Volver a la Página Principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas.
Bandera, Himno y Escudo de Calarcá. SÍMBOLOS
HISTORIA
Leyendas
Calarcá en la Mano
Imágenes antiguas
Diversos aspectos geográficos de Calarcá. GEOGRAFÍA
Las mejores fotografías de Calarcá. IMÁGENES
CULTURA

Fiesta Nacional del Café

Semana de la Cultura
Taller Dos
Casa de la Cultura
Palosanto
Fund. Ecológica Cosmos
Mariposario
Tesoro Quimbaya
Reinado Comunal

Arriería y Colonización

.
POESÍA
Baudilio Montoya
Luis Vidales
POETINTOS
.
TURISMO
Mapa Turístico
Jardín Botánico de Quindío
Parque Comfenalco
Club Cafetero del Quindío
Balneario La Albania
Chorros de San Rafael
Peñas Blancas
La Virginia
.
Finca Hoteles
.
ENTIDADES
Cuerpo de Bomberos
Cruz Roja Colombiana
Defensa Civil
Club de Leones
Boy Scouts
Club quindío
Damas Rosadas
Hogar Madre Esperanza
Abrazar
.
.
Lo mejor del deporte calarqueño. DEPORTES
GUÍAS
Hoteles
Finca Hoteles
Restaurantes
Salas de Internet
Instituciones Educativas
Firme y lea nuestro Libro de Visitas. LIBRO DE VISITAS
Escríbanos, sus inquietudes serán atendidas. CONTÁCTENOS


Circula quincenalmente a través de cafeterías, restaurantes y establecimientos similares de Calarcá.

 EDITORIAL: DE POLÍTICA Y POLITIQUERÍA

Definiciones

Del Diccionario de la Lengua (Real Academia Española):

“Político, ca. ( Del latín politicus y este del griego politik ó V )...7. f. Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados. || 8. Actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos. || 9. Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

Politiquear. Intr. Intervenir o brujulear en política. || 2. Tratar de política con superficialidad y ligereza. || 3. Am. Hacer política de intrigas y bajezas.

Politiquería. F. Acción y efecto de politiquear”.

Definidos con claridad estos términos, podemos valorar el real sentido de la apropiación de los asuntos públicos por parte de los ciudadanos, o sea, de la política. Así mismo, disponemos de la palabra adecuada para calificar aquellos actos detestables que, aunque disfrazados de política, no son más que “intrigas y bajezas”. Cuando nos atrevemos a construir y expresar una opinión, con respecto a hechos o pensamientos que inciden en nuestra vida colectiva, usando recursos racionales, instruyéndonos a través de la percepción directa, de la lectura, del criterio calificado de otras personas o de cualquier otro medio, ponemos a prueba nuestra capacidad de pensar y actuar en función del grupo humano del cual hacemos parte; dicho de manera simple, hacemos política. Además, cuando elaborado el propio pensamiento, lo damos a conocer en forma abierta, pacífica, e igualmente razonada, hacemos uso del derecho fundamental de libre expresión, felizmente consagrado por el mundo democrático e indispensable para el legítimo ejercicio político.

Un rescate urgente

Durante décadas, quizás más de un siglo, en nuestra Colombia y en sus regiones, política ha significado, en la conciencia ciudadana, engaño, trampa, corrupción, violencia partidista, y otra interminable lista de delitos, prácticas antiéticas e inmoralidades. Igualmente, el concepto se confunde con la función electoral para cargos públicos y con los trucos de los funcionarios para conservar o multiplicar cuotas de poder. Puesta al servicio de intereses perversos, en boca de los rufianes públicos, la palabra ha alcanzado el grado máximo de degradación. Para nutrir nuestra débil sociedad con democracia, se requiere rescatar la política, del fango; hacerle un buen aseo y desinfección, bruñirla, hasta hacerla significar lo que debe ser: alta expresión de inteligencia, convivencia y dignidad ciudadana.

