Cargando...
Logotipo calarca.net

ÓSCAR IVÁN

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
EL TRÁNSITO EN CALARCÁ

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarisabogal@yahoo.com.co

Nada agradable estar insistiendo, a cada rato sobre la mala salud de algunos asuntos cotidianos de nuestra región, que enrarecen y obstruyen la calidad de vida sencilla de la que nos ufanamos, con razón, ante quienes visitan el Quindío.

Coincidimos muchos columnistas con el clamor de los ciudadanos en lamentar la mala lectura que funcionarios y gobernantes hacen sobre la naturaleza y la misión de los guardas de tránsito en las calles y carreteras de nuestro municipios, interpretación que se inscribe dentro de una concepción mayor, errada a mi juicio, que cree que el poder, para que brille y de prestigio a quien lo ejerce, debe centrarse más en el garrote que en la zanahoria.

En Calarcá particularmente, un municipio con un déficit importante de parqueaderos, de un día para otro aparecieron un grupo numeroso de guardas de tránsito, 15 o más caras desconocidas, la mayoría, apostados en cada cuadra del centro del municipio, impidiendo el parqueo de los carros en las calles, o mejor dicho, en las vías que tienen señales de prohibido parquear, que son casi todas, logrando desordenar, casi que por arte de magia, el relativamente tranquilo desenvolvimiento vial que tácitamente hemos construido entre peatones y conductores, sin la mediación de tantos pitos.

En las calles principales de Calarcá se han parqueado "toda la vida" carros en uno de los dos carriles, sin que esto haya ocasionado trancones o congestiones que impidan el tránsito normal de los vehículos.

Son justamente ventajas como esta las que hacen parte del atractivo de los pueblos del Quindío. Para congestiones, contaminaciones, reglas y reguladores bastan las grandes ciudades, que es justamente de lo que se quieren liberar los que nos vistan.

Ahora que están alcaldías y gobernaciones ocupadas con esos cantos a la bandera de concertaciones y Planes de Desarrollo, deberían, antes de seguir emproblemando las soluciones, acordarse de consultar la opinión de la ciudadanía sobre algunas alternativas de movilidad antes de tomar decisiones que tanto afectan la comodidad y la calidad de vida de la gente en estos municipios.

En Semana Santa, vimos y, además, nos contaron de muchos casos en que los guardas de tránsito se destacaron por la aplicación y el esmero con que se dedicaron a incomodar viajeros que venían a visitarnos, porque parqueaban sus carros al frente de supermercados, cafeterías y almacenes, como si el turismo no fuera una de las alternativas de nuestra estropeada economía.

No tengo nada contra la generación de empleo, y no sé si se trata, como dicen, de cuadrar la caja de las cuotas políticas con el nombramiento de esos guardas, pero valdría la pena que le tomaran el pulso a la opinión pública sobre medidas delirantes como esta, dirigidas a resolver problemas inexistentes, que no son bien recibidas por la mayoría.

Qué tal si en vez de incomodar a los conductores de vehículos, los agentes del tránsito se dedican a coordinar y articular la movilidad de las motos como lo reclaman sus usuarios y los peatones que no saben a qué atenerse por falta de reglamentación.