Cargando...
Logotipo calarca.net

ÓSCAR IVÁN

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
CAMILO Y ELÍAS

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

Reconforta la noticia del nombramiento de Camilo Augusto Torres como Rector delegatario de la universidad La Gran Colombia de Armenia. Seguramente habrá muchas opiniones, pero a mí en particular me parece, es el reconocimiento a una vida dedicada a la Universidad y, especialmente a la cátedra, con constancia y sencillez, matices que colindan con el buen juicio y la sensatez, ingredientes que también se requieren para dirigir una entidad educativa, donde se mezclan en proporciones tan distintas intereses multidisciplinarios.

Igualmente pasa con Elías Mejía, hoy presidente del Comité Departamental de Cafeteros, la entidad gremial por excelencia de este Quindío, también dedicado a compaginar por años, las labores del gremio y de su finca cafetera, con el oficio permanente de descubrir, como en su poema de dieciocho quilates, las afinidades entre el amor y el erotismo.

Dos calarqueños, el uno cercano a la filosofía, el otro a la poesía, constituyen un buen ejemplo de la sintaxis que recorre el hilo de la tradición calarqueña, la savia que transita por toda la geografía de sus vasos comunicantes, que ha permitido ir construyendo una atmósfera cultural muy particular que no admite discusión en la región.

Poesía y filosofía, no sería difícil, para quien los conozca, encontrar puentes y correspondencias entre ellos, si se trata de entender que más allá de una simple coincidencia geográfica, nos encontramos frente a una verdadera amalgama entre las gentes y su tierra, que hoy, esperamos, le aporten a la región desde otros ángulos, sobre las tareas que necesitamos emprender si queremos dejar de repetir ese Quindío excluyente que heredamos.

Que no sea una primavera breve, la feliz coincidencia, hoy en el Quindío, de hombres de gobierno cercanos a la filosofía como el alcalde de Armenia, el gobernador y el rector de universidad La Gran Colombia, debería ser garantía de humanismo emancipador y buen gobierno en esta provincia asaltada durante mucho tiempo por tanto filibustero y tanto siervo.

Para lo que sí definitivamente no clasificamos los calarqueños en el entorno regional, es para alcanzar opciones representativas en la actividad política. A la hora de conformar listas de candidatos o de elegir los cargos de dirección en el departamento, la dirigencia de los partidos y los gobernantes solo se acuerdan de los calarqueños cuando van a engrosar la línea de los alfiles. Parece que solo nos ven la condición de soldados.

Claro que uno entiende que a la hora de elegir a los personeros de la región, la filosofía, la poesía, el humanismo, la ética, y otras disciplinas afines se convierten siempre en ingredientes políticamente sospechosos para ingresar en las inefables fórmulas políticas que cocinan, desde hace mucho tiempo, los dueños del poder.