Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas

Circula quincenalmente a través de cafeterías, restaurantes y establecimientos similares de Calarcá.
 EDITORIAL: EL COSTO DE LA EXPRESIÓN — OCIO NACIONAL — EL PARQUE

El costo de opinar

Muy rápido se aprende a asumir los costos materiales y anímicos del ejercicio de la libertad de expresión. Pese a nuestra lamentable carencia de tradición crítica y contestataria en cuanto atañe con los intereses colectivos; pese a la explicable dificultad de los gobernantes para escuchar y procesar con criterio amplio la opinión distinta a la suya, la misma de sus subordinados e interesados aduladores; muy a pesar también de que cada día es más estrecho el círculo de quienes pensamos y obramos con independencia respecto al poder político de turno, creemos que vale la pena persistir en ser contraparte de la balanza democrática.

Un gobernante que no aprecie ni estimule la oposición razonada a sus decisiones, que se sustraiga como sujeto natural de crítica seria y leal con el espíritu ciudadano, no puede encarnar la esencia democrática. Los ciudadanos elegimos gobernantes y administradores populares a seres humanos del común; no pequeños reyezuelos, mezquinos y soberbios tiranillos refractarios a todo cuestionamiento, dueños de la verdad revelada, inmunes al error o a la equivocación.

Reinvindicamos nuestro democrático derecho a disentir. A pesar de la malquerencia que podamos suscitar, del odio gratuito, de la burla, de la traición, del desprecio que recibamos por el calarcariñoso compromiso ciudadano que nos mueve o por nuestras posiciones ideológicas, por completo ajenas a dogmas políticos o religiosos, y expresadas siempre dentro de los límites del respeto personal, seguimos adelante. Tales actitudes, provenientes de sectores en los que campean ignorancia e incultura, nos enaltecen; nos confirman que transitamos por la senda correcta. “Ladran, Sancho, luego avanzamos”, decía Don Quijote de la Mancha.

Leales y tolerantes lectores saben que la misión de POETINTOS no puede ser forzar afinidades ideológicas artificiales con ellos, sino expresar posiciones independientes, consecuentes con la defensa del interés público, susceptibles desde luego de ser controvertidas, usando si es el caso, las mismas líneas impresas de nuestra modesta publicación.

Ocio y resaca

De los 17 días comprendidos entre el pasado 17 de junio y el 3 del presente mes, en términos oficiales sólo hubo 8 de ellos hábiles. Nueve de ocio y parranda entre sábados, domingos y tres festivos. De veras, un país agobiado por la inactividad productiva y sus perversas secuelas sociales, ¿puede darse tales licencias?

Ningún sistema político-económico, ninguna sociedad comprometida en la búsqueda de progreso imaginaría un calendario tan concesivo con la molicie. Las justificaciones a la mano hablan de turismo, de apoyo al negocio de la diversión y a otras actividades alternas. ¡Quién sabe...! país, región y municipio a media marcha, entregados al circo distractor oficial, mientras los problemas avanzan veloces...

Regresamos a la penosa normalidad que no alcanzan a ocultar la frivolidad y el ocio. Algunos escépticos creemos que, efectivamente, las fiestas aniversarias le dejan muchas cosas a Calarcá. Dejan por ejemplo la imagen nacional de un municipio donde, oculta la dura realidad, todo es abundancia, prosperidad y parranda; de una comunidad que puede darse el lujo de despilfarrar miles de millones en una plaza para supuesta satisfacción de los turistas. Nos dejan toneladas de basura, calles convertidas en sanitarios para borrachos, trastornos en la circulación de personas y vehículos, olores nauseabundos, acciones delincuenciales generalizadas, más niñas prostituídas, más drogadicción, alcoholismo, deterioro urbano, actos violentos etc. Seguramente habrán aspectos rescatables en medio del caos; pero se hace difícil valorarlos e identificarlos entre el desorden y la anarquía. Presumimos la buena voluntad de organizadores, promotores y realizadores; sin embargo insistimos en que esta celebración anual debe ser repensada en función del bien público.

