CALARCÁ EN LÍNEA    

  INICIO CONTÁCTENOS LIBRO DE VISITAS  
Bandera, Himno y Escudo de Calarcá. SÍMBOLOS
  HISTORIA
Leyendas
Calarcá en la Mano
Imágenes
Diversos aspectos geográficos de Calarcá. GEOGRAFÍA
Todo acerca de la FIESTA NACIONAL DEL CAFÉ. IMÁGENES
  CULTURA

Fiesta Nacional del Café

Semana de la Cultura
Casa de la Cultura
Taller Dos
Palosanto
Fund. Ecológica Cosmos
Mariposario
Tesoro Quimbaya
Reinado Comunal
  POESÍA
Baudilio Montoya
Luis Vidales
POETINTOS
 
  TURISMO
Mapa Turístico
Jardín Botánico
Parque Comfenalco
Balneario Karlaka
Balneario La Albania
Chorros de San Rafael
Peñas Blancas
La Virginia
Club Cafetero del Quindío
Finca Hoteles
 
  ENTIDADES
Cuerpo de Bomberos
Cruz Roja Colombiana
Defensa Civil
Club de Leones
Boy Scouts
Club Quindío
Damas Rosadas
Madre Esperanza
 
 
 
 
 
Lo mejor del deporte calarqueño. DEPORTES
  GUÍAS
Hoteles
Finca Hoteles
Restaurantes
Salas de Internet
Instituciones Educativas
 
 
 
 
Firme y lea nuestro Libro de Visitas. LIBRO DE VISITAS
Escríbanos, sus inquietudes serán atendidas. CONTÁCTENOS
  AGRADECIMIENTOS

Abril del 2005

hhar@hotmail.com

MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar Imagen
Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.
 
   CALARCÁ, ¿CUNA DE POETAS?
 
 


Varios son los municipios colombianos que han logrado consolidar una imagen que los identifica. Productos o actividades locales, su localización geográfica, hechos o personajes históricos, entre otros motivos, han servido como referentes para distinguir y, en algunos casos, dar carácter a cada localidad en el plano nacional y externo.

"Calarcá, cuna de poetas" o, "Calarcá, antena cultural del Quindío", son frases bien conocidas que otorgan a nuestra ciudad un liderazgo intelectual regional. Sin embargo, ¿permanecen vigentes los supuestos sobre los que se propusieron? Sin duda, haber sido patria chica raizal o adoptiva de figuras prominentes de las letras nacionales, particularmente en el género poético, o haber contado con una institución tan meritoria como la Casa de la Cultura, hoy día aún afectada por el deterioro físico ocasionado en el sismo de 1999 y por las dificultades económicas propias de una época adversa al quehacer artístico e intelectual, son consideraciones que dan cierta razón a quienes idearon esos lemas. No ignoramos otros esfuerzos iniciados en años de especial pro-actividad y que perduran a pesar de naturales tropiezos, en campos diferentes al literario: Taller 2, Academia Musical Palosanto, Tuna La Calle, entre otros.

Pero, la pregunta está en pie: ¿la actividad cultural actual de Calarcá avala esos títulos, otrora quizás justificados? Si cada calarqueño de cuna y/o de alma, respondemos con objetividad, concluiremos que es evidente el franco decaimiento de la actividad cultural en nuestra ciudad, a tal punto que su identidad colectiva está seriamente amenazada.

Con culposa ingenuidad hemos caído en las trampas "globalizantes" que nos tienden a diario los medios masivos de información. Sus estrategias consumistas transnacionales arrasan con los valores tradicionales de las comunidades; con sus rasgos propios; con su educación y cultura, haciéndolas vulnerables y dóciles frente a los designios de los arbitrarios poderes que deciden el destino del mundo.

¿Leemos en Calarcá?; ¿nos apropiamos con deleite de la producción intelectual de nuestros escritores y artistas?; ¿valoramos su trabajo?

Por desgracia no es así. La escala de valores personales y sociales está trastocada y a diario comprobamos cuánta ventaja ha cobrado la delincuencia de toda laya o la voraz politiquería, respecto a quienes asumen la estéril tarea intelectual, en un país indiferente e indolente. Lectura y escritura son actividades relegadas a lo elemental; a lo estrictamente obligatorio de las rutinas individuales y es obvio que esa penosa realidad coincide con los pobres niveles de conocimiento y formación que alcanzan nuestros estudiantes.

