Volver a la Página Principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas.
Bandera, Himno y Escudo de Calarcá. SÍMBOLOS
HISTORIA
Leyendas
Calarcá en la Mano
Imágenes antiguas
Diversos aspectos geográficos de Calarcá. GEOGRAFÍA
Las mejores fotografías de Calarcá. IMÁGENES
CULTURA

Fiesta Nacional del Café

Semana de la Cultura
Taller Dos
Casa de la Cultura
Palosanto
Fund. Ecológica Cosmos
Mariposario
Tesoro Quimbaya
Reinado Comunal

Arriería y Colonización

.
POESÍA
Baudilio Montoya
Luis Vidales
POETINTOS
.
TURISMO
Mapa Turístico
Jardín Botánico de Quindío
Parque Comfenalco
Club Cafetero del Quindío
Balneario La Albania
Chorros de San Rafael
Peñas Blancas
La Virginia
.
Finca Hoteles
.
ENTIDADES
Cuerpo de Bomberos
Cruz Roja Colombiana
Defensa Civil
Club de Leones
Boy Scouts
Club quindío
Damas Rosadas
Hogar Madre Esperanza
Abrazar
.
.
Lo mejor del deporte calarqueño. DEPORTES
GUÍAS
Hoteles
Finca Hoteles
Restaurantes
Salas de Internet
Instituciones Educativas
Firme y lea nuestro Libro de Visitas. LIBRO DE VISITAS
Escríbanos, sus inquietudes serán atendidas. CONTÁCTENOS


Circula quincenalmente a través de cafeterías, restaurantes y establecimientos similares de Calarcá.

 LA SOCIEDAD CIVIL DE CALARCÁ

Por razones prácticas, en el tratamiento de ciertos temas políticos y sociales, se emplea el término “sociedad civil” para denominar el conjunto de personas y especialmente organizaciones (con forma jurídica o sin ella) de la ciudadanía, no vinculadas a la nómina estatal. Se establece así una diferencia, con relación al sector comprometido laboral y funcionalmente con el estado, en cargos de autoridad o responsabilidad, en cualquiera de sus agencias. El criterio con que se definen estos dos sub-grupos de una misma sociedad, no es estricto; y es común hallar posiciones ambiguas en personas o entidades, ubicables en cualquiera de las dos alternativas, según conveniencias eventuales.

Lo que nos interesa por ahora es comentar sobre la sociedad civil de Calarcá y su presencia en el discurrir de la vida municipal. ¿Es satisfactorio el nivel de participación personal de los calarqueños en la amplia gama posible de juntas, asociaciones, comités, ligas, etc., en las diversas actividades, propias de una comunidad activa?, ¿existe de veras, un espíritu asociativo entre nosotros?, ¿entendemos la importancia de conformar una sociedad civil vigorosa, informada y dispuesta a asumir responsabilidades frente a los problemas ciudadanos?

Formulamos estos interrogantes al comprobar las dificultades que debe sortear la Administración Municipal o cualquier institución oficial o privada que pretenda reconocer e interactuar con miembros representativos de nuestra comunidad. Es el caso, por ejemplo, de la conformación de instancias permanentes de participación ciudadana, instauradas por la Constitución Nacional o por las leyes (Consejo territorial de planeación, comités de participación comunitaria en salud, Junta municipal de educación y otros). Estos consejos asesores, seguidores y evaluadores de la gestión gubernamental a través de sus planes de desarrollo y sectoriales, al contrario de lo dispuesto en las normas, generalmente se conforman de acuerdo al criterio de los funcionarios, ante la carencia de las ternas que deben presentar las organizaciones de la sociedad civil, según el sector de actividad. Esto, desde luego, les resta legitimidad a los procesos participativos.