El Parque Bolívar

Con sinceridad, deseábamos que la remodelación del Parque alcanzara tan contundente éxito, que nos acallara a quienes la juzgamos injustificada e inoportuna. Por desgracia para Calarcá, confirmando el refrán popular que reza, “lo que mal comienza mal acaba”, la muy costosa obra es un enorme fiasco. Casi 1.500 millones de pesos de los magros recursos públicos, mal invertidos en una loza de “concreto estampado” (saber que la carencia de esta supuesta “especialidad”, que se reduce al caprichoso manejo de una llana, sacó de concurso a los ingenieros calarqueños). Enumeramos algunas observaciones de simple sentido común, en espera de las que será hechas con criterio técnico, ajeno a nuestro alcance:

Lo positivo: - La reducción del espacio para uso vehicular con la consiguiente ampliación del área peatonal y el sistema de iluminación artificial, aunque con algunas reservas.

Lo negativo: - Incalculables perjuicios e incomodidades para comerciantes y usuarios durante un lapso mayor al previsto en el proyecto y que aún persisten.

- Apariencia ambigua entre parque y plaza, por completo desprovista de elementos identificadores de tradición y cultura propias.

- Diseño y disposición no funcional de lozas (ni siquiera bancas) estacionarias, con el consiguiente e intencional desplazamiento de habitantes y usuarios habituales del parque. Se desnaturaliza así su función de espacio de encuentro ciudadano.

- Inadecuada textura de la superficie de concreto para uso peatonal, estética y de conservación, tal como quedó demostrado tras las pasadas festividades.

- El agua, elemento básico de la arquitectura de parques, como herencia morisco-hispana, y de nuestro entorno eco-cultural, fue inexplicablemente eliminada en el nuevo diseño; esto, sumado a la mayor exposición de la loza a la radiación solar, produce un sensible y desfavorable cambio en el microclima del parque.

- El injustificado sacrificio de especies arbóreas por todos lamentado.

- Caótico, antiestético y antifuncional manejo de niveles. Los problemas que en el futuro se ocasionarán con el drenaje de aguas lluvias en la loza, en las vías adyacentes y en las edificaciones circundantes serán múltiples y costosos.

- Uso de elementos extraños a nuestra cultura como los deleznables y peligrosos bolardos o las improvisadas pérgolas metálicas de corta vida.

- Desconocimiento de la tradición que encarna el gremio de lustracalzados al negarles un espacio adecuado y digno para ejercer su profesión.

- Cambios sobre el diseño original que confirman la improvisación del proyecto y su precaria calidad técnica. Jamás se conocieron un diseño ni un presupuesto de inversión definitivos.

 NOTAS URBANAS

20 aniversario del Museo Quimbaya

Entre tanta celebración aniversaria, sorprende que ni el Banco de la República, su propietario y administrador, ni las autoridades municipales o departamentales, hayan conmemorado los 20 años de existencia del Museo Quimbaya. La importancia estética y funcional de este conjunto físico, obra de Rogelio Salmona, el más importante arquitecto del país, destinado a la preservación de la memoria histórica pre-colombina y al afianzamiento de la tradición cultural regional, ha sido un tanto menospreciada por su población objetivo, a pesar de haber merecido un premio nacional de arquitectura y haber servido como epicentro de innumerables eventos y permanentes tareas culturales. Entre otros servicios, y como parte del circuito de sub-sedes de la red de bibliotecas nacionales, integradas mediante un avanzado sistema informático, el Museo ofrece a sus usuarios todo tipo de facilidades para lectura y consulta del catálogo bibliográfico nacional, mediante un ágil servicio que permite, tanto consultas por Internet como disponer en forma física, durante un lapso de tiempo conveniente, de cualquier libro, publicación u otro tipo de materiales audio-visuales, existentes en cualquiera de sus bibliotecas.

Muy constructiva y estimulante habría resultado, la presencia de su reconocido diseñador, para fortalecer los lazos de Armenia y el Quindío con ese centro cultural que bien merece mejor reconocimiento y afecto. Aún sin conmemoración formal, nuestra agradecida felicitación al Banco de la República y a los funcionarios del Museo.

