Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas

Circula quincenalmente a través de cafeterías, restaurantes y establecimientos similares de Calarcá.
 EDITORIAL: DUELE CALARCÁ

Varias situaciones y episodios recientes de nuestra localidad producen desconcierto y tristeza en quienes la tenemos por hogar entrañable. Los más visibles: baja calidad ética y funcional de las sucesivas autoridades municipales, puesta de presente en los últimos meses, por ejemplo, en su desvergonzada e impune intervención en los procesos de elección presidencial y de congreso a favor de candidatos y partidos, tras sospechosas volteretas electoreras, o en la tala de nuestro gualanday por cuenta de una costosa e injustificada remodelación del Parque Bolívar que, aún antes de su pomposa inauguración, ya presenta graves deficiencias de diseño y construcción. Todo con la anuencia de un Concejo Municipal convertido en dúctil apéndice de la Administración Municipal con turbios procedimientos que ya aceptamos como normales y de autoridades de control o funcionarios dizque defensores del interés ciudadano que por desgracia olvidan o soslayan su misión institucional.

La falta de un ambicioso proyecto de desarrollo integral para Calarcá; la agudización del desempleo con todas sus secuelas, entre ellas el desborde de la inseguridad pública (inútil denunciar hechos delictivos de los que a diario somos víctimas), la prostitución infantil (observen la zona rosa en noches de puente o de temporada), el retiro de los servicios públicos para centenares de calarqueños de estrato “invisible”, incapaces de sufragarlos; la pobre asignación presupuestal para la semana de la cultura, a pesar de incluir la reinauguración de la sede destinada a tal actividad y a pesar también de que los mismos que aplican la tijera a los recursos, pregonan a nuestra Calarcá como referente cultural regional; el acelerado deterioro de la malla vial urbana y rural; la pérdida de categoría del Municipio, la inminente crisis financiera del hospital, los pobres resultados de la educación oficial, proyectan un oscuro panorama que no alcanzan a ocultar los gobernantes con ridículas cortinas de humo y tácticas de distracción a base de circo sin pan o de falsos señuelos como el ya desgastado del turismo todopoderoso.

Nos duele Calarcá y su pobre liderazgo; duele nuestra propia incapacidad para identificar las dolencias sociales y buscarles soluciones; duele que aceptemos ser objetos de engaño y manipulación de los mismos con las mismas. Perdidas: identidad, autenticidad, y pertenencia, ante la indolencia de todos, avanzamos con paso rápido hacia la condición de aislada barriada de la capital departamental. En condiciones semejantes nos es imposible participar en el tradicional festejo del aniversario. Nuestro respeto por los que pueden hacer a un lado estas lúgubres prevenciones para sumarse a la comparsa. Una fraternal bienvenida a los visitantes calarqueños residentes en todos los confines del mundo que aprovechan esta temporada para renovar sus afectos por sus familias, amigos y por este terruño que los necesita.

A manera de réquiem, incluimos la carta abierta a la ciudadanía de Calarcá que los defensores del gualanday talado hicimos pública el día 4 de los corrientes. Igualmente insertamos el bello texto con el que Álvaro Jaime Ospina, realizador de la página electrónica www.calarca.net , se refiere al intento de asalto del que fue víctima en su casa-oficina y el mensaje de solidaridad que le hicimos llegar desde Poetintos.

CARTA ABIERTA

El tortuoso proceso de intervención sobre los árboles del Parque Bolívar que condujo a la eliminación total, entre otros de nuestros entrañables gualandayes, pasará a la historia del Municipio como el más provocador acto de arbitrariedad, de arrogancia autoritaria, y desprecio por los valores ciudadanos, de que se tenga memoria en Calarcá. La barbarie y el abuso del poder, hijos naturales de la ignorancia, se han impuesto sobre la vida y la razón. El contundente argumento de la motosierra, de tan penosa recordación en nuestro país, es la respuesta refleja de la incapacidad para sentir, escuchar y razonar.

A los ciudadanos que respetan la vida como el primero de los bienes; a quienes no se avergüenzan del legado de los abuelos ni de sus afectos ecológicos; a los sinceros practicantes de la democracia, del diálogo tolerante; a aquellos que, recordando a Gabo, “aún creen en el dolor y en la poesía”; a quienes con su firma espontánea acompañaron la defensa del gualanday herido de muerte en noviembre pasado, nuestro abrazo fraterno y solidario. Nos cabe la responsabilidad histórica de fortalecer convicciones y de inculcarlas en nuestros conciudadanos y en nuestra descendencia, a pesar de cualquier tropiezo.