Los griegos, esos admirables creadores de la democracia, tenían la palabra exacta para distinguir a aquellos que no se ocupaban, en lo absoluto, de los temas públicos, o sea, de la política: “idiotas”. La voz fue adoptada también por el latín y llegó a nuestro español con un significado, un poco más prosaico, pero sugestivo. Uno de esos griegos geniales, Aristóteles, discípulo del gran Platón, entre otros méritos, naturalista intuitivo, calificó al hombre como “zoon politikon” (animal político), en el sentido de que sólo en sociedad (con todo lo que ella implica y exige), puede alcanzar su feliz realización.

Asumir, no eludir: una buena decisión

¿Es, entonces, censurable, hacer política?, ¿puede ser mal visto que alguien asuma y exprese posiciones políticas? A nuestro modo de ver, lo malo, lo condenable, es precisamente lo contrario: ignorar lo que afecta nuestra Colombia, nuestros Quindío y Calarcá, evitar referirse a ello, temiendo ir contra la corriente, eludiendo el debate, renunciando a confrontar opiniones diferentes o a quienes ejercen el poder público en forma deficiente, irresponsable o ilegítimamente motivada. Eso si, no olvidemos que, puesta al servicio de intereses mezquinos o personalistas, envilecida por apetitos de poder o de rentabilidad material, convertida en un vulgar negocio, en herramienta de manipulación de voluntades, la política deja de serlo y baja a la condición de politiquería, de la que tanto, por desgracia, conocemos en nuestra historia nacional y regional, recientes. No es difícil comprender que la precaria expresión política y la generalización de sus distorsiones insanas, explican, en gran parte, el origen de nuestros violentos conflictos. Quienes los promueven, han renunciado al recurso de la confrontación de ideas, para intentar imponer las suyas con el poder de las armas.

A la mayoría, nos anima el deseo de contribuir a modelar mejores Municipio y País, para nosotros mismos y para nuestra descendencia, por medios pacíficos. Una buena decisión, en la búsqueda de ese objetivo, puede ser asumir posiciones políticas, susceptibles de debate, dispuestas al diálogo, al disenso y a la tolerancia. No partidistas, no grupistas, no sectarias. Transparentes y decididamente, políticas.

  UN CALARCARIÑOSO SALUDO

Llega la temporada de fin de año y con ella la ocasión del reencuentro familiar, del esperado viaje de vacaciones, del ambiente alegre y bullanguero que impone el comercio navideño. Imposible sustraernos de ese agite tan particular, invasor abusivo de nuestra privacidad. Los ahorros se esfuman y se giran pagarés y letras de cambio para surtir hogares y apetitos, con la esperanza del éxito económico futuro. Las nostalgias se acomodan en nuestro ánimo: es diciembre; navidad y año nuevo. Una ocasión propicia para que POETINTOS, el intruso que tocó la puerta afectiva de Calarcá durante el calendario que termina, desee a todos sus lectores, la paz y la prosperidad que tan esquivas se nos presentan a la mayoría de colombianos. Nuestra gratitud por ustedes nos compromete, con renovados bríos, para el año próximo.

A los numerosos visitantes que compartirán con nosotros las maravillas de nuestra gente y de este paisaje de verde idilio, les damos una cálida bienvenida. Al respeto y al aprecio con que nos distinguen en su trato personal y en el uso de nuestros espacios públicos, sabremos devolver calidez y hospitalidad. No lo olviden: Calarcá, referente cultural de la región turística cafetera, los acoge.

A los calarqueños exiliados en todos los rincones del planeta, quienes nos leen a través de www.calarca.net, o aquellos que visitan por estos días a sus familias y amigos, a su pequeña patria del alma, nuestro fraternal abrazo. Los seguiremos acompañando en sus lejanías con el más sincero calarcariño.

 MÁS ACERCA DEL PARQUE BOLÍVAR

Reproducimos apartes de una comunicación dirigida por un grupo de ciudadanos, residentes en Calarcá, a la vice-presidencia de la República, en desacuerdo con el proyecto de remodelación del Parque.

“...La jefe de la administración local, sostiene que nuestro Parque Bolívar actual, es “horrible”; en contravía con la opinión de muchos conciudadanos, algunos de ellos artistas y expertos arquitectos, quienes consideran que el parque, además de poseer un rico contenido de elementos naturales, cumple en forma muy satisfactoria, su papel social. Añaden que prueba de ello, es la forma intensa y afectiva como la comunidad se apropia de él en la cotidianidad, especialmente adultos mayores; y que lo único que requiere, es un adecuado mantenimiento, aseo esmerado y una siembra técnica de especies florales, para cumplir cabalmente su objeto estético y utilitario, armónico con las tradiciones y arquitectura de este tipo de espacios, en las poblaciones de la región cafetera.

...Es inevitable relacionar el afán de la Gobernación para ejecutar la remodelación, con lo sucedido en días recientes, respecto al inventario arbóreo del parque. La Alcaldía Municipal , al amparo de un permiso expedido por la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ), justificado a su vez por un concepto técnico amañado - tal como ya la evidencia física lo demostró-, en horas impropias para tal labor (4:00 a.m. del día 29 de noviembre pasado), procedió a talar un centenario ejemplar de gualanday, referente histórico y afectivo de la comunidad. Por fortuna, un pequeño grupo de ciudadanos impidió consumar la tarea, espontáneamente respaldados por la reacción ciudadana expresada en más de 7.000 firmas. Ante la reacción popular, la CRQ, aduciendo fallas internas de procedimiento, anula el permiso y se concede un plazo adicional para revisar el concepto, cuyo texto definitivo aún se desconoce. Al respecto, vale anotar que a solicitud de la misma comunidad, una experta bióloga y taxóloga de la Universidad del Quindío, doctora Cristina Vélez,conceptuó, previo examen físico, que los árboles condenados a tala, gozan de perfecta salud fitosanitaria y que el promedio de vida de su especie es de 200 años.

...Asunto medular es la inoportunidad e inconveniencia de la obra. Calarcá es un municipio de aproximadamente 80.000 habitantes, golpeado desde hace lustros por la inclemencia de la endémica crisis cafetera, por las secuelas de la inactividad económica y el desempleo, por el vertiginoso deterioro del capital social, puesto al desnudo por el informe de desarrollo humano de las Naciones Unidas, por el negativo desempeño administrativo y de gestión pública, por la amenaza del conflicto armado y por los efectos del terremoto del año 1999. En la reconstrucción subsiguiente, sufrimos los protuberantes errores de una estrategia basada en la recuperación de las construcciones físicas y el descuido por la activación socio-económica.

Una inversión, del orden que demanda el proyecto que nos ocupa, no puede entenderse en un contexto social como el descrito anteriormente. Calarcá, no necesita una costosa remodelación de su Parque Bolívar; en cambio, sí necesita que se invierta la suma asignada, determinando objetivos y procedimientos mejor concebidos...

...Durante los últimos años se ha insistido, por parte de un interesado aparato publicitario, en presentar la actividad turística interna, con sugestivos prefijos idiomáticos (eco, agro, etc.), como la alternativa a recurrir, para obtener el desarrollo que la caficultura no permitió. Hacemos esta anotación para resaltar el equívoco argumento de que es necesario renunciar a nuestros propios valores, tangibles o no, para adaptarnos a las corrientes de demanda turística. Nos preguntamos, ¿qué es los que realmente espera y desea encontrar el turista, sino nuestra autenticidad? ¿Tenemos que llenarnos de hoteles cinco estrellas, discotecas, casinos, piscinas climatizadas y plazas duras e impersonales para agradar a los visitantes? ¿Acaso tuvo que derruir Cartagena sus murallas para que el turista gozara de una cómoda vista al mar?”...

 NUESTROS POETAS: HUMBERTO SENEGAL

Senegal es, con bastante ventaja, el escritor más activo y prolífico de nuestra vecindad. Varias décadas de labor literaria divulgada a través de libros, revistas literarias - algunas ajenas y otras de su propio patrocinio -, periódicos y una extensa obra inédita, lo confirman. Narrativa, poesía y ensayo, son su amplio campo creativo, en todos los cuales ha alcanzado premios y distinciones. En la actualidad, ejerce su profesión de docente, asumida con especial responsabilidad, no sólo con sus alumnos regulares, sino con todos quienes acudimos a su consejo y orientación. De la calidad de su trabajo, hablan sus publicaciones, acogidas por medios del mundo entero, en varios idiomas.

