Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas

Circula quincenalmente a través de cafeterías, restaurantes y establecimientos similares de Calarcá.
 EDITORIAL: AÑO ELECTORAL (2)

LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Analicemos un factor de distorsión de la democracia: en teoría, los partidos políticos son organizaciones de iniciativa civil, fundadas en principios ideológicos o filosóficos, en diferentes maneras de entender la sociedad, sus relaciones económicas, los problemas públicos y sus soluciones. Es obvia la importancia de los partidos en democracias maduras: traducen intereses individuales en aspiraciones colectivas; tienen ideario coherente y estructura democrática en su interior; proponen candidatos idóneos para cargos de elección; coadyuvan al control político de los gobiernos, formulan propuestas de orientación del estado, a través de proyectos normativos, y actúan, según el caso, como alternativas de gobierno u oposición. Hacen, además, que los ciudadanos participen en forma democrática en la conducción institucional de los mismos grupos y asuman actitudes de colectividad a la hora de expresar opiniones o en sus responsabilidades electorales.

En Colombia, si nos atenemos a la trágica historia pública, los partidos perdieron, si es que alguna vez lo tuvieron, su contenido conceptual. Los idearios, supuestas guías de su acción política, cedieron - desde el inicio de la vida republicana y aún en vida de nuestra galería de próceres- ante los embates del sectarismo, los odios personales, envidias, rencores, ansias de poder, insubordinación al orden legal; pasiones heredadas del ancestro mestizo que nos condujeron a la sucesión de conflictos armados del siglo XIX. Un periodo de inmovilismo ideológico y hegemonía conservadora, siguió a la llamada “guerra de los mil días”, en los primeros años del siguiente siglo; luego, la pérdida de Panamá, llegada del liberalismo al poder, abanderando reclamos sociales de la creciente población urbana asalariada, cuyo intérprete fue López Pumarejo, y la división de su partido en las elecciones de 1946, lo cual permitió un nuevo gobierno conservador.

HISTORIA RECIENTE

El sangriento desenlace de tal coyuntura, en la que un partido minoritario pugnaba por conservar el poder a toda costa, fue el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el llamado “bogotazo” y la violencia fratricida de mediados del siglo pasado. Tras ese periodo, los partidos continuaron extraviados, en manos de rancias aristocracias . Las agencias oficiales, a partir del llamado “Frente Nacional” (oscuro periodo en el cual el bipartidismo tradicional renunció a su naturaleza de confrontación ideológica, a cambio de la alternancia en el poder presidencial y la distribución burocrática), se convirtieron en enormes y dadivosas empleadoras de recurso humano, obligatoriamente avaladas por jefes o “caciques” políticos; en contratantes únicas de obras públicas y en principales clientes del comercio y la industria; todo esto en un escenario de lento desarrollo económico. Recordemos: además del aparato burocrático actual, el estado fungía como empresario en múltiples actividades, hoy en manos de la empresa privada. Al concentrar tan desmesurado poder económico, se convirtió en codiciado botín para una clase política emergente, sin contraparte de control, que rápido renunció a escrúpulos éticos e ideó los mecanismos para manejar las claves del arca pública; por la misma vía se perpetuó en el círculo del poder político.

CLIENTELISMO Y CORRUPCIÓN

Desmontado el Frente Nacional, nos legó sus vicios ya consolidados. Los partidos terminaron convertidos en agencias de empleo oficial y de corretaje comercial, dirigidos en buena parte por una casta de habilidosos politiqueros, cuando no de delincuentes. La carencia de espacios democráticos reales propició la insurgencia armada y la consiguiente reacción paramilitar que aún retrazan nuestro reloj histórico. El clientelismo, entendido como la serie de transacciones que involucran cargos oficiales, contratos, beneficios y prebendas pactadas entre los agentes del poder civil y electores individuales o “jefes” políticos, tiene hoy plena vigencia; más aún en las regiones de precaria actividad privada, como el Quindío, donde los gobiernos locales o regionales siguen siendo los mayores empleadores y contratantes. La más perversa secuela de esta práctica es la corrupción oficial, ahora en maridaje con la privada, como secuela del neoliberalismo. Durante las últimas décadas, a pesar de la vigencia de la nueva carta constitucional, hemos visto pocos cambios. Política, partidos, elecciones, siguen significando para la gente común, violencia histórica, corrupción, alianzas con los peores delitos (proceso 8.000 – narco-parapolítica), negación de la ética.

¿Sabe el ciudadano o los mismos aspirantes a cargos, cuáles son las ideas políticas que defiende el liberalismo colombiano como partido?; ¿o el partido de la U; ¿o el conservatismo? Pero en cambio sí sabe que fulano o sutano “aspiran” a tal o cual cargo porque con pocas excepciones, o bien son políticos de oficio que pueden militar hoy en uno, mañana en otro partido, o bien oportunistas, aventureros, no apegados a un ideario social, sino a las posibilidades de hacerse elegir, en la mayoría de los casos, con objetivos mezquinos o delictivos.

Así, la mayoría de colombianos nos sustraemos con cierta repugnancia de la actividad pública y dejamos campo abierto al círculo de mercaderes electorales que maquinan para su exclusivo provecho. Indiferencia, abstención electoral, tolerancia, resignación, cuando no complicidad abierta y hasta admiración por los pícaros, son actitudes que hieren de muerte la democracia y nos consumen en la actual desesperanza. En próxima edición nos detendremos en los cambios introducidos por la reforma política ya vigente, los nuevos partidos y la sentencia de la Corte Constitucional que hace claridad sobre las bancadas al interior de congreso, asambleas y concejos.

 EL TESORO DE BECERRA Por Hugo Aparicio Reyes

Del archivo de anécdotas no escritas de Calarcá, hay algunas que pueden recrearse para preservarlas del olvido. En ellas está presente la naturaleza del ser humano que somos y con el que convivimos en la aparente estrechez de la geografía municipal. Esta narración intenta respetar la objetividad de los hechos. Sin embargo, no puede olvidarse su carácter de creación literaria, en la cual está presente la imaginación del autor.

Mediaban los años sesenta del pasado siglo. Los más prestigiosos abogados locales coincidieron en el juzgado civil municipal; representaban acreencias a cargo del reciente difunto. Nadie conocía, menos aún la viuda anodina y su hija adolescente, la existencia de tantas obligaciones financieