Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio    Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 EL OCASO DEL SOBERBIO

VotoPor Hugo Hernán Aparicio Reyes (poetintos@gmail.com)

¿Qué pesó más en la contundente decisión electoral de los calarqueños? Pregunta dirigida a expertos tinto-analistas con agudeza y tiempo suficiente para responderla. Arriesguemos hipótesis. Sucesivos fracasos de alcaldías elegidas por voto popular permitieron el vertiginoso avance del Mira, movimiento apéndice de una iglesia cristiana, hábil captador de diezmos, frustraciones individuales y descontento colectivo. Biblia en mano, y profecías en boca, procedente de Bogotá, su plaza fuerte, y otras regiones del país, arribó al Quindío, a Calarcá, concluyendo el siglo anterior. Menos de diez años bastaron a sus dirigentes para aprender con ventaja y usar a favor los trucos de la politiquería, derrotando en las urnas, con precaria mayoría —aún adhiriendo a su rebaño votantes inmigrados y cándidos entusiastas de la "Renovación Absoluta"—, a opciones continuistas. Mientras tanto su agrupación, trocada en partido político, alcanzaba curules en el Congreso Nacional y sumaba numerosos fieles y saldos bancarios, tanto en el país como en el exterior.

El pastor local, por designio de la providencia, resultó elegido primer alcalde municipal del partido; léase bien: de su partido Mira, en Calarcá; en Colombia. Y así se realizó el hoy moribundo mandato de cuatro años: una alcaldía de, con, para, y en beneficio exclusivo de su grupo político-religioso.

La fórmula con la cual, la ahora derrotada pareja conyugal Alcalde – Gestora Social, pretendió anestesiar a la comunidad de la Villa, contenía ingredientes de imposible dilución ética y en ocasiones legal: culto a sus personas, lentes y transacciones oscuras, promesas faraónicas jamás cumplidas, publicidad engañosa, importación de teodolindistas expatriados de Caicedonia, circo continuo. Otros componentes igualmente repulsivos: hedonismo esteticista, frecuentes y no explicados viajes y ausencias, banales celebraciones de contribución voluntariamente obligatoria para funcionarios y contratistas, delegación de funciones en su cónyuge, ineptitud para el diálogo y las prácticas democráticas, entre los más espesos.

Y claro, como cualquier tiranuelo de sainete, sordo a la opinión de los gobernados, habituado a la absorta devoción de sus adeptos, adquirió concejales, endeudó inútilmente el erario, trató de imponer contra el sentido común obras absurdas, realizó transacciones denunciadas ante la justicia, transformó el único parque recreativo en ruinoso cuartel militar, archivó su discurso de creación y sostenimiento de empleo digno, resignó sin contraprestación el interés local a megaproyectos nacionales. Todo ello marcado con el estigma de una soberbia insufrible, factor principal de aislamiento, de desconexión con los calarqueños; velo que dificulta observar y valorar escasos aciertos.

En los estertores preelectorales echó mano de otra malévola estrategia con distractores señuelos: programas de vivienda de turbia financiación y asignación de contratos con visos de carrusel, enormes vallas anunciando una nueva Avenida Colón, cuando en la realidad sólo hay recursos para dos cuadras de pavimento sin renovación de redes subterráneas. Particularmente ofensiva fue la inscripción de su pretendido sucesor.

Carente de mínimo perfil o experiencia administrativa, a merced del dúo de marras, confirmó la carencia de talento humano al interior del partido. Amargas gotas rebosaron la copa. ¡No más!, expresó con su voto la enorme mayoría de habitantes de Calarcá.

Queda para el municipio, para la historia regional y del país, esta dura experiencia. Entregar la rama ejecutiva del poder público, su esencia democrática, a movimientos religiosos "absolutos" de estructura autoritaria vertical, a improvisados mesías fugados del púlpito, sin preparación ética y administrativa, es un acto demencial.

El costo social del error, el atraso en desarrollo, la pérdida de importancia relativa, son evidentes. A la nueva administración, respaldada por una clara mayoría de votantes, corresponde confirmar con acciones democráticas de gobierno la feliz expectativa que lo acompaña. Calarcá, sus habitantes urbanos y rurales, Barcelona y centros poblados, víctimas de sucesivas frustraciones colectivas, requerimos gobernantes honestos, inclusivos y capaces.

 POETINTOS ANTERIORES
Baraja electoral y agenda Calarcá
El cincel de Fermo
De pastores y fábulas
Calarcá: oportunidad malograda
Los étimos del musageta
Tras las huellas del poeta (2a. parte)
Tras las huellas del poeta (1a. parte)
Pero no, no y no
Volumen 2, Nº 59 1-feb-10
Tres días de vida
Sismoconfidencias de María
120 kilómetros con William Ospina
¿Luz al final del Túnel?
Volcán Machín, Túnel de La Línea y Veeduría
Volumen 2, Nº 58 1-oct-08
De visita en el Ecoparque Peñas Blancas
Volumen 2, Nº 57 1-sep-08
Entre "El Solar" y "Crearte"
Volumen 2, Nº 56 1-ago-08
Volumen 2, Nº 55 1-jul-08
Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales
Volumen 2, Nº 54 1-jun-08
Olgalucía Jordán, fotógrafa de alma entera.
Volumen 2, Nº 53 1-may-08
Volumen 2, Nº 52 1-abr-08
Adiós a un grandote
Volumen 1, Nº 51 15-may-07
Volumen 1, Nº 50 1-may-07
Volumen 1, Nº 49 15-abr-07
Protagonista: La Arepa
Volumen 1, Nº 48 1-abr-07
Volumen 1, Nº 47 15-mar-07
Volumen 1, Nº 46 1-mar-07
Volumen 1, Nº 45 15-feb-07
Volumen 1, Nº 44 1-feb-07
Volumen 1, Nº 43 15-ene-07
Volumen 1, Nº 42 1-ene-07
Volumen 1, Nº 41 15-dic-06
Dachiagore Drúa
Volumen 1, Nº 40 1-dic-06
Volumen 1, Nº 39 15-nov-06
Volumen 1, Nº 38 1-nov-06
Volumen 1, Nº 37 15-oct-06
Volumen 1, Nº 36 1-oct-06
Volumen 1, Nº 35 15-sep-06
Volumen 1, Nº 34 1-sep-06
Volumen 1, Nº 33 15-ago-06
Volumen 1, Nº 32 1-ago-06
Volumen 1, Nº 31 15-jul-06
Volumen 1, Nº 30 1-jul-06
Volumen 1, Nº 29 15-jun-06
Volumen 1, Nº 28 1-jun-06
Volumen 1, Nº 27 15-may-06
Volumen 1, Nº 26 1-may-06
Volumen 1, Nº 25 15-abr-06
Volumen 1, Nº 24 1-abr-06
Volumen 1, Nº 23 15-mar-06
Volumen 1, Nº 22 1-mar-06
Volumen 1, Nº 21 15-feb-06
Volumen 1, Nº 20 1-feb-06
Volumen 1, Nº 19 15-ene-06
Volumen 1, Nº 18 1-ene-06
Volumen 1, Nº 17 15-dic-05
Volumen 1, Nº 16 1-dic-05
Volumen 1, Nº 15 15-nov-05
Volumen 1, Nº 14 1-nov-05
Volumen 1, Nº 13 15-oct-05
Volumen 1, Nº 12 15-sep-05
Volumen 1, Nº 11 1-sep-05
Volumen 1, Nº 10 15-ago-05
Volumen 1, Nº 9 1-ago-05
Volumen 1, Nº 8 15-jul-05
Volumen 1, Nº 7 1-jul-05
Volumen 1, Nº 6 15-jun-05
Volumen 1, Nº 5 1-jun-05
Volumen 1, Nº 4 15-may-05
Volumen 1, Nº 3 1-may-05
Volumen 1, Nº 2 15-abr-05
Volumen 1, Nº 1 1-abr-05
 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio       Escríbanos sus inquietudes        Lea nuestro Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
"YIPAO"
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.

 

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!