Volver a la Página Principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas.
Bandera, Himno y Escudo de Calarcá. SÍMBOLOS
HISTORIA
Leyendas
Calarcá en la Mano
Imágenes antiguas
Diversos aspectos geográficos de Calarcá. GEOGRAFÍA
Las mejores fotografías de Calarcá. IMÁGENES
CULTURA

Fiesta Nacional del Café

Semana de la Cultura
Taller Dos
Casa de la Cultura
Palosanto
Fund. Ecológica Cosmos
Mariposario
Tesoro Quimbaya
Reinado Comunal

Arriería y Colonización

.
POESÍA
Baudilio Montoya
Luis Vidales
POETINTOS
.
TURISMO
Mapa Turístico
Jardín Botánico de Quindío
Parque Comfenalco
Club Cafetero del Quindío
Balneario La Albania
Chorros de San Rafael
Peñas Blancas
La Virginia
.
Finca Hoteles
.
ENTIDADES
Cuerpo de Bomberos
Cruz Roja Colombiana
Defensa Civil
Club de Leones
Boy Scouts
Club quindío
Damas Rosadas
Hogar Madre Esperanza
Abrazar
.
.
Lo mejor del deporte calarqueño. DEPORTES
GUÍAS
Hoteles
Finca Hoteles
Restaurantes
Salas de Internet
Instituciones Educativas
Firme y lea nuestro Libro de Visitas. LIBRO DE VISITAS
Escríbanos, sus inquietudes serán atendidas. CONTÁCTENOS


Circula quincenalmente a través de cafeterías, restaurantes y establecimientos similares de Calarcá.

 EDITORIAL: POR LOS CAMINOS DE CALARCÁ

El domingo 27 de noviembre pasado, luego de años de imperdonable ausencia, pudimos sumarnos al grupo de caminantes que, mes a mes, cada último domingo, durante más de quince años (ya son 174 jornadas), convoca la Fundación Ecológica Cosmos, liderada por Néstor Jaime Ocampo. ¡Vamos a caminar!, dice el plegable que invita cada treinta días al gratificante peregrinaje por caminos y senderos de nuestra geografía calarqueña, en la búsqueda de un “reencuentro con nuestro entorno natural”, tal como se lee en su texto.

Previas instrucciones acerca del sentido de la caminata, del estricto respeto por el entorno natural y humano que se debe observar durante el recorrido y de elementales precauciones a tener en cuenta en el mismo, el heterogéneo grupo, proveniente, no sólo de nuestra cabecera urbana, sino de otros municipios, cumple con el itinerario previsto. Detenciones momentáneas en las que Néstor, el guía experto, con la autoridad que le confieren sus lustros de activo compromiso ecológico y comunitario, ilustra a los caminantes sobre variados temas de interés, despiertan o estimulan ese profundo calarcariño latente en él y que transmite a sus acompañantes, con la convicción del estudioso de los temas ciudadanos, de la gestión y la protección ambiental, del leal enamorado de la naturaleza y del defensor a ultranza de los intereses sociales de la región.

Una reflexión inevitable

Quince años, disfrutando los caprichos del clima dominical, muchas veces con escasa o nula compañía de quienes preferimos la molicie del lecho, de quienes tememos la lluvia o el sol, el frío o el calor, el viento o el sopor; 174 jornadas de 6 o 7 horas en promedio, reconociendo palmo a palmo este pródigo piso volcánico que es nuestro hogar, en actitud didáctica y de aprendizaje, degustando el fiambre casero en comunión con la tierra y los elementos, en permanente diálogo con el ser humano y la maltratada naturaleza... ¿cuántos municipios colombianos pueden contar con acciones ecológicas tan concretas? Porque una cosa es teorizar desde el cargo burocrático o desde la comodidad de la academia y otra, bien diferente, poner a prueba la creencia personal para transformarla en hechos con impacto social perdurable. Las caminatas de “Cosmos” ya son parte fundamental de nuestro patrimonio cultural intangible.

Esta referencia, seguramente a disgusto del modesto aludido, sugiere una reflexión: A semejanza de Néstor Jaime, reconocido hoy día como conciencia crítica en temas ecológicos y sociales, son varios los habitantes de nuestra Calarcá, que a pesar de la indiferencia o del desdén de nosotros, sus afortunados vecinos, se empeñan en tareas ciudadanas que no remuneran sino el alma de quienes las emprenden, con tesón y persistencia admirables. A pesar de las prevenciones que nos revisten de triste insensibilidad, es bien cierto que existen, sanas, creativas intenciones y acciones, de personas con alto sentido de convivencia pacífica, dispuestas a entregar su energía individual a causas comunes, sin contraprestación diferente a la simple satisfacción del deber social cumplido.

Ni él, ni los demás hombres y mujeres comprometidos con labores semejantes, necesitan o esperan exaltaciones, reconocimientos u homenajes. Sin embargo, ¡qué falta nos hacen personas como ellas o ellos!, ¡qué diferente sería el mundo, nuestras Colombia y Calarcá, si su forma de asumir la condición de actores sociales, fuera replicada por quienes nos limitamos a observarlos con apatía e incredulidad!

 NOTAS URBANAS: ¿SÓLO UNOS PALOS VIEJOS?

Lista ya para imprimirse la presente edición, hemos procurado esperar el desenlace momentáneo de un evento, con el que se pone a prueba la capacidad de respuesta colectiva frente a hechos que nos afectan.

La reacción espontánea de la comunidad en defensa de los árboles centenarios del parque Bolívar, hizo que las autoridades municipales reconsideraran, temporalmente, la decisión de talarlos. Nuestro reconocimiento ciudadano para el reducido grupo de personas que durante la noche del martes 29 de noviembre vigilaron lo que quedaba de la destrucción de la madrugada anterior, e impidieron que se consumara una acción, a todas luces inconveniente. Igualmente, es justo celebrar la responsable celeridad del Concejo Municipal al escuchar el clamor ciudadano y emitir una declaración pública en la que exige la suspensión del proceso y el adelanto de un estudio exhaustivo sobre los argumentos técnicos que pretenden justificarlo.

El fondo de lo ocurrido tiene dos aspectos principales: por una parte existe el criterio simplista y “pragmático” (palabreja de moda que soporta el autoritarismo), de considerar que se trata de “un palo viejo” que amenaza la seguridad pública y que basta un concepto superficial de la autoridad ambiental para desaparecerlo al amparo de la oscuridad; por otra, felizmente, hay quienes pensamos que esos gualandayes son mucho más que árboles comunes. Además de su natural sentido ecológico, los ligamos a hondos valores sociales, tales como, respeto por el legado de los antepasados, por el contenido afectivo de uso o pertenencia y por el complejo sistema cultural que encarnan, entre otros. Ahora, pretender desligar estos hechos, del proyecto de remodelación del Parque Bolívar impuesto por la Gobernación del Quindío, es francamente, Imposible.

Lamentable, no haber sentido la solidaridad expresa de la Administración Municipal, sin embargo, la medida de suspender la tala, fue oportuna y abre un compás de espera. Nada une más al gobernante con los ciudadanos que la búsqueda abnegada de la sintonía con sus sentimientos. Presumimos la mejor intención de parte de los funcionarios, pero los argumentos técnicos no son contundentes y deben ser revalorados,

Ningún detrimento sufre la institución política cuando coloca el sentir común en el lugar de privilegio que siempre merece. Cualquier solución que no implique derribar nuestros gualandayes nos unirá a todos. Independiente de lo que finalmente resulte de todo esto, ¡Felicitaciones y gracias, Calarcá!

 POETAS UNIVERSALES: ISAAC FELIPE AZOFEIFA

La coincidencia de ambientes físicos, étnicos y humanos, entre la región cafetera colombiana y Costa Rica, plantea interesantes cercanías culturales. Azofeifa, bien podría ser uno de nuestros poetas, visto su compromiso estético y la temática de su terso canto. POETINTOS reproduce la reseña biográfica y algunos de sus poemas, incluidos en la antología “24 poetas latinoamericanos”, editada por CIDCLI, de México.

