Cargando...
Logotipo calarca.net

ÓSCAR IVÁN

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
MULTIPROPÓSITO

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

Por estos días de junio, cuando Calarcá se apresta a celebrar sus 130 años de vida, bien valdría la pena que sus autoridades le dieran, al lado de fiestas, bailes, competencias, un regalo especial, de mucho más contenido a la ciudadanía: la claridad meridiana de la suerte que está corriendo uno de los bienes más valiosos de los calarqueños, la infraestructura de sus servicios públicos, esos que hace catorce años operan bajo la dirección de Multipropósito.

Si recordamos, en el año 2002 se firmó un contrato de concesión para la operación de los servicios públicos de Calarcá (acueducto, alcantarillado, aseo, basura) entre las firmas Operamos, Odinsa, Cóndor e Ilam, que constituyeron el componente privado de la concesión con un 60% y, del otro lado, Emca, con el 40%, del negocio como participación pública del municipio de Calarcá. Al tenor de la ley 142 de 1994, la asociación de entidades públicas y privadas con fines como estos y de acuerdo a la composición accionaria (más del 51% de capital privado) hacía necesario crear una empresa privada, tal como, en efecto, sucedió en el municipio, creándose Multipropósito.

En materia de acueducto, el acuerdo inicial para su creación estableció que en los cinco primeros años, los concesionarios sostendrían unas tarifas contractuales fijas, no obstante que el control de las tarifas lo ejerce a nivel nacional la CRA (Comisión de Regulación de Agua Potable).

Como las Empresas Públicas de Calarcá carecían de los recursos suficientes para cumplir con el 40% a que se había comprometido a aportar, y además era necesario atender los compromisos pensionales, se acordó adelantar, por parte de los socios privados, recursos provenientes de un ejercicio de proyección de las utilidades a cinco años adicionado con un pago también adelantado del valor del usufructo de la infraestructura para la prestación de servicios (redes, instalaciones, etc.), esos dos ítems traídos a valor presente, fueron considerados como el aporte de Emca a esa sociedad naciente.

En el año 2007, sociedades como Odinsa y Cóndor, que ya habían conseguido experiencia importante en este tipo de negocios, consiguieron concesiones grandes en otros lugares del país y decidieron, en consecuencia salir de sus acciones en la concesión de Calarcá, y fue así como la sociedad Operamos, que previamente se había fusionado con Ilam, compró las acciones de Odinsa y Cóndor, previo ofrecimiento a Emca, que manifestó no tener los recursos para hacerlo.

Es bueno ir dejando claro que el carácter privado, lo tiene la concesión del contrato que opera los servicios públicos y no la empresa misma de servicios de Calarcá, ni la infraestructura con que se prestan los mismos como planta de tratamiento, redes, instalaciones, etc. Esto con el propósito de hacer claridad, frente a afirmaciones en el sentido que "se están recuperando los servicios públicos para el municipio", cuando de lo que se trata, no es de recuperar los servicios públicos sino su operación.

En próximo artículo continuamos.