Es oportuno emprender el rescate del patrimonio cultural, intangible pero vital para la realización de nuestro digno proyecto común: CALARCÁ.

 POETINTOS QUIERE SER...

Esta modesta hoja intenta colaborar para que ese rescate sea posible. POETINTOS quiere ser una gotita de poesía disuelta en el sorbo o en el bocado que Ustedes consumen; quiere sentarse a su mesa y compartirles la delicia del verso, la magia de la palabra. Quiere hablarles de lo entrañables que son poesía y café en nuestra alma quindiana; quiere decirles que ese lenguaje iluminado no es patrimonio de unos pocos extraños personajes habitantes de mundos fantásticos, sino que es un recurso disponible para todos; tampoco para sustraernos de la realidad, más bien para ayudarnos a comprenderla y asumirla tal como es, tan llena de paradojas, de vivencias insólitas, de dichas y dolores, de logros y fracasos.

POETINTOS quiere llegar a Ustedes con una frecuencia quincenal. Su distribución será gratuita usando como canal las mesas de cafeterías, restaurantes y negocios afines. Nuestra compensación será que cada lector encuentre en sus diferentes secciones un deleite espiritual o estético y que, si lo estima útil, comparta su lectura con sus allegados en los sitios públicos, en el hogar, en el aula, en su trabajo.

Si lo logramos, así sea en mínima parte, el esfuerzo estará justificado y nuestra satisfacción será enorme. Esperamos con ansiedad sus comentarios o aportes intelectuales; POETINTOS será un medio de puertas y expresiones abiertas para que podamos avanzar en lo que nos trazamos como uno de nuestros objetivos: construir calarqueñidad desde la cultura.

 NUESTRAS SECCIONES

Hemos pensado ofrecerles un formato agradable, liviano, un tanto informal pero en el que tengan cabida aspectos teóricos e históricos del lenguaje, de la literatura, de la retórica; reseñas biográficas y críticas de poetas universales, nacionales y regionales acompañadas de poemas escogidos; comentarios acerca de obras y autores; escuelas poéticas; tendencias contemporáneas; nuevos poetas; mini-noticias culturales; curiosidades idiomáticas y colaboraciones u opiniones escogidas, de los lectores. Igualmente incluiremos comentarios editoriales sobre temas ciudadanos y culturales en los que esperamos aportar en forma propositiva, desde la independencia y el respeto.

De acuerdo con esas líneas generales las secciones habituales de POETINTOS, a partir de la próxima edición, serán:

EDITORIAL
LENGUA
LITERATURA Y POÉTICA
POETAS UNIVERSALES
NUESTROS POETAS
POESÍA A LA CARTA (con notas lexicográficas)
MINI-NOTICIAS DE LA CULTURA
CURIOSIDADES IDIOMÁTICAS
LOS LECTORES OPINAN

 POESÍA A LA CARTA

Autores de todas las latitudes y en todos los idiomas han intentado expresar en sus versos la dimensión espiritual del hecho poético. Algunos de esos poemas han ganado un aprecio preferente por parte de los lectores. Creemos oportuno recordar algunos fragmentos de estos, como "aperitivo" de lo que POETINTOS brindará en sus ediciones.

RIMA IV (Fragmentos)
Gustavo Adolfo Bécquer (Español 1836-1870)

No digáis que agotado su tesoro
de asuntos falta, enmudeció la lira.
Podrá no haber poetas, pero siempre
habrá poesía.

...Mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías;
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

...Mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan;
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

...Mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas;
mientras exista una mujer hermosa,
¡habrá poesía!


¿QUÉ ES POESÍA?
Gustavo Adolfo Bécquer

¿Qué es poesía? dices, mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul;
¿Qué es poesía? ¿y tú me lo preguntas?
Poesía... Eres tú.


ARTE POÉTICA
Vicente Huidobro (Chileno 1893-1948)

Que el verso sea como una llave
que abra mil puertas.
Una hoja que cae, algo pasa volando.
Cuanto miren los ojos creado sea,
y el alma del oyente quede temblando.
Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;
el adjetivo, cuando no da vida, mata.
Estamos en el ciclo de los nervios.
El músculo cuelga
como recuerdo en los museos;
mas no por eso tenemos menos fuerza:
el vigor verdadero
reside en la cabeza.
Por qué cantáis la rosa, ¡oh poetas!
Hacedla florecer en el poema.
Sólo para nosotros
viven todas las cosas bajo el sol.
El poeta es un pequeño Dios.