Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas


Directora: Leidy Bibiana Bernal Ruiz ~ minificciones@yahoo.com

 NÚMERO 18

EL ENGAÑO
Marcial Fernández
Méjico

La conoció en un bar y en el hotel le arrancó la blusa provocativa, la falda entallada, los zapatos de tacón alto, las medias de seda, los ligueros, las pulseras y los collares, el corsé, el maquillaje, y al quitarle los lentes negros se quedó completamente solo.

LA MADRE
Jairo Aníbal Niño
Colombia

El hombre bebió con avidez esa sopa tibia y espesa que le daba la madre y sintió cómo le volvía otra vez la vida al cuerpo. Hacía varios días que no probaba bocado y había sentido el yerto terror de que no se estaba muriendo de la herida de bala sino del hambre. Era un milagro que ella hubiera encontrado algo para comer en ese paisaje de pedregales.

La mujer después de darle de comer se recostó en una piedra que tenía forma de medialuna. El hombre se sorprendió al verla tan pálida y con las vistas como con fiebre. Quiso acercarse a ella pero la mujer lo detuvo con una señal de los ojos y dijo: "Me dejaría de llamar Emilia Sierra si dejara morir de hambre a mi hijo. No lo he parido ni lo he criado para que se acabe como un perro. Ese gusto no se lo voy a dar a los asesinos del gobierno".

Arriba surgió un punto luminoso. Era un avión volando tan alto que parecía una pelusa desprendida del sol.

La mujer se quedó mirando el avión hasta que se fue del cielo y agregó: "A usted lo necesitan los pobres de estas tierras para que siga la pelea hasta el final. Cuídese mucho. Ya ve que en un pequeño descuido la tropa nos inundó el rancho y tuvimos que agarrar lo primero que topamos a mano y salir en estampida inventando caminos. Ahora regrese y siga al frente de nuestra gente. Me saluda a su tío Florentino y le dice que le entregue los dos caballos. Y dígale a Margarita que se meta con ustedes en el monte."

Los ojos de la mujer se llenaron de lágrimas. Contempló amorosamente a su hijo y sonrió. Luego, poco a poco, se fue muriendo sobre la piedra en forma de medialuna.

El hombre observó la cara transparente de la finada y luego vio la olla de peltre donde había hervido la sopa de color rojo, y vislumbró las dos profundas heridas que tenía la madre en las muñecas.

VENGANZA
Ednodio Quintero
Venezuela

Empezó con un ligero y tal vez accidental roce de dedos en los senos de ella. Luego un abrazo y el mirarse sorprendidos. ¿Por qué ellos? ¿Qué oscuro designio los obligaba a reconocerse de pronto? Después largas noches y soleados días en inacabable y frenética fiebre. Cuando a ella se le notaron los síntomas del embarazo, el padre enfurecido gritó: Venganza.

Buscó la escopeta, llamó a su hijo y se la entregó diciéndole: Lavarás con sangre la afrenta al honor de tu hermana. Él ensilló el caballo moro y se marchó del pueblo, escopeta al hombro. En sus ojos no brillaba la sed de venganza pero sí la tristeza de nunca regresar.

HABÍA UNA VEZ [2]
Javier Quiroga
(?)

Un apuesto joven llama a la puerta y le pide que se calce la más hermosa de las zapatillas. En cuanto observa que esta se ajusta al pie perfectamente, la toma del brazo al mismo tiempo que le dice:

Queda usted arrestada, esta zapatilla fue hallada en la escena del crimen.

LAS GAVIOTAS
Tradición taoísta

Había una vez un hombre, de profesión marinero, a quien le gustaban mucho las gaviotas. Todas las mañanas iba mar adentro para tomar su baño y nadaba entre cientos de estos pájaros. Un día su padre le dijo:

Me han informado que tú nadas entre gaviotas, y me gustaría que me cogieras un par de ellas para tenerlas en una jaula.

Al día siguiente fue al mar como siempre, pero ¡oh, decepción!, las aves no se ponían al alcance de su mano.

LA MINIFICCIÓN
Graciela Tomassini
Argentina

La minificción, o ficción brevísima, cuya abigarrada variedad de formulaciones textuales y principios constructivos rehuye, a la hora de su caracterización de conjunto, el “viejo lenguaje de géneros y formas” del que se ha servido la crítica, puede considerarse como una clase textual definida de acuerdo con tres criterios:

a) según la extensión y el modo de su manifestación discursiva;

b) como una textualidad cimentada sobre una retórica de la omisión y la condensación;

c) por el tipo particular de interacción que su lectura promueve, esto es, por un modo de lectura cuya naturaleza no es ajena a la dinámica de los mass media en la cultura de nuestra época.


BIBLIOGRÁFICA
Breve tratado del amor inconcluso
Fabio Martínez
Colección de autores vallecaucanos
Cali, Colombia, noviembre de 2000

El aforismo, el epigrama, la reflexión filosófica, la opinión que no se deja definir y los textos que asumen su estructura de minificción, construyen en este libro un vistoso y rítmico mosaico de ironías y críticas, de fantasías no limitadas por norma alguna donde la actitud lúdica del microrrelato no impide el severo enjuiciamiento de la sociedad y el hombre contemporáneos. Dividido en dos secciones: Breve tratado y Memorial del escritor. Los microrrelatos de Fabio Martínez son directos en su acción y su contenido, descarnados, van al evento sin rodeos. Son fogonazos sin redundancia alguna donde el cuidado de la palabra y el humor negro hacen de Martínez uno de los más representativos escritores de minificción en Colombia.

 MINIFICCIONES ANTERIORES
Número 17
Número 16
Número 15
Número 14
Número 13
Número 12
Número 11
Número 10
Número 09
Número 08
Número 07
Número 06
Número 05
Número 04
Número 03
Número 02
Número 01

Publicación Quincenal ~ Apartado Postal 023 ~ Tel. 7425114 ~ minificciones@yahoo.com

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.