". Eso me gustó. Y otro de los concursantes le dijo: "respeto tu decisión, pero no la comparto". También me gustó.

Sin embargo, "Yo me llamo" no me agrada. La exigencia, para parecerse al original, es grande.

Recordé cuando en alguna ocasión alguien me preguntó: "A quién le gustaría parecerse" y le respondí que a mí mismo, porque yo había hablado con mi mismo y me quería mucho como soy.

He escuchado y leído entrevistas en las cuales esa pregunta sale a flote y las respuestas son totalmente increíbles y parecidas: "quisiera ser..."

No, no sea como "Yo me llamo". Sea usted mismo con cualidades y defectos. No pretenda parecerse a otro. No crea que usted puede igualar a su "ídolo" de papel.

Ser cada uno es lo mejor que puede ocurrir. Y en este momento, recuerdo frases como: "tan lindo el niño. Se parece a..." Y mentiras. O cuando las mujeres entran a reparación, ajuste y pintura, porque quieren ser más bellas, diferentes o parecerse a...

Yo me llamo... un programa donde quienes participan ya no son ellos, sino la representación de otros y estoy seguro, su identidad queda irreconocible, pues ni ellos ya saben quiénes son...

Además, al público le divierte y las versiones se pasean por todo el país en presentaciones en clubes, ciudades, pueblos. Ellos felices, porque no saben quiénes son y el público satisfecho porque allí encuentra a su "artista" preferido. "Canta igualito, se mueve lo mismo, tiene los ademanes precisos y muchas expresiones más que siguen recorriendo cada vericueto". Al final, nadie sabe cómo se llama la persona, ese ser humano que está allí representando a alguien que no es él.

Julio Zabala es un imitador, pero sigue siendo Julio Zabala. Luz amparo Álvarez es ella, representa personajes, pero todos sabemos que es ella. Para ellos, Yo me llamo, sigue respetando su identidad.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

Miss Tanguita | Veee ¿Y esta cosa qué hace aquí? | Los estudiantes y la corrupción | Reinas y respuestas | Ejemplo para niños y jóvenes | I Festival de Artes | Noche de letras y rock | Los niños y los jóvenes... aprenden | De México con amor | ¡Qué horror! ¿Hasta cuándo? | ¿Alguien me puede explicar? | Música tricolor | La muerte de "Calidoso" | Indira Restrepo | Esa porquería no quiso venir | Así somos | Los Diez de calarca.net | ¿De qué se ríen? | Monumento a la honestidad | El equipo laboratorio perdió el año | Nuestro primer tiempo | Un evento... ¡diferente! | Por qué la ternura | ¿Futuros periodistas? | ¿Por qué un festival nacional estudiantil de duetos? | Alfonso Osorio Carvajal | Gracias por la música y el humor | Soy un estudiante más | ¿Hasta cuándo? Ni idea | Jóvenes haciendo empresa | Más importantes las calificaciones que los abrazos | Sin afecto | Mi primera vez | La soledad de los jóvenes | Y ¿entonces qué? | El país más feliz del mundo | ¿Cese al fuego? | Hernán Peláez Restrepo | ¿Mes de los niños? ¿Día de los niños? | ¿Por qué las buenas noticias, no son noticia? | Gracias por la música | Una grata sorpresa | Nunca mires hacia atrás | Didier Drogba, un gran ser humano | Un día perfecto | Los medios son así | Abuelo, cuéntame una historia | Que roben poquito | El monstrumento en Armenia | Gracias por la música, John Jairo | ¡Por aquí no vuelvo! | ¡Otra vez, navidad! | Otro diciembre... | Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! | ¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá |

 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.