Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio    Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 EL SABOR DE LA NOSTALGIA

Conversatorio Por Óscar Iván Sabogal Vallejo (oscarisabogal@yahoo.com.co)

Que los calarqueños somos "otro mundo" es afirmación que no necesita ser demostrada; basta con preguntar a quien haya conocido nuestro particular proceder en la vida política del departamento, a quien se haya asomado a nuestra vida cultural, o a quien nos visite con ánimo observador, para corroborar cómo exorcizamos nuestros propios fantasmas. De tiempo en tiempo, cuando nos cansamos de aullarle a la luna frustraciones y esperanzas, recaemos en la adicción a la nostalgia, nostalgia de lo que fuimos, nostalgia de lo que perdimos, nostalgia de lo que aspiramos a ser o a tener y no llega todavía.

Se trata de un ejercicio de añoranza que se torna recurrente, aunque de periodicidad incierta; de cuando en cuando sacamos nuestros bártulos, tendemos el mantel en el altar de cualquier mesa de café y prevalidos de licencia para oficiar -la tenemos todos los nacidos a este lado del rio Quindío-, celebramos el ritual con que pagamos tributo a la tristeza de lo que pudo haber sido y no fue; en el estira y encoge entre imaginación y realidad, la vida transcurre plácidamente evocando grandezas en anonimato y las pequeñeces de los mitos de Calarcá.

Fue así como el sábado pasado nos reunimos un buen número de calarqueños en la casa de la cultura del municipio, convocados por uno de los más importantes notarios del recuerdo: Luis Fernando Londoño, director del Museo Gráfico y Audiovisual del Quindío, institución única en estos contornos empeñada en acopiar y preservar aquello que fuimos como pueblo en imágenes fotográficas y de video. Peregrinamos otra vez por nuestra historia, por los inicios del poblado con casas de bahareque y calles de barro; evocamos la llegada fatal del ferrocarril a Armenia que frenó el impulso del municipio, la construcción de esa obra enorme que fue el hospital La Misericordia, el incendio del café Blanco y Rojo, los poemas de Baudilio, las antiguas fiestas aniversarias, las premoniciones de Adonías Rey, y las palabras proféticas de Álvaro Hincapié sobre la inminencia del estancamiento de Calarcá.

Si recordar es repasar por el corazón, por la emoción, lo vivido, muchos rastros de años estelares deja la incursión por el antes lejano; el agridulce sabor de vivencias diferentes, acontecimientos y circunstancias compartidas con gentes distintas que han ido desapareciendo, la sensación de sobrevivientes de una época con que algunos se abandonan a la obsesión improductiva del pasado, al hechizo de una realidad que se quiso distinta y se evapora sin remedio.

Sin restarle importancia a lo anterior como sustento del presente, sin renunciar al sano ejercicio de mirarnos en pretérito, es imprescindible despojarnos cuanto antes de las túnicas sacerdotales de la nostalgia y aplicarnos a construir en concreto las respuestas que reclaman nuevas y siempre cambiantes realidades. Qué grato sería escuchar a la generación del futuro evocando logros que corrijan los rumbos equívocos por los cuales ahora transitamos.

Respetuoso saludo a la nueva alcaldesa municipal, doctora Carolina Cárdenas Barahona a quien deseamos éxito en su gestión para beneficio de los calarqueños.

 OTRAS NOTAS
Fundanza | Dobles calzadas, dobles miradas | Área Metropolitana | La Felicidad Express | Fotomultas: Entre la legalidad y la inconveniencia | Paisaje Cultural Chatarrero |

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio       Escríbanos sus inquietudes        Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
YIPAO
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.