Volver a la Página Principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas.


Circula quincenalmente a través de cafeterías, restaurantes y establecimientos similares de Calarcá.

 UNA MIRADA A LO ELECTORAL

TARJETÓN: DEPRIMENTE RADIOGRAFÍA

No es posible ignorar el ambiente electoral que alborota nuestra rutina, o dejar de referirse a la inminente jornada, en la cual se decidirá la nueva conformación del Congreso Nacional. Agresiva publicidad visual y sonora, activistas de grupo a la caza de votos, esforzándose en ser visibles; caravanas, cabalgatas, reuniones, foros; en fin, lo que se acostumbra.

Cómo no dolernos de tanta transacción electorera, tantos escrúpulos eludidos, tanta desvergüenza. Un tolerante filtro ético e intelectual, aplicado a los aspirantes a congresistas, reduciría por lo menos a la mitad el absurdo tamaño de los tarjetones, deprimentes radiografías de nuestro sistema político: empresas electorales con exclusivo y perverso fin de lucro, presencia delincuencial de todo orden, impunidad de delitos contra el estado, apetito mezquino de poder personal, trastoque de valores...

LA OFERTA LOCAL

Debemos decirlo sin rodeos: la oferta calarqueña de candidatos al Congreso Nacional, desalienta para cumplir con la obligación ciudadana del sufragio. Aquí, como en otras localidades del País, el cinismo se convirtió en categoría de valor personal. Cuanto mayor haya sido el daño causado a los bienes y al interés ciudadanos desde cargos oficiales; cuanto mejor se haya logrado fortalecer el patrimonio personal, familiar y de amistades del ex-funcionario, a costa del erario público; cuanto más iletrados y atorrantes se muestren nuestros políticos, mayor es su ambición y mejor su imagen publicitaria. No faltan quienes creen, acaso de buena fe, que los cargos de elección pueden ser herencias familiares, refugio para jugadores de Play Station o máquinas traga-monedas, trofeos de modelaje (previa visita al cirujano), u obsequios de esposos adinerados.

¿Cómo entonces, no culparnos de nuestros propios males?, ¿cómo lamentarnos ahora o en el futuro, cuando suframos aún con mayor rigor la carencia de liderazgos aptos, la incontenible erosión social y una peor degradación política?. Además, la mixtura -históricamente explosiva- de religión, política y finanzas de un concurrido movimiento, opuesto a las corruptelas tradicionales, que bien podría presentarse como alternativa interesante, deja de serlo por su excluyente actitud de grupo cerrado, confesional, refractario y soberbio ante la más leve crítica o interrogante, dirigido con mano férrea desde su controvertida cúpula capitalina, muy poco afín a los ideales democráticos, tanto en su organización interna, como en su conocido desempeño en congreso, asambleas y concejos.

SEÑALES DE ALERTA

La cuantía y origen de los recursos invertidos en las campañas, los mismos que, tarde o temprano y de cualquier forma, tendremos que sufragar con creces los contribuyentes; Alcaldesa y Gobernadora comprometidas en el perverso juego del mercadeo electorero; la total ausencia de ideas y de claridad conceptual acerca de la función constitucional del Congreso y de sus miembros, son temas que deberían alertarnos y sobre los cuales manifestamos nuestro franco rechazo ciudadano. Así mismo, es lamentable la motivación simplemente afectiva o de interés personal directo del votante quindiano, sin importar las propuestas, antecedentes, compromiso regional o la aptitud para el ejercicio del cargo, de los candidatos.

Se desvirtúa así el supuesto básico de la función electoral democrática: ante la imposibilidad práctica de debatir y decidir sobre los temas públicos con todos los ciudadanos, la comunidad elige representantes, de quienes se presume una ética personal y una pulcritud en el manejo de lo público, intachables; pero también dotados de capacidad intelectiva, de conocimiento suficiente de la sociedad que aspiran a representar y de las responsabilidades a asumir en el caso de resultar elegidos, que les permitan actuar en forma eficaz.

REFORMA POLÍTICA Y RESPONSABILIDADES

La aplicación de la reforma política del año 2003, cuyo espíritu es el fortalecimiento de los partidos y la constitución de bancadas al interior del congreso, puede darnos sorpresas. Es evidente que los colombianos no la hemos asimilado. La filiación política de los ciudadanos, con base en plataformas ideológicas definidas, en programas de acción partidista, está muy lejos de darse. Aún los partidos tradicionales adolecen de una estructura coherente de ideas, de un sentido convocador a través de canales de divulgación y de organizaciones internas adecuadas.

Otro asunto que no ha llamado la atención debida, es la amenaza latente contra la transparencia del proceso de votación y escrutinio. El País parece haber olvidado la ingrata experiencia de la elección anterior, donde, acatando el fallo del Consejo de Estado, debieron anularse los resultados de miles de mesas de votación, variando la nómina del congreso apenas hace unos pocos meses, más de tres años después de realizada. Queda pendiente por establecer la responsabilidad penal de algunos personajes que posan hoy como adalides de la moralidad pública.

La potestad ciudadana de elegir gobernantes y representantes en cuerpos colegiados es apenas una de las posibilidades de la democracia. Quizás la única que usamos, olvidando otros recursos, menos rentables para los pillos públicos, pero más efectivos como expresión de poder popular. En próxima oportunidad los miraremos. Nuestro deber ciudadano, por ahora, y a pesar de todas las prevenciones y temores, es votar en conciencia y con toda dignidad.

 ESTANISLAO ZULETA: PENSADOR UNIVERSAL

Como abrebocas de lo que será una próxima edición dedicada a su vida y obra, reproducimos apartes iluminadores del conocido texto de Zuleta -uno de los más importantes pensadores colombianos del siglo XX, con proyección universal– “Elogio de la dificultad”.

“La pobreza y la impotencia de la imaginación nunca se manifiestan de una manera tan clara como cuando se trata de imaginar la felicidad. Entonces comenzamos a inventar paraísos, islas afortunadas, países de Cucaña. Una vida sin riesgos, sin lucha, sin búsqueda de superación y sin muerte. Y por lo tanto también sin carencias y sin deseo: un océano de mermelada sagrada, una eternidad de aburrición. Metas afortunadamente inalcanzables, paraísos afortunadamente inexistentes.

Todas estas fantasías serían inocentes e inocuas si no fuera porque constituyen el modelo de nuestros propósitos y de nuestros anhelos en la vida práctica.

...Deseamos mal. En lugar de desear una relación humana inquietante, compleja y perdible, que estimule nuestra capacidad de luchar y nos obligue a cambiar, deseamos un idilio sin sombras y sin peligros, un nido de amor y por lo tanto, en última instancia un retorno al huevo. En vez de desear una sociedad en la que sea realizable y necesario trabajar arduamente para hacer efectivas nuestras posibilidades, deseamos un mundo de satisfacción, una monstruosa sala-cuna de abundancia pasivamente recibida.

 CURIOSIDADES LITERARIAS: NUESTRO HIMNO NACIONAL

El 28 de octubre de 1920, mediante la promulgación de la Ley 33, la República de Colombia adoptó como su himno oficial un texto escrito por Rafael Núñez, ex-presidente de la República , musicalizado por Oreste Sindici, profesor de canto de las escuelas públicas de Bogotá.

33 años antes, en diciembre de 1887, recién terminada su composición, se presentó al público en el Museo de Arte Colonial de Bogotá, cuando ya habían transcurrido 20 años desde la elaboración del poema (1867). El empeño de un funcionario público de entonces, devoto seguidor de Núñez (lo que hoy en día se denominaría “lagarto”), rescató el olvidado texto y tras persistentes ruegos logró que Sindici aceptara el encargo de componer con su letra, una pieza que exaltara el patriotismo de los oyentes. Son estas algunas de las curiosidades que han rodeado nuestro actual Himno Nacional .

No han faltado sus detractores, sus feroces críticos; como tampoco sus no menos férreos defensores. Hace apenas unos meses, los editorialistas de El Tiempo, en medio del fragor político, económico y guerrero que nos absorbe, sacaron un poco de su propio tiempo y con fallido entusiasmo propusieron otra vez (quizás como remedio a nuestros males), el cambio del Himno Nacional. Igualmente nacional fue la vaciada que recibieron.

