Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas


Directora: Leidy Bibiana Bernal Ruiz ~ minificciones@yahoo.com

 NÚMERO 10

CAMPO MINADO
Jorge Julio Echeverry
Colombia

Ciertamente había un letrero: "Campo minado”, pero igual hubiera podido decir: "Se vende lote” o "Cultivo de tomates”. Total, sólo el alcalde y el cura saben leer en el pueblo; los demás adivinan por obvias, la tienda, la iglesia, la prendería, la inspección de policía...
Que es todo lo que necesitan conocer. O necesitaban... porque después de lo ocurrido saben que los caminos transitables tienen ahora un dueño intransigente y explosivo.

LA OVEJA FEROZ
Jaime Alberto Vélez G.
Colombia

Una oveja decidió disfrazarse de lobo, para confundir a su habitual enemigo, y se encontró con un lobo que había recurrido a su vieja costumbre de vestirse de oveja. En medio de la confusión que ocasionó el encuentro, todos pudieron presenciar cómo, por primera vez en la historia, la oveja feroz devoraba al lobo indefenso.

EL MINICUENTO
Violeta Rojo
Venezuela

Proponemos como longitud máxima de un minicuento el de una página impresa. Esta longitud permite tener al alcance de la vista todo el texto y ver su principio y su fin de un solo vistazo. Esto acentúa la sensación de brevedad ya que permite percibir la totalidad del cuento de una hojeada.

PARA ACRISOLAR ORO CON
SALAMANDRAS

Alfred Jarry
Francia

Toma dos libras de bronce pulido, un jarro de leche de cabra y nueve salamandras, y pon todo en un jarro ancho abajo y angosto arriba, tápalo con su tapa bien ajustada, la cual tendrá un agujero en la parte superior; hunde el jarro en tierra húmeda, tan hondo, que la parte de arriba de la tapa, donde están los agujeros, sea lo único que aparezca, a fin de que las salamandras puedan tener aire y no se mueran. Déjalo así hasta el mediodía séptimo.

Saca entonces tu jarro: verás que las salamandras, forzadas por el hambre, se han comido el bronce, y que la gran fuerza de la ponzoña forzó al cobre a convertirse en oro.

Haz luego una fosa de dos dedos de profundidad, en la cual pondrás tu jarro con las salamandras; en seguida enciende alrededor un fuego de carbón que queme por arriba y por abajo, un poco menos, no obstante, por abajo que por arriba.

Sin embargo, hunde el jarro en tierra a fin de que el cobre no se funda. Y en cuanto te parezca que las salamandras, quemadas, se han hecho ceniza, quita el jarro del fuego y déjalo que se enfríe. Una vez hecho esto, vuelca el cobre y el polvo en una batea y vierte agua encima, limpiando al cobre de la susodicha ceniza; luego cuélgalo en el humo y deja que se seque bien. Tendrás un buen oro.
Hazlo limpiar por un orfebre.

BIBLIOGRÁFICA

* El minicuento fantástico

Poeta, haiyín, ensayista, novelista pero en particular uno de los más notables cultores y estudiosos de la minificción en Colombia, el vallecaucano Javier Tafur, con este bien documentado libro, llena un enorme vacío en la literatura colombiana. Es un erudito ensayo en el cual, los apasionados del minicuento, encontrarán información sobre el género en Colombia, Latinoamérica y el mundo. Ediciones La Sílaba. Colección Gorrión. Cali Colombia. Septiembre de 2003. Impresión Anzuelo Ético.

 MINIFICCIONES ANTERIORES
Número 09
Número 08
Número 07
Número 06
Número 05
Número 04
Número 03
Número 02
Número 01

Publicación Quincenal ~ Apartado Postal 023 ~ Tel. 7425114

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"JIPAO 2005"
"JIPAO 2005"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.