Nació En Santo Domingo de Heredia, Costa Rica, en 1909. En 1929 ingresó al Instituto Pedagógico de Santiago de Chile, donde se recibiría como profesor de Estado en Castellano.

En Chile entró en contacto don la intensa actividad artística y literaria de entonces. Formó parte del grupo vanguardista “Runrunismo” y convivió con poetas como Pablo Neruda, Juvencio Valle y Pablo de Rokha.

En 1935 regresó a Costa Rica y dedicó su vida a tres grandes pasiones que con el tiempo fueron inseparables: la literatura, la educación y la política.

Con un grupo de profesionales jóvenes creó el Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales, y la revista Surco que también dirigió. De 1943 hasta su jubilación, fue profesor de literatura en la Universidad de Costa Rica. Fue embajador de su país en Chile y en la Unión Soviética.

Azofeifa obtuvo importantes distinciones y premios: Académico de la Lengua; Premio Nacional de Poesía, en dos ocasiones; y en 1972 se le concedió el Premio Nacional de la Cultura Magón, el más importante de su país. Murió el 2 de abril de 1997.

 POESÍA A LA CARTA: POEMAS DE ISAAC FELIPE AZOFEIFA

ITINERARIO SIMPLE DE SU AUSENCIA

B

Hoy no has venido al parque.

Podría ponerme a recoger del suelo
la luz desorientada y sin objeto
que ha caído en tu banco.

Para qué voy a hablar
si no está tu silencio.
Para qué he de mirar sin tu mirada.

Y este reloj del corazón que espera
golpeando
y doliendo.

C

Esta noche de luna y tú lejana.

Necesito a mi lado tus preguntas.
Y encontrarte en el aire vuelta brasa,
vuelta una llama dulce,
vuelta silencio y regazo,
vuelta noche y reposo, como cuando
guiábamos la luna nuestra hasta la casa.

Ch

Qué manojo de rosas olvidadas.
Que tibia pluma y mansa luz
tu cuerpo como un árbol,
como un árbol gritando,
con tanto poro abierto, con tanta sangre
en olas dulces elevándose.
Oh, sagrado torrente del naufragio.
Cómo amaría perderme
y encontrarte.

VI

¿Tú me dejas aquí o partes conmigo?
¿Estoy dentro de ti o es que me llamas?
¿Vives única en mí o encuentro el mundo en ti, contigo?

El orden de las cosas en que te amo,
¿dónde empieza o acaba?
Ahora está el silencio aposentado
en la rosa del aire
y un árbol cerca trina entre los pájaros
para asombrar tu sueño, ¿o es mi sueño?

¿Es esta una prisión o acaso el vasto cielo
empieza aquí donde tus pies
tocan juntos la tierra, o es la luna?

De pronto entro en la luz en que ya habito
y mis ojos se encuentran con tu frente.
Busco salir de ti y te llevo dentro
de mí, sin encontrarte.
Sin cómo, dónde o cuándo.

Ciego en la luz con mi mirada abierta
a tanta multitud de ti que ando
extraviado en la noche en la mitad del día.

TRÓPICO VERDE

Verde lluvia, vertiente y territorio.

Verde el espacio. La luz verde.
El clima verde. Verdes las colinas.
Las hondonadas y los ríos verdes.
Un lago verde el valle. La montaña
verdeazul, verdemar, verdeprofundo.
Lo cerca y lo lejano en aire verde.

Verde lluvia, vertiente y territorio.

Roto temblor el verde de los plátanos.
Casi líquida lágrima, el verdor
del sauce. El verde
militar del café, el verdor húmedo
de junco, caña y lirio. Verde música
en el órgano, -oh verde viento!- del bambú.
La plata verde
del eucalipto. El verdor silencioso
de los pastos, las malvas, las legumbres.

Verde lluvia, vertiente y territorio.