Usado para toda clase de actos protocolarios oficiales o privados; infaltable en la celebración de cada hazaña deportiva, acompañado con banderas empapadas de llanto patriótico; abusado por politiqueros o por grupos armados ilegales y repetido a mañana y tarde en emisoras y canales de televisión por mandato legal, nuestro folclórico himno patrio, cándidamente clasificado por el imaginario popular como “el segundo, después de La Marsellesa”, ha requerido una traducción al castellano, ya que su lenguaje intrincado y laberíntico es por completo incomprensible para quienes lo entonamos con “honda emoción patriótica”.

Asumió tan difícil tarea, hace algunos años, el connotado historiador Antonio Cacua Prada. A continuación el resultado. (¡tranquilos!, lectores de POETINTOS. Sólo miraremos algunas de las peores estrofas.)

EL HIMNO

I
Cesó la horrible noche
la libertad sublime
derrama las auroras
de su invencible luz.
La humanidad entera,
que entre cadenas gime,
comprende las palabras
del que murió en la cruz.

EXPLICACIÓN

 

Dice el autor que se acabó ese espantoso y terrible estremecimiento y temor que producen la oscuridad y la confusión de la guerra. Que el hombre tiene la facultad natural de no ser un esclavo.

III
Del Orinoco el cauce
se colma de despojos;
de sangre y llanto un río
se mira allí correr.
En Bárbula no saben,
las almas ni los ojos,
si admiración o espanto
sentir o padecer.

Cuando Bolívar sitió a Puerto Cabello en 1813, en la colina del Bárbula se libró el más encarnizado combate. El joven capitán Atanasio Girardot ascendió con la bandera tricolor hacia la altura y fue abatido.

IV
A orillas del Caribe
hambriento un pueblo lucha,
horrores prefiriendo
a pérfida salud.
¡Oh sí!, de Cartagena
la abnegación es mucha,
y escombros de la muerte
desprecia su virtud.

Se refiere a que Cartagena fue sitiada durante 180 días por el pacificador Pablo Morillo quien, despreciando la heroicidad de los sobrevivientes, ordenó fusilarlos. Esto ocurrió el 24 de febrero de 1816, fecha aciaga para la patria.

VIII
La Virgen sus cabellos
arranca en agonía,
y de sus amor viuda,
los cuelga del ciprés.
Lamenta su esperanza
que cubre loza fría,
pero glorioso orgullo
circunda su alba tez.

Antiguamente la mujer soltera y virgen se dejaba crecer el cabello y sólo se lo cortaba al casarse. Cuando perdía a sus prometidos a causa de la guerra, colgaban sus cabellos en el ciprés.

 POESÍA A LA CARTA: NICOLÁS GUILLÉN Y SU “POESÍA MULATA”

Tanto la nota biográfica como los poemas incluidos, se han extraído de la obra 24 poetas latinoamericanos, de Coedición Latinoamericana, CIDCLI, México.

Nació en Camagüey, Cuba, en 1902. Estudió Derecho en La Habana y más tarde regresó a su provincia, donde permaneció varios años sin dar a conocer su trabajo literario. Volvió a La Habana y, cautivado por la aventura vanguardista de los años 20, comenzó a colaborar en periódicos y revistas. En 1930 publicó Los motivos del son, libro que se inspira en los moldes musicales del son cubano y que recoge, con un tono de poesía popular, escenas y tipos de la vida del negro habanero.

Al año siguiente, con Sóngoro Cosongo , Guillén afirmaría los valores y hallazgos de su libro anterior. Comenzaba a hablarse entonces de la “poesía negra” y existía un creciente interés por los motivos africanos. La poesía de Guillén, sin embargo, no nacía de una mera afición literaria sino que se basaba en la realidad y recogía la protesta del negro cubano contra la injusticia y la segregación. En sus libros siguientes se precisó y depuró esa aspiración, vinculándola con el proceso histórico que se vivía en su país, Guillén llamó a su poesía, cada vez más cargada de un explícito contenido so cial, “poesía mulata”, para subrayar la fusión de culturas que la generó. Murió en La Habana en 1989.