A los dueños de los aplausos cómplices del sacrificio, dependientes de la nómina oficial; a quienes piensan que un árbol plantado por los fundadores, que nos proveyó de follaje, color, abrigo y sombra durante un siglo, era apenas un arrume de leña; al señor personero municipal quien apenas dos días antes nos aseguró que el árbol no corría peligro; a quienes juzgan que los defensores de los bienes y el interés públicos merecen el escarnio, la ofensa y la amenaza; a todos aquellos que se refugian en la débil trinchera de la indiferencia, nuestro abrazo fraterno a pesar de que respetuosamente disentimos. Ojalá dispongan de argumentos a la hora de reclamar de sus hijos respeto por los valores elementales de la convivencia.

Seguramente se dirá que el último tronco talado estaba enfermo. Sí; a los enfermos se les cura, se les prodigan cuidados y cariño; no se les mata. Pero aún con enfermedad, el árbol nos habría sobrevivido a la mayoría de nosotros. ¡Lo saben bien sus verdugos!

Como prueba irrefutable de que en la decisión de talar los gualandayes no mediaba razón técnica alguna ni interés por preservar la seguridad de los ciudadanos, como en forma cínica y falaz se argumentó durante todo este tiempo, adjuntamos copia de una comunicación oficial emanada del despacho de la Alcaldía, en la cual se deja claro que la tala de los ejemplares sólo obedeció al caprichoso proyecto de remodelación del Parque.
Contra la arrogante soberbia, serena y firme dignidad.

 NOTAS URBANAS: INSEGURIDAD RAMPANTE

La sartén por el mango: Álvaro Jaime Ospina

De regreso a la vida, a una vida que defendí por el derecho a vivirla con dignidad, por el derecho a continuar con esta misión que tres años atrás inicié y que hoy me brinda la compañía, el abrazo y la solidaridad de todos ustedes, quiero, no contarles que fui víctima de un intento de asesinato a manos de seres desquiciados -eso no es noticia en nuestro pobre país-, quiero saludarlos con el vigor nuevo que me trasmite la energía de todos ustedes, desde todos los rincones del mundo, energía que guió mi mano armada de una elemental sartén herencia de mi madre, para dar el golpe certero a la pistola homicida que tuvo que tragarse su bala para que www.calarca.net siguiera existiendo.

En precarias condiciones de salud física, con la ayuda de una lente de aumento (mis gafas eran de 8 dioptrías y por supuesto, quedaron destruidas), escribo esta nota para contarles a todos que pronto estaré de regreso, cuando termine el calvario que apenas empiezo por reclamar una pronta y cumplida justicia.

Gracias a mi familia, a mis amigos, a mis colaboradores, a las autoridades civiles y policiales, -no puedo enumerar-, por las constantes manifestaciones de solidaridad recibidas y que no se preocupen que además de estar redoblando las pequeñas seguridades electrónicas, continúo aferrado a la sartén por el mango.

Con mucho más Calarcariño, Álvaro Jaime.

Mensaje de POETINTOS

Álvaro: quienes tenemos la suerte de conocer tu valor humano y de poder apreciar la invaluable labor que realizas desde calarca.net, no podemos menos que solidarizarnos por la agresión de la que fuiste víctima en la noche del 9 de los corrientes. El asaltante jamás imaginó que tras de tus cuarenta y tantos kilos se esconde la valiente capacidad de defensa que te permitió ponerlo en fuga, salvando, además de tu maltrecha humanidad, tus pertenencias; pero sobre todo tu dignidad de persona.

...Lo que te ocurrió no es algo aislado y ocasional. Los registros de la autoridad nos pueden confirmar el acelerado incremento de hechos delictivos que producen esa sensación de indefensión a la cual no podemos habituarnos. Por desgracia, todos sabemos que desde la administración pública no podemos esperar comprensión del problema; mucho menos acciones efectivas para manejarlo.

 DE NUESTROS LECTORES

Después de varios años de no andar por mi tierra Calarqueña, por esas cosas que algunos han dicho de que no somos profetas en nuestra propia tierra, en medio de un recorrido académico por medio Colombia, pasé por el terruño y como es obvio, pasé a recrear el recuerdo de la vista que tenía el espacio del Parque de Bolívar que tuve en mi infancia, desde el almacén de telas donde mi papá, Chuchito Macías, trabajaba. Al llegar encuentro que me han robado la  posibilidad de seguir recreando esas vivencias, de poder mostrarle a mi hijo, los espacios que compartía con mi papá, cuando se volaba un ratico de su trabajo a jugar con mis hermanos  y yo, en el parque; me han robado la posibilidad de mostrar a mis estudiantes los árboles que inspiraron los cuentos que el nos contaba, los árboles que albergaban vida...
Diego Macías Pinto