De mi sangre saltó una estrella verde.
Y verdín, verdinal y verdolaga,
mayo estira su lluvia hasta diciembre
en el trópico verde.

SE OYE VENIR LA LLUVIA

La casa de mi infancia es de barro del suelo a la teja,
y de maderas apenas descuajadas, que en otro tiempo obedecieron
hachas y azuelas en los cercanos bosques.
El gran filtro de piedra vierte en ella, tan grande,
su agua de fresca sombra.
Yo amo su silencio, que el fiel reloj del comedor vigila.
Me escondo en los muebles inmensos.
Abro la despensa para asustarme un poco
del tragaluz, que hace oscuros los rincones.
Corro aventuras inauditas cuando entro
en el huerto cerrado que me está prohibido.
En la penumbra de la tarde, que va cayendo lenta
sobre el mundo, el grillo del hogar canta de pronto,
y su estribillo triste riega en el aire quieto,
paz y sueño sabrosos.
Cuando venían las lluvias miraba los largos aguaceros
desde el ancho cajón de las ventanas.
Nunca huele a tierra tanto como esa tarde.
Se oye la lluvia primero en el aire venir como un gigante
que se demora, lento, se detiene y no llega,
y luego, están ahí sus pies sobre las hojas,
tamborileando,
rápidos, mojando,
y lavando sus manos de prisa, tan de prisa, los árboles,
el césped, los arroyos,
los alambres, los techos, las canoas.

Pero también su llanto desolado,
su sinrazón de ser triste, su acabarse de pronto,
sin objeto ni adiós,
para siempre en mi infancia, para siempre.
Llueve en mi alma ahora, como entonces.

 MININOTICIAS DE LA CULTURA: Nuevos medios de difusión y comunicación

Debemos celebrar la activación de varios proyectos editoriales y de comunicación alternativa en nuestro Municipio. Luego de algunos meses de receso, Leydi Bibiana Bernal, continúa con su tarea de divulgación literaria a través del bello plegable “Minificciones”; han hecho su aparición, “Análisis”, publicación periódica cuyo carácter define su nombre, editada por José Yesid Rendón, y la nueva versión de “La pulga en la oreja”, producida por Juan de J. Herrera, Octavio Gómez Tamayo y el médico Luis Fernando Ortiz, con notas y comentarios de sabor local. Igualmente, hemos conocido la gestión del grupo juvenil ARJOCS, para poner al aire, superando obstáculos, la emisora local comunitaria. Para todos los gestores y realizadores de estos medios de difusión cultural y de comunicación, nuestra felicitación, gratitud y voz de aliento. Ojalá, pronto podamos compartir un espacio de encuentro y de intercambio de ideas. Coincidimos en uno de nuestros contenidos fundamentales: Un profundo calarcariño.

 POETINTOS ANTERIORES

Volumen 1, Nº 15 del 15 de nov. del 2005
Volumen 1, Nº 14 del 1º de nov. del 2005
Volumen 1, Nº 13 del 15 de oct. del 2005
Volumen 1, Nº 12 del 15 de septiembre del 2005
Volumen 1, Nº 11 del 1º de septiembre del 2005
Volumen 1, Nº 10 del 15 de agosto del 2005
Volumen 1, Nº 9 del 1º de agosto del 2005
Volumen 1, Nº 8 del 15 de julio del 2005
Volumen 1, Nº 7 del 1º de julio del 2005
Volumen 1, Nº 6 del 15 de junio del 2005
Volumen 1, Nº 5 del 1º de junio del 2005
Volumen 1, Nº 4 del 15 de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 3 del 1º de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 2 del 15 de abril del 2005
Volumen 1, Nº 1 del 1º de abril del 2005

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas

Una publicación de CALARCARIÑO
Tel. 7427735
Buzón: poetintos@gmail.com
Editor: Hugo Hernán Aparicio R.

IMÁGENES CALARQUEÑAS

Nuevas Imágenes

"JIPAO 2005"

"JIPAO 2005"

ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.