Inauguración del Parque Trascender

En contraste con la ruidosa inauguración que a la misma hora sucedía en el Parque-plaza Bolívar, donde se sepultaron 1.500 millones del erario público, directora y pacientes de la Corporación Clínica Trascender, pusieron al servicio de la ciudad el espacio que con admirable tesón recuperaron para el disfrute de todos, ubicado en la esquina de la carrera 26 con la glorieta norte. Con cero inversión oficial pero con el invaluable espíritu ciudadano de sus realizadores, puesto en cada planta sembrada, en la remoción de escombros y basuras y en el permanente mantenimiento que vienen prestándole, este parque es el símbolo vivo de amor y fe en el ser humano y en sus posibilidades colectivas. De nuevo, ¡gracias, Trascender!

 POETAS UNIVERSALES: JOAN MANUEL SERRAT

Parecerá extraño que denominemos a Serrat como poeta. No desconocemos que el mayor mérito de este cantante catalán ha sido la difusión musicalizada de la obra de su coterráneo, Don Antonio Machado. Sin embargo, en su comprensión universal, la poesía abarca ese campo maravilloso que integra música y textos poéticos; con mayor razón cuando se trata de una labor continuada en el tiempo y en la exquisita calidad de ambos ingredientes. El texto que reproducimos a continuación en algunos de sus apartes, corresponde al que leyó Serrat con ocasión del recibo del título Honoris Causa que le otorgó la Universidad Complutense de Madrid en marzo pasado.

...Yo aprendí el oficio de hacer canciones y cantar de otros que antes lo aprendieron de otros, y me hace feliz pensar que tal vez con mi trabajo he podido ayudar al aprendizaje de los que siguen.

Si he contribuido poética y musicalmente a dignificar la canción, me parece fantástico que ustedes, contemporáneos míos, me lo hagan saber y me siento muy halagado de que me lo agradezcan.

La gratitud no es una virtud frecuente; más bien lo contrario. La historia está llena de hombres que mucho han contribuido en este u otro aspecto de la vida y que no han recibido a cambio más que el desprecio y la ingratitud de sus contemporáneos, aunque coincidirán conmigo en que un hombre que disfruta del privilegio de dedicarse a una profesión que le hace feliz, que hace lo que le gusta hacer, que le pagan por hacerlo y que además constantemente percibe que la gente le quiere, más que un mérito tiene una bendición.
Y este es mi caso.

...También me alegra que conste entre los méritos que se me atribuyen el de haber contribuido a la difusión de la obra de grandes poetas españoles, pero les confieso que, al musicar poemas de Antonio Machado, de Miguel Hernández y de otros maestros, no era exactamente esa mi intención.

Lo hice porque sus poemas me conmovieron. Lo hice siguiendo el camino de otros que lo hicieron antes que yo, como Paco Ibáñez, como Raimón, como Alberto Cortez y algún otro más. Lo hice porque los versos sonaban a canciones. Canciones bellas e inteligentes que a mí me hubiese gustado escribir.

...Soy bilingüe, como los reptiles.

Aunque me reconozco catalán, soy mestizo; y, por mi origen, escribir y cantar en castellano es también una manera natural de expresarme a la que no estoy dispuesto a renunciar, de la misma forma como jamás pensé en dejar de escribir y cantar en catalán.

Si alguna vez alguien me preguntó en cual de las dos lenguas me expresaba mejor, mi respuesta fue que siempre me expreso más a gusto en la que me prohíben hacerlo.

Tal vez ustedes, al premiarme con este doctorado, han querido contribuir al esclarecimiento de uno de los misterios de la metafísica patriótica o, en términos de Antonio Machín, a resolver el dilema de:

Cómo se pueden tener dos idiomas a la vez y no estar loco.

Seguro que en esto habrá quien tenga otro punto de vista tan legítimo como el mío. Pero en lo que supongo que estarán de acuerdo conmigo es en que el hombre, al defender los valores democráticos, al enfrentarse a la discriminación y la intolerancia, al defender la riqueza del pensamiento libre y plural, no hace otra cosa que actuar en defensa propia.

Reivindico valores como la libertad y la justicia como un algo único, pues no hay libertad sin justicia, ni justicia sin libertad.

Lo hago frente a la preponderancia aplastante del dinero, valor supremo por el que se miden y se valoran las cosas y las gentes.

Reivindico la justicia y la libertad, porque reivindico la vida.

Reivindico a la humanidad en su sentido más amplio.

Reivindico a los humanos y a la naturaleza, que nos acoge y de la que formamos parte.