Les solicito, si es posible, se anuncie la próxima publicación de la revista "Clasificados gratuitos la bolsa", que tendremos en el mercado este mes con 5000 ejemplares. Quien tenga cualquier cosa para comprar o vender lo puede anunciar en forma gratuita llamando al teléfono 7413904. De igual forma sigo enviándole mi respaldo para que Poetintos siga adelante.... 
Jorge Iván Avendaño Villamil

Dando cumplimiento a las ordenes de un sentimiento pulcro y limpio, comedidamente le comparto las diabluras que continúa haciendo una calarqueña en el corazón de un tolimense.
Ferned Guzmán Varón

Tierra huérfana
La esperanza zozobra; se siembra en el alma la desdicha. Una semilla regada con llanto, abonada con tristeza y desolación. Aferrados a ti, tierra huérfana, ven pasar el tiempo, ven palidecer sus rostros y extinguirse la vida. Sentados sobre los andenes contemplan la nada con la mente en blanco y el corazón dormido; esperan pacientes a la orilla de la parca. Bajan su rostro marchito y lloran en silencio la confianza muerta; cuando miran el rostro de los niños les aterra su inocencia, presienten su dolor.

Ya no eres fértil, tu riqueza pereció en los bolsillos del mezquino y te sacrificó el pícaro rapaz de discursos falsos. Y ahora que te desangraron, aquellos a quienes lucraste reniegan de ti, te aborrecen; ya no desean más ser tus hijos. Te dejan en el abandono a merced de los buitres, porque te heredan pero no te luchan; sus almas se nublaron con rencor y la desesperanza segó sus mentes.

El cacique rasga la tierra que lo cubre, la tierra que lo acogió, por la que batalló; y su alma afligida mira la indiferencia de sus guerreros.
Ana Milena García Soler

 MININOTICIAS DE LA CULTURA

Semana de la cultura

Lamentamos, por desconocimiento de la misma, no poder referirnos a la programación de la semana cultural. Pese a circular desde hace más de un año como expresión ciudadana y cultural, llegando siempre a las oficinas de la Administración Municipal, POETINTOS no es tenido en cuenta como medio de comunicación. Nuestro sincero deseo es que los actos programados, seguramente con el mejor criterio y ánimo de acertar, cuenten con la entusiasta presencia de los calarqueños. Es necesario preservar al municipio como referente cultural regional; constituye nuestro más valioso patrimonio colectivo.

Cuadernos de minificción.

Como inicio de un proyecto editorial de Leidy Bibiana Bernal y Umberto Senegal, cuyo primer objetivo es la divulgación de obras de narrativa mínima y de poesía, con preferencia de lo local, se ha presentado el primer cuaderno de minificción, con un acopio de obra en esta modalidad, del mismo Senegal. Es una bella y sobria edición que confirma la calidad literaria de su autor y al mismo tiempo abre esta nueva posibilidad para los escritores locales y regionales. En próximos ejemplares, hallaremos la obra poética de Lunero Páez y una selección de minicuento femenino universal.

 POETAS UNIVERSALES: FRANCISCO DE QUEVEDO Y VILLEGAS

De no muy agradable presencia personal, cegato (su nombre originó el nombre de unos conocidos anteojos), fiero espadachín, desafortunado amante, preso durante cuatro años, señor de un pueblo yerto (señorío que le produjo pocos honores y bastantes pleitos), Quevedo y Villegas es, por consenso, el más grande poeta español de la historia. Su pasión fue el lenguaje común y su empleo en las más diversas formas literarias. Su poemario abarca los temas imaginables, salpicado de crudeza, de humor, ironía y maledicencia; dueño de un perfecto manejo y equilibrio de los recursos del castellano de su época.

Quevedo deslumbra y aterra. Nació en Madrid en 1.580 y murió en Villanueva de los Infantes en 1.645. La aguda rivalidad con su contemporáneo Luis de Góngora, poeta también de enorme mérito, dueño de un estilo adornado y presumido de culto, por completo opuesto al de Quevedo, hizo historia en la España del siglo XVI
Nos acercaremos a Quevedo y a su obra en varias ediciones futuras de POETINTOS. Por ahora, incluimos algunos de sus conocidos poemas, en los que resaltan los elementos mencionados.

SONETO A LUIS DE GÓNGORA

Yo te untaré mis obras con tocino
porque no me las muerdas, Gongorilla,
perro de los ingenios de Castilla,
docto en pullas, cual mozo de camino;

apenas hombre, sacerdote indino,
que aprendiste sin cristus la cartilla;
chocarrero de Córdoba y Sevilla,
y en la Corte bufón a lo divino.