Nos complace incluir en esta edición, un texto que, a solicitud de POETINTOS, hemos recibido de él como generoso aporte a la edición de fin de año, en parte dedicada a los visitantes, propios y turistas, que nos acompañan durante esta temporada. El haikú es una de las modalidades expresivas del gusto del autor y es precisamente el tema de la reseña que con gratitud incluimos.

HAIKÚ: EL POEMA MÁS BREVE DEL MUNDO
Humberto Senegal

El Haikú nació en Japón, en el siglo XV. Es el fruto poético, la síntesis literaria de ideas que enraízan en el budismo Mahayana, el Zen chino japonés, el Taoísmo, el Confucianismo y en el desarrollo de las literaturas china y japonesa. Para la mente occidental, este poema de tres versos y sólo 17 sílabas en su forma ortodoxa, no parece poesía importante. A lo largo de quinientos años, viene extendiéndose por todo el mundo, conservando su estructura original, su intención, su filosofía y su sencillez dentro de las adaptaciones que los poetas de occidente se atreven a hacerle. Hay millares de libros, antologías y estudios sobre el haikú, en más de cincuenta idiomas. En Latinoamérica y en particular en Colombia, existe una sólida tradición poética en el cultivo de este género. Es la búsqueda de la poesía pura. El mínimo de palabras para plasmar el impacto de un momento sentido en profundidad. Henderson, estudioso de dicha forma poética, señaló: “Cuando uno alcanza el estado de desprendimiento y canta con naturalidad, entonces puede producir verdadero haikú. El haikú compuesto en estas condiciones trasciende las así llamadas actitud subjetiva u objetiva”. Con este breve poema se penetra en la vida de las cosas. Un buen haikú está lleno de matices y su lectura exige gran finura espiritual, serenidad interior, amor a la naturaleza y a la vida. Quienes siguen las reglas, lo escriben bajo la métrica de cinco sílabas el primer verso, siete sílabas el segundo y cinco el tercero. En occidente, los poetas no se ciñen a tal exigencia formal pero procuran emplear el mínimo de palabras. El camino del haikú, es la mente ordinaria, sencilla, sin intelectualismos de ningún tipo. Los haikús que presentamos a continuación, hacen parte del libro La caída de la hoja, de próxima publicación:

 

Luz de luna llena.
La mariposa diurna
duerme indiferente.

Desnudo árbol,
perduras en el aleteo
de las aves.

Un rayo de luna
dirige la orquesta
de los grillos

Luna entre niebla.
A mi soledad
canta una rana.

¡Qué vértigo siento
si observo un punto
o miro el universo!

Perdón, hermanas aves,
por tanto
poema escrito.

¿Tímido o vanidoso?
Bajo la campánula
canta el grillo.

Luciérnagas.
No las apaga esta noche
el interminable aguacero.

 POETINTOS ANTERIORES

Volumen 1, Nº 16 del 1º de dic. del 2005
Volumen 1, Nº 15 del 15 de nov. del 2005
Volumen 1, Nº 14 del 1º de nov. del 2005
Volumen 1, Nº 13 del 15 de oct. del 2005
Volumen 1, Nº 12 del 15 de septiembre del 2005
Volumen 1, Nº 11 del 1º de septiembre del 2005
Volumen 1, Nº 10 del 15 de agosto del 2005
Volumen 1, Nº 9 del 1º de agosto del 2005
Volumen 1, Nº 8 del 15 de julio del 2005
Volumen 1, Nº 7 del 1º de julio del 2005
Volumen 1, Nº 6 del 15 de junio del 2005
Volumen 1, Nº 5 del 1º de junio del 2005
Volumen 1, Nº 4 del 15 de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 3 del 1º de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 2 del 15 de abril del 2005
Volumen 1, Nº 1 del 1º de abril del 2005

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas

Una publicación de CALARCARIÑO
Tel. 7427735
Buzón: poetintos@gmail.com
Editor: Hugo Hernán Aparicio R.

IMÁGENES CALARQUEÑAS

Nuevas Imágenes

"JIPAO 2005"

"JIPAO 2005"

ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.