Logotipo calarca.net
InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
 ES LA HORA DE DESPERTAR

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo (oscarisabogal@yahoo.com.co)

Que Calarcá era un pueblo difícil, no lo podemos negar, así nos calificaban en el concierto departamental. Por lo menos en materia política, donde se definen las cosas importantes, con Calarcá había que andarse con cuidado, no era fácil que nos pusieran a comulgar con ruedas de molino cuando se trataba de tomar decisiones que la afectaran.

Y eso no era malo. Es cierto que el ambiente se nos volvía espeso en la controversia constante y, seguramente algunas veces se sacrificó la razón en el crisol de los caprichos personales, pero lo cierto es que el municipio conservaba un perfil de independencia, de colaboración deliberante. Su posición frente a la creación del departamento me releva de mayores explicaciones.

Con los dirigentes de la Villa del Cacique había que contar a la hora de armar las imágenes del caleidoscopio regional, allí no había tal que los gobernantes departamentales se saltaran la representación del municipio o escogieran sus representantes del corro oportunista de calarqueños desteñidos. Teníamos asiento en los consejos de gobierno del departamento, las juntas y los institutos descentralizados: Calarcá tenía personalidad territorial.

Hoy no, después de haber tenido dos representantes a la Cámara, una senadora, y una presencia que hacía que se escuchara con atención la voz recia de Calarcá, no somos más que un apacible y obediente rebaño de ovejas, listos a batir el incensario ante los gobernantes de turno, equiparándolos, si es preciso, con el cielo y las estrellas, en espera del milagro que nos miren con ojos de misericordia y nos concedan el apoyo, el aval o el cargo burocrático de nuestras apetencias.

Sumisión que de nada ha servido, o me pregunto ¿dónde están los calarqueños representantes de la realidad política, ocupando altos cargos de representatividad en el ámbito seccional?

La misión inmediata a las elecciones de octubre es apagar ese estado de irrealidad, de delirio en que vivimos, sobre todo en el ámbito de lo público. Delirio inducido por la clase política y consentido por la ciudadanía a cambio de zalemas y de halagos, que nos hizo creer que éramos propietarios de nuestro destino, cuando escasamente somos poseedores: nuestra soberanía reside en otra parte.

Nos volvimos amnésicos, años atrás nadie hubiera osado interferir de manera abierta y desenfadada en nuestras decisiones políticas internas, hoy cualquiera entra a saco, como en cualquier mercado persa, hasta el punto que el ochenta por ciento de las candidaturas a la alcaldía, son auspiciadas y patrocinadas por el mismo grupo político departamental.

Candidatos fruto de la fidelidad y la obsecuencia, de pactos rotos desde su nacimiento, de la admiración interesada o de volteretas políticas, abandonados hoy a su propia suerte, terminaron todos de jefes de debate en Calarcá de la candidata a la gobernación.

Mientras tanto en la Villa del Cacique, enfrentados por el poder, estamos como en la tragedia de Shakespeare, disputando a punta de espada en un adoquinado patio de Verona, la preeminencia entre tantos Capuletos y Montescos, sin saber que todos somos la misma familia.

Calarcá necesita una Cámara.

 OTRAS NOTAS

Elecciones en Calarcá | Arrebatos políticos | El Proceso | Vuelve y juega | El Convite | Política y Teatro | Cómo pensar una ciudad | Mesa de transporte | Justa medida | Geopolítica regional | Dignidad | Chucho Alcalde | Reflexiones | Encuentro dominical | Réquiem por los cafés | A propósito | Ya no aguantan más | Unisarc | La ciudad de las palabras | Un balance necesario | Yo vendí a crédito | El Quindío pobre | Manchas negras en el paisaje humano | Doble calzada en borrador | Socialización o imposición | Especimen electoral | Armenia y Calarcá | Luz Piedad Valencia | S.O.S Bomberos en riesgo | Calarcá, solicitud ciudadana | Cómo se come un elefante | El sabor de la nostalgia | Fundanza | Dobles calzadas, dobles miradas | Área Metropolitana | La Felicidad Express | Fotomultas: Entre la legalidad y la inconveniencia | Paisaje Cultural Chatarrero |

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio Escríbanos sus inquietudes Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
YIPAO
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.