¿Por qué censuras tú la lengua griega
siendo sólo rabí de la judía,
cosa que tu nariz aun no lo niega?

No escribas versos más, por vida mía;
aunque aquesto de escribas se te pega,
por tener de sayón la rebeldía.

A UNA NARIZ

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,
érase un pez espada muy barbado.

Érase un reloj de sol mal encarado,
érase una alquitara pensativa,
érase un elefante boca arriba,
era Ovidio Nasón mas narizado.

Érase un espolón de una galera,
érase una pirámide de Egipto,
las doce tribus de narices era.

Érase un naricísimo infinito,
muchísima nariz, nariz tan fiera,
que en la cara de Anás fuera delito.

A LA EDAD DE LAS MUJERES

De quince a veinte es niña; buena moza
de veinte a veinticinco, y por la cuenta
gentil mujer de veinticinco a treinta.
¡Dichoso aquel que en tal edad la goza!

De treinta a treinta y cinco no alboroza;
mas puédese comer con sal pimienta;
pero de treinta y cinco hasta cuarenta
anda en vísperas ya de una coroza.

A los cuarenta y cinco es bachillera,
ganguea, pide y juega del vocablo;
cumplidos los cincuenta, da en santera,

y a los cincuenta y cinco echa el retablo.
Niña, moza, mujer, vieja, hechicera,
bruja y santera, se la lleva el diablo.

HALLA EN LA CAUSA DE SU AMOR TODOS LOS BIENES

Después que te conocí,
todas las cosas me sobran:
el sol para tener día, abril para tener rosas.
Por mi bien pueden tomar
otro oficio las auroras,
que yo conozco una luz
que sabe amanecer sombras.
Bien puede buscar la noche
quien sus estrellas conozca,
que para mi astrología
ya son oscuras y pocas.
Gaste el Oriente sus minas
con quien avaro las rompa,
que yo enriquezco la vista
con más oro a menos costa.

BURLA DE LOS ERUDITOS DE EMBELECO, QUE ENAMORAN A FEAS CULTAS

Muy discretas y muy feas,
mala cara y buen lenguaje,
pidan cátedra y no coche,
tengan oyente y no amante.

No las den sino atención,
por más que pidan y parlen,
y las joyas y el dinero,
para las tontas se guarde.

Al que sabia y fea busca,
el Señor se la depare:
a malos conceptos muera,
malos equívocos pase.

Aunque a su lado la tenga,
y aunque más favor alcance,
un catedrático goza,
y a Pitágoras en carnes.

Muy docta lujuria tiene,
muy sabios pecados hace,
gran cosa será de ver
cuando a Platón requebrare.

En vez de una cara hermosa,
una noche, y una tarde,
¿qué gustos darán a un hombre
dos cláusulas elegantes?

¿Qué gracia puede tener
mujer con fondos de fraile,
que de sermones y chismes,
sus razonamientos hace?

Quien deja lindas por necias,
y busca feas que hablen,
por sabias, como las zorras,
por simples deje las aves.

 POETINTOS ANTERIORES
Volumen 1, Nº 28 1-jun-06
Volumen 1, Nº 27 15-may-06
Volumen 1, Nº 26 1-may-06
Volumen 1, Nº 25 15-abr-06
Volumen 1, Nº 24 1-abr-06
Volumen 1, Nº 23 15-mar-06
Volumen 1, Nº 22 1-mar-06
Volumen 1, Nº 21 15-feb-06
Volumen 1, Nº 20 1-feb-06
Volumen 1, Nº 19 15-ene-06
Volumen 1, Nº 18 1-ene-06
Volumen 1, Nº 17 15-dic-05
Volumen 1, Nº 16 1-dic-05
Volumen 1, Nº 15 15-nov-05
Volumen 1, Nº 14 1-nov-05
Volumen 1, Nº 13 15-oct-05
Volumen 1, Nº 11 1-sep-05
Volumen 1, Nº 12 15-sep-05
Volumen 1, Nº 10 15-ago-05
Volumen 1, Nº 9 1-ago-05
Volumen 1, Nº 8 15-jul-05
Volumen 1, Nº 7 1-jul-05
Volumen 1, Nº 6 15-jun-05
Volumen 1, Nº 5 1-jun-05
Volumen 1, Nº 4 15-may-05
Volumen 1, Nº 3 1-may-05
Volumen 1, Nº 2 15-abr-05
Volumen 1, Nº 1 1-abr-05

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
Una publicación de CALARCARIÑO
Tel. 7427735
Buzón: poetintos@gmail.com
Editor: Hugo Hernán Aparicio R.
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"JIPAO 2005"
"JIPAO 2005"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.