Cargando...
Logotipo calarca.net

ÓSCAR IVÁN

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
HAGAMOS MEMORIA

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

"Lo que debe buscar Calarcá es su propia representación..."

Hagamos memoria, en las elecciones de 2014, para Cámara por el Quindío, se presentó la siguiente votación por los elegidos: Atilano Giraldo, 23.911 votos equivalentes al 10,65% de representación frente al total de sufragantes que fue de 224.309, mientras que frente al potencial electoral que era de 433.984 votos, representó el 5,51%. Luciano Grisales: 23.266 votos que significaron el 10,37% sobre el total de sufragantes y el 5,36% sobre el potencial electoral. Antonio Restrepo: 15.186 votos, es decir, el 6,77% sobre el total de sufragantes y el 3,50% sobre el potencial electoral.

La sumatoria de votos obtenidos por los tres representantes fue de 62.363, cifra que representa el 27,79% del total de sufragantes del Quindío, pero si se compara con el potencial electoral del departamento que sumaba 433.984 posibles votantes, apenas sí representan el 14,37% de participación.

Estos datos reflejan la concentración de votos de cada Representante y la sumatoria, frente a la votación real y frente a la votación potencial; esto, a su vez, nos indica, la pobre representatividad real, valga la redundancia, de cada Representante y la exigua legitimidad de su votación para los intereses del departamento; así mismo, reflejan estas cifras, la votación real de cada partido, especialmente de los que han estado en el poder últimamente.

Si esa es la paupérrima representatividad política de los factores reales de poder en el departamento del Quindío, ¿qué podemos esperar en el futuro inmediato municipios como Calarcá, cuando no tenemos ni un solo representante a la Cámara, para no mencionar la Asamblea Departamental donde tampoco hay diputados de Calarcá? Carecemos de acceso a los círculos políticos y administrativos de la región, a los que poco les importa la suerte del municipio.

Lo que debe buscar Calarcá es su propia representación, una que no se parezca a la misma politiquería de siempre, que la gente buena de esta sociedad local se pronuncie y decida si seguimos como vamos, o si decidimos buscar un futuro promisorio que permita aprovechar ese enorme potencial de ventajas comparativas que tenemos, pero que permanecen ignoradas por los que han ejercido el poder en estos 20 años.

A pesar de que aún faltan 7 meses, no debemos olvidar que seguimos dependiendo, en gran medida, de las decisiones políticas que se tomen afuera y Calarcá tiene 58.000 posibles electores, de los cuales votamos 35.000; cifra suficiente para que un calarqueño aspire a la Cámara, con el apoyo de la dirigencia departamental y así asumir la posición política que corresponde como segunda votación del Quindío. Merecemos representatividad en la esfera política nacional.

No es cierto que Calarcá no tenga líderes en torno a las actividades sociales, económicas, ambientales, políticas; al contrario, tenemos hombres y mujeres de bien: empresarios, profesionales, emprendedores, innovadores, líderes comunales, políticos y sociales, entre otros, preocupados por la situación de orfandad que padece el municipio, debido a la falta de representatividad a nivel regional y nacional.