Reivindico el realismo de soñar en un futuro donde la vida sea mejor y las relaciones más justas, más ricas y positivas, y siempre en paz.

Y sobre todo, como un derecho que todo lo condiciona, reivindico el conocimiento como el pilar fundamental que nos sustenta y que nos caracteriza positivamente como especie.

Que esto sea digno de reconocimiento es algo que debería hacernos reflexionar acerca del mundo en que vivimos y de los valores que lo mueven.

Como decía el profesor Casares, cuando hablamos del canto y de quien lo practica hablamos de un arte que ha vertebrado la sociedad.

Yo escribo canciones para expresarme, pero también para comunicarme.

Los argumentos de mis canciones están en mí, pero también están alrededor de mí.

Son lo que yo siento, pero también son lo que me cuentan los demás.

Son lo que yo soy, pero también lo que me gustaría ser.

Son mi realidad, pero también mi fantasía.

Las canciones viven en la memoria personal y colectiva de las gentes.

Las canciones viajan y nos transportan a tiempos y lugares donde tal vez fuimos felices.

Todo momento tiene una banda sonora y todos tenemos nuestra canción, esa canción que se hilvana en la entretela del alma y que uno acaba amando como se ama a sí mismo.

...Me complace que hayan valorado ustedes esta parcela de la poesía que es la canción popular, que, además de algunas otras cosas, es una forma de acceder al conocimiento del mundo. Les puedo jurar que en la composición y en la ejecución de algunas canciones populares hay hallazgos tan definitivos como el teorema de Pitágoras o las virtudes del ácido acetilsalicílico para combatir la cefalea.

Dice el refrán que "quien canta, su mal espanta". Y es cierto. Cantando compartes lo que amas y te enfrentas a lo que te incomoda. Conjuras los demonios y conviertes sueños en modestas realidades.

Yo canto por el gusto de cantar. Cantar me da placer. Por eso, para mí, tener el oficio de cantar es un privilegio.

Aparte, siempre te dan mesa en los restaurantes.

Estoy seguro de que, por encima de todos los considerandos que se enumeran, esta distinción es el fruto de algo tan simple y preciado como el cariño. Así lo entiendo y lo agradezco.

Si para algo vale la pena vivir es para querer y ser querido. Es lo que mueve mis pasos.

Probablemente, a lo largo de mi vida no haya hecho otra cosa que lo que estoy tratando de hacer ahora mismo: que me quieran mis amigos. Y tener cada vez más. Que es la única acumulación que merece la pena en la vida y por la que no se pagan impuestos.

 POETINTOS ANTERIORES
Volumen 1, Nº 29 15-jun-06
Volumen 1, Nº 28 1-jun-06
Volumen 1, Nº 27 15-may-06
Volumen 1, Nº 26 1-may-06
Volumen 1, Nº 25 15-abr-06
Volumen 1, Nº 24 1-abr-06
Volumen 1, Nº 23 15-mar-06
Volumen 1, Nº 22 1-mar-06
Volumen 1, Nº 21 15-feb-06
Volumen 1, Nº 20 1-feb-06
Volumen 1, Nº 19 15-ene-06
Volumen 1, Nº 18 1-ene-06
Volumen 1, Nº 17 15-dic-05
Volumen 1, Nº 16 1-dic-05
Volumen 1, Nº 15 15-nov-05
Volumen 1, Nº 14 1-nov-05
Volumen 1, Nº 13 15-oct-05
Volumen 1, Nº 12 15-sep-05
Volumen 1, Nº 11 1-sep-05
Volumen 1, Nº 10 15-ago-05
Volumen 1, Nº 9 1-ago-05
Volumen 1, Nº 8 15-jul-05
Volumen 1, Nº 7 1-jul-05
Volumen 1, Nº 6 15-jun-05
Volumen 1, Nº 5 1-jun-05
Volumen 1, Nº 4 15-may-05
Volumen 1, Nº 3 1-may-05
Volumen 1, Nº 2 15-abr-05
Volumen 1, Nº 1 1-abr-05

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
Una publicación de CALARCARIÑO
Tel. 7427735
Buzón: poetintos@gmail.com
Editor: Hugo Hernán Aparicio R.
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"JIPAO 2005"
"JIPAO 2005"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.