No desconocemos la existencia de múltiples organizaciones, dignas de reconocimiento y apoyo, en muchas de las labores propias de una comunidad. Sin embargo, nuestra sociedad civil, o bien es invisible por actitudes culposas de los propios actores civiles, o bien no se le otorga importancia por no conformarse como red asociativa y solidaria. Ambos casos, deplorables. A la autoridad municipal le corresponde la tarea de informar, promover y fortalecer estos procesos ciudadanos; presumimos, desde la oficina de desarrollo comunitario. ¿Existe aún esa dependencia?

 CALARCÁ—ARMENIA: RELACIÓN CERCANA

La proximidad física de Calarcá respecto a la capital departamental, plantea una ineludible relación, generalmente dejada al azar, cuando no a la conveniencia particular o momentánea. Muy útil resultaría establecer un diálogo permanente entre sectores institucionales y ciudadanos de las dos comunidades, con el propósito, entre otros, de informarnos sobre la realidad de la relación, sus alcances sociales y su proyección futura.

A primera vista se observa una marcada tendencia de los calarqueños hacia el uso de los recursos comerciales, laborales y de servicios que ofrece Armenia, en ventajosas condiciones respecto a la precaria oferta local. Un ligero cálculo aproxima a diez mil los pasajeros, habitantes de Calarcá, que diariamente se desplazan por esa ruta en cumplimiento de innumerables actividades, sin contar con quienes utilizan vehículos propios.

Hace cerca de quince años, una decisión administrativa de Calarcá, (seguramente con la aprobación de las autoridades nacionales del transporte), en apariencia intrascendente, permitió el cambio de vehículos tipo taxi, que hasta entonces prestaban el servicio intermunicipal con base en el sector de la galería, por otros de diferente especificación, tipo microbús, con mayor capacidad de pasajeros y control de despachos ubicado en una zona que implicaba un recorrido urbano. Con el tiempo, esta modalidad se impuso, multiplicando el número de usuarios, ampliando el cubrimiento zonal dentro de la ciudad y facilitando al máximo el acceso a Armenia, con mejor oferta de frecuencias y por un costo similar al transporte local. En la actualidad, micro-busetas, cada día de mayor capacidad, vehículos tipo bus y taxis colectivos, atraviesan ambas ciudades y trasladan no sólo pasajeros, sino toda clase de actividad, antes local, a la capital del Departamento.

Esa decisión, tomada entonces para favorecer a unos pocos propietarios de vehículos, con influencia política, cambió en forma radical el destino de nuestro Municipio. Ni el comercio, ni el transporte, ni la misma ciudadanía, aparentemente favorecida por los cambios, se pronunciaron con la oportunidad y firmeza necesarias, creándose una situación de hecho, prácticamente irreversible. Hoy, como resultado de una pasiva indiferencia, somos un apéndice ignorado o sub-estimado de Armenia, sin estrategias que nos hagan competitivos en algún campo de actividad. ¿Es Calarcá una ciudad dormitorio, o está muy cerca de serlo?, ¿es el destino que le deseamos?

 TÚNEL Y REPRESA: PROYECTOS INTEGRADORES

Ocasión habrá para referirnos a la trascendencia material y social de estos dos proyectos. Por ahora deseamos destacarlos como un factor integrador para nuestra comunidad. El túnel de la Línea , ya en progreso en su ejecución, obra de importancia estratégica nacional; y ahora, la represa del río Santo Domingo, en fase de diseño técnico y gestión ante el gobierno nacional, han convocado el entusiasmo de la ciudadanía calarqueña.

Aparte de cualquier observación razonable que pudiera aportarse, debemos celebrar la comunión de voluntades tras un objetivo, presumiblemente saludable para el Municipio y para la región.

En la tensa situación planteada entre Calarcá y Salento como sedes geográficas del embalse, intervienen factores técnicos y políticos susceptibles de diálogo y concertación. Dos municipios hermanos no pueden enfrascarse en una pugna estéril y disociadora, sobre todo cuando existen posibles alternativas que dejarían satisfechas a las dos partes. Lo que se requiere cuanto antes es la clara manifestación del Gobierno Nacional acerca de la viabilidad de los proyectos y su compromiso financiero con estos. Además, determinar, con sana ambición, y defender, los beneficios prácticos que estas obras puedan aportarle a la comunidad regional.

 CURIOSIDADES POÉTICAS: DUELO DE BARDOS

En nuestro archivo de recortes, encontramos dos, correspondientes a las ediciones de la revista “Credencial” de agosto y noviembre de 1997, que contienen un delicioso duelo poético. Nos agrada compartirlos, en forma obligadamente extractada, con nuestros lectores.

En el primero, el conocido periodista Daniel Samper Pizano, dentro de un artículo titulado “Florilegio de versos”, en el cual se refiere a una antología de “calamidades poéticas” cometidas en Colombia y el exterior, incluye un soneto, anteriormente atribuido al ex-presidente Belisario Betancur, cuyo texto y comentario del autor del citado artículo, reproducimos:

Soneto a la aurora

Los animales son madrugadores
(sencilla observación que hace cualquiera).
Gocen ellos del sol la luz primera
y, del alba, los pálidos fulgores.

Despiértense los pájaros cantores,
hijos de la florida primavera,
y vayan muy temprano a la pradera
labriegos, y gañanes, y pastores.

El hombre culto, no; siempre a tal hora
dormido ocupe el lecho todavía
disfrutando molicie seductora.

Yo sólo con placer madrugaría
por gozar los encantos de una aurora...
que es Aurora González de García.

“Hace una docena de años este soneto fue atribuido a Belisario Betancur, quien precisó que, en realidad, no era obra sólo suya, sino manufacturada en colaboración con algunos amigos. Hoy sabemos que fue escrito por un trajinado autor de libretos de zarzuela, Miguel Ramos Carrión, ante lo cual podríamos hacer un reclamo en verso:

El soneto no era tuyo, con ser soneto bonito.
¿Era acaso necesario, preguntamos, Belisario,
que nos engañaras con él como a un niñito chiquito?”

Responde el ex-presidente en carta fechada el 17 de septiembre de 1997, publicada por la revista en noviembre del mismo año:

“No tengo por costumbre estar rectificando publicaciones; pero su artículo... afecta gravemente mi honor poético cuando me responsabiliza de haberme apropiado ...el soneto a la aurora...

...Rubrica usted la acusación a su servidor, con este exquisito terceto que más parece un sexteto desfigurado en la diagramación... Me explico que usted haya escacharrado su denigrante agresión poética, por carencia de vocablos consonantados que rimen con mi nombre.”

Responde Samper Pizano en la edición de noviembre de 1997:

“Querido y proletario ex presidente:
su comentario juzgo necesario
para aclarar el dato atrabiliario
que este mensuario publicó inclemente.

El falsario soneto es, ciertamente,
de un poemario colectivo y vario,
no es de un autor precario y solitario:
¡es grato relicario de la gente!

Así quise decirlo, justamente,
e izar el incensario frente a frente
con palmario respeto y alta estima.

Pero busqué palabras en el diario,
en un glosario y en el diccionario
sin hallar a su nombre ni una rima.”

 POESÍA A LA CARTA: DOS SONETOS DE AMOR DE POETAS COLOMBIANOS

SONETO AL AMOR
Alberto Ángel Montoya

¡Cuántas veces, amor, por retenerte
puse a tus pies mi juventud rendida,
y cuántas, a pesar de estar herida,
te la volví a entregar, por no perderte!

¡Cuántas veces, también, altivo y fuerte
por alcanzar la gracia prometida,
me batí frente a frente con la vida
y me hallé cara a cara con la muerte!

Y hoy, cuando mi ilusión vuelve a tu lado,
trayéndole al misterio de tu hechizo
la pluma azul del pájaro encantado,

torna otra vez a mi pupila el lloro,
al mirar desde el puente levadizo
que está cerrado tu castillo de oro.

