Cargando...
Logotipo calarca.net

MINIFICCIONES

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
NÚMERO 38

Imagen 38 minificciones@gmail.com

A LA DERIVA
Evelio José Rosero
Colombia

Encontró en el bosque a un niño de once años que le dijo que en realidad no era un niño de once años y tampoco un niño sino una niña de quince años y que además no estaba en un bosque sino en un valle y que ella nunca había sido encontrada por él sino que ella lo había encontrado a él con el único deseo de explicarle que ella no era un niño de once años en el bosque y que aquello no era un bosque sino un valle y que lo mejor que podían hacer era caminar tomados de la mano hasta un bosque para entonces acabar de comprenderse o comprender que a lo mejor él tampoco era él sino era otro y que bien pudiera suceder que ninguno de los dos supiera a qué atenerse finalmente frente a un autor que huye inmóvil en la calle bajo esta lluvia dura y permanente.


ESTRATEGIA
Texto errante

Un niño de diez años va por la calle arrastrando de una cuerda una rana aplastada. Llega a un prostíbulo y llama a la puerta. La matrona abre y el niño le dice: "Quiero hacer el amor con la chica más enferma que tenga". Le muestra varios billetes. La vieja mira el dinero, acepta la solicitud del niño y le señala a María. El niño sube las escaleras arrastrando la rana aplastada. A los diez minutos, baja arrastrando la rana aplastada. Al pagarle a la matrona, esta pregunta sin disimular su curiosidad: "¿Por qué solicitó la más enferma de las chicas?". El niño responde, sin soltar la cuerda de donde arrastra la rana aplastada: "Bueno... esta noche mis padres saldrán a cenar y me dejarán solo con la niñera. Entonces haré el amor con ella y se contagiará de la enfermedad que acabo de agarrar. Cuando vuelvan mis padres, papá llevará a la niñera a su casa, y en el camino lo hará con ella, contagiándola a su vez. Cuando regrese a casa, él y mamá se acostarán, lo harán y ella se contagiará. Por la mañana, cuando papá se vaya para el trabajo, el cartero traerá el correo y lo hará con mamá y también se contagiará... ¡y ese, ese es el miserable que quiero joder porque con su bicicleta aplastó a mi ranita!


2 MINICUENTOS DE ANÍBAL TRESPALACIOS VILLA
Colombia

ACUARELA

El colibrí apuñaló una mariposa.

Fue un accidente, -testificó el loro llamado a declarar.

Las hormigas desfilaron llevando en hombros el cadáver, mientras el grillo le arrancaba dolientes notas al violín. Desde lo alto, los gallinazos asistieron a la ceremonia, vestidos de riguroso luto.

Llegada la noche, las flores cerraron los pétalos de sus casas para llorar a solas a su prima muerta. Al amanecer, estaban cubiertas de lágrimas.

Pese al duelo, cada cual debió ocuparse de sus asuntos. Después del desayuno, el niño puso un espejo roto en el fondo de una taza con agua, y se fue a capturar los rayos del sol en otra parte del jardín. Cree que la tortuga tardará algunos días en presentar sus condolencias.


DIABLURAS

  • Era tal su pobreza que todo su haber consistía en su alma, y estaba tan desesperado que había decidido vendérsela al diablo.
  • De mil maneras intentó llamarlo, con simples palabras o recitando fórmulas extraídas de los folletines populares de magia.
  • Cierta noche los sumideros de su casa exhalaron una gran fetidez que se condensó en una sombra repulsiva y amorfa. Flotando como un nubarrón muy cerca del cielorraso, la cosa conminó al nigromante:
  • Deja de importunarme con tus constantes llamados. ¿Para qué querría tu alma, si hasta la mía me estorba y me obliga a cometer tonterías?
  • Y lanzando un suspiro, se zambulló en el retrete para retornar a las profundidades, dejando unos billetes sobre la mesa.

TEMA PARA UN TAPIZ
Julio Cortázar
Argentina

El general tiene sólo ochenta hombres, y el enemigo cinco mil. En su tienda el general blasfema y llora. Entonces escribe una proclama inspirada, que palomas mensajeras derraman sobre el campamento enemigo. Doscientos infantes se pasan al general. Sigue una escaramuza que el general gana fácilmente, y dos regimientos se pasan a su bando. Tres días después el enemigo tiene sólo ochenta hombres y el general cinco mil. Entonces el general escribe otra proclama, y setenta y nueve hombres se pasan a su bando. Sólo queda un enemigo, rodeado por el ejército del general que espera en silencio. Transcurre la noche y el enemigo no se ha pasado a su bando. El general blasfema y llora en su tienda. Al alba el enemigo desenvaina lentamente la espada y avanza hacia la tienda del general. Entra y lo mira. El ejército del general se desbanda. Sale el sol.


BIBLIOGRAFÍA

Evelio José Rosero (Colombia): "A la deriva", en Cuento para matar un perro y otros cuentos.

"Estrategia", texto errante. Anónimo.

Aníbal Trespalacios Villa (Colombia): "Acuarela", "Diabluras", textos inéditos cedidos por el autor para Minificciones.

Julio Cortázar (Argentina): "Tema para un tapiz", en Historias de cronopios y de famas, Ediciones Minotauro, Argentina, 1962.