Cargando...
Logotipo calarca.net

ÓSCAR IVÁN

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
CONSTRUIR ALTERNATIVIDAD

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

Llegó la hora de conversar en Calarcá y en los municipios, de dialogar mucho, de superar distancias que son artificiales, aparentes, en la medida que no hay diferencias esenciales, como creen algunos usufructuarios del poder, que confían en esas divisiones para seguir monopolizando el control político. Existe sí una apatía, una indiferencia importante ante la ineficacia de la política como un instrumento de cambio real que le pueda dar la mano a estos pueblos. Pero también es cierto que, hace mucho tiempo, no se les ha hecho a estas comunidades una propuesta importante, que entusiasme, que aglutine, que movilice.

No hay discrepancias significativas en Calarcá, al contrario, antes, en cada elección habían las disputas partidistas que terminaban con ganadores y perdedores, en las que se podía acceder o no a representar intereses locales en el departamento o en la nación. Ahora, con la política convertida en una empresa privada, no hay para unos ni para otros, a todos nos va mal, los calarqueños no contamos en las decisiones importantes. Tenemos, entonces muy poco que perder si nos atrevemos a jugar a otras opciones.

Nada más importante que continuar con el esfuerzo, iniciado en las elecciones pasadas en dirección a construir alternatividad política en la región, independientemente de la suerte que corra el proyecto de la gobernación, concretamente en los municipios de la provincia quindiana se deben adelantar conversaciones encaminadas a concertar nuevas formas de organización política, frente a las ambiciones reeleccionistas, sin sustento, que ya empiezan a asomarse en el panorama.

Frente al desencanto y la pérdida de la fe en la dirigencia, se debe acudir a buscar otros espacios donde la político renazca, se renueve, se reinterprete, donde cobren sentido otros símbolos en espacios alternativos.

Hay que crear un movimiento social que aglutine y responda a la falta de significado de la política que nos proponen, que dote de sentido el quehacer político de los municipios, que aproveche la falta de credibilidad de la política, la erosión general del papel que juega la confianza en el funcionamiento de la democracia, Movimiento Social que articule la tensión entre las necesidades reales con la utopía, ecuación elemental del quehacer político para construir una sociedad más justa y más equitativa.

Después de 50 años de clientelismo rampante, parece claro, desde octubre de 2015, que existe un importante segmento de la población dispuesta a elegir libremente a sus gobernantes, y que, frente a la inoperancia de los partidos en su misión de servir de correas de transmisión entre las aspiraciones de la gente y las instancias de decisión gubernamental, solo esperan alternativas genuinas que rompan el continuismo para poder escribir una nueva historia que haga realidad las predicciones que dicen que algún día seremos un departamento rico y poderoso.

Que no se olvide: Si bien es cierto que no existe una unidad evidente entre los calarqueños, también hay que decir que no hay nada importante que nos divida.