SONETO INSISTENTE
Eduardo Carranza

La cabeza hermosísima caía
del lado de los sueños; el verano
era un jardín sin bordes y en su mano
como un pañuelo azul flotaba el día.

Y su boca de súbito caía
del lado de los besos; el verano
la tenía en la palma de la mano,
hecha de amor. Oh, que melancolía.

A orillas de este mar cruzaba un río;
sobre este amor una palmera era:
agua del tiempo y cielo de poesía.

Y el río se llevó todo lo mío:
la mano y el verano y la palmera
de poesía. Oh que melancolía.

 LA BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL

El establecimiento de una biblioteca pública será siempre un motivo de alegría para cualquier comunidad. Para Calarcá, además, es un acontecimiento que estimula lo más preciado de nuestra identidad ciudadana. Era simplemente imperdonable que un municipio, referente cultural regional, no contara con una instalación adecuada de oferta bibliográfica. A las entidades públicas que intervinieron en esta iniciativa, nuestro reconocimiento. En adelante, será la calidad del servicio y la demanda de lectores, lo que impulse el enriquecimiento del catálogo.

La apropiación que la comunidad haga de este inestimable bien educativo y cultural, dará un real indicativo sobre el valor que los calarqueños le damos a nuestra tradición.

 INVITACIÓN A SEMINARIO:

UNA MIRADA A LA ECORREGIÓN DEL EJE CAFETERO DESDE LA HISTORIA AMBIENTAL Y LA ECOLOGÍA HISTÓRICA

— LA SAL Y LAS MERCANCÍAS EN LA PROVINCIA QUIMBAYA , por ÁLVARO ACEVEDO T.

— TRADICIÓN ORAL Y CAMBIOS DE PAISAJE EN LA CUENCA DEL RÍO CONSOTA. CONTEXTO EJE CAFETERO, por DIANA MARÍA RODRÍGUEZ H

— CAMBIOS AMBIENTALES EN PERSPECTIVA HISTÓRICA Y SUS IMPLICACIONES EN EL PAISAJE ACTUAL: ECORREGIÓN DEL EJE CAFETERO, por CARLOS EDUARDO LÓPEZ C

— LAS POBLACIONES HUMANAS MÁS ANTIGUAS EN EL EJE CAFETERO, por MARTHA CECILIA CANO SAL,

— SAL, COBRE Y ORO EN EL CONSOTÁ, CONTEXTOS EN EL EJE CAFETERO, por MICHAEL TISTL,

Lugar:            Sala Múltiple del MUSEO DEL ORO QUIMBAYA

Fecha:            3 DE NOVIEMBRE DE 2005

Horario:          10:00 a 12:00 m. y 2:00 a 5:00 p.m.

Inscripción gratuita en el teléfono 7498433 ext. 102, 104 y 108

  POETINTOS ANTERIORES

Volumen 1, Nº 13 del 15 de oct. del 2005
Volumen 1, Nº 12 del 15 de septiembre del 2005
Volumen 1, Nº 11 del 1º de septiembre del 2005
Volumen 1, Nº 10 del 15 de agosto del 2005
Volumen 1, Nº 9 del 1º de agosto del 2005
Volumen 1, Nº 8 del 15 de julio del 2005
Volumen 1, Nº 7 del 1º de julio del 2005
Volumen 1, Nº 6 del 15 de junio del 2005
Volumen 1, Nº 5 del 1º de junio del 2005
Volumen 1, Nº 4 del 15 de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 3 del 1º de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 2 del 15 de abril del 2005
Volumen 1, Nº 1 del 1º de abril del 2005

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas

Una publicación de CALARCARIÑO
Tel. 7427735
Buzón: poetintos@gmail.com
Editor: Hugo Hernán Aparicio R.

IMÁGENES CALARQUEÑAS

Nuevas Imágenes

"JIPAO 2005"

"JIPAO 2005"

ALUMBRADO 2004
Alumbrado 2004
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.