Mi patria es dulce por fuera...

Mi patria es dulce por fuera,
y muy amarga por dentro;
mi patria es dulce por fuera,
con su verde primavera,
con su verde primavera,
y un sol de hiel en el centro.

¡Que cielo de azul callado
mira impasible tu duelo!
¡Qué cielo de azul callado,
ay, Cuba, el que Dios te ha dado,
ay, Cuba, el que Dios te ha dado,
con ser tan azul tu cielo!

Un pájaro de madera
me trajo en su pico el canto;
un pájaro de madera.

¡Ay, Cuba, si te dijera,
yo que te conozco tanto,
ay, Cuba si te dijera,
que es de sangre tu palmera,
que es de sangre tu palmera,
y que tu mar es de llanto!
Bajo tu risa ligera,
yo, que te conozco tanto,
miro la sangre y el llanto,
bajo tu risa ligera.

Sangre y llanto
bajo tu risa ligera;
sangre y llanto
bajo tu risa ligera.

Sangre y llanto.

Sigue

Camina, caminante
sigue;
camina y no te pare,
sigue.

Cuando pase po su casa
no le diga que me bite
camina, caminante,
sigue.
Sigue y no te pare,
sigue:

no la mire si te llama
sigue;

acuéddate que ella e mala,
sigue.

Responde tú...

Tú, que partiste de Cuba,
responde tú
¿dónde hallarás verde y verde, azul y azul,
palma y palma bajo el cielo? Responde tú.

Tú, que tu lengua olvidaste,
responde tú,
y en lengua extraña masticas
el güel y el yu,
¿cómo vivir puedes mudo?
Responde tú.

Tú, que dejaste la tierra,
responde tú,
donde tu padre reposa
bajo una cruz,
¿dónde dejarás tus huesos?
Responde tú.

Ah desdichado, responde,
responde tú,
¿dónde hallarás verde y verde, azul y azul,
palma y palma bajo el cielo?
Responde tú.

 

Guitarra

Fueron a cazar guitarras
bajo la luna llena.
Y trajeron esta,
pálida, fina, esbelta,
ojos de inagotable mulata, cintura de abierta madera.
Es joven, apenas vuela.
Pero ya canta
cuando oye en otras jaulas
aletear sones y coplas.
Los sonesombres
y las coplasolas.
Hay en su jaula esta inscripción:
“Cuidado: sueña”.

 POETINTOS ANTERIORES

Volumen 1, Nº 20 del 1º de feb. del 2006
Volumen 1, Nº 19 del 15 de ene. del 2006
Volumen 1, Nº 18 del 1º de ene. del 2006
Volumen 1, Nº 17 del 15 de dic. del 2005
Volumen 1, Nº 16 del 1º de dic. del 2005
Volumen 1, Nº 15 del 15 de nov. del 2005
Volumen 1, Nº 14 del 1º de nov. del 2005
Volumen 1, Nº 13 del 15 de oct. del 2005
Volumen 1, Nº 12 del 15 de septiembre del 2005
Volumen 1, Nº 11 del 1º de septiembre del 2005
Volumen 1, Nº 10 del 15 de agosto del 2005
Volumen 1, Nº 9 del 1º de agosto del 2005
Volumen 1, Nº 8 del 15 de julio del 2005
Volumen 1, Nº 7 del 1º de julio del 2005
Volumen 1, Nº 6 del 15 de junio del 2005
Volumen 1, Nº 5 del 1º de junio del 2005
Volumen 1, Nº 4 del 15 de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 3 del 1º de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 2 del 15 de abril del 2005
Volumen 1, Nº 1 del 1º de abril del 2005

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas

Una publicación de CALARCARIÑO
Tel. 7427735
Buzón: poetintos@gmail.com
Editor: Hugo Hernán Aparicio R.

IMÁGENES CALARQUEÑAS

Nuevas Imágenes

"JIPAO 2005"

"JIPAO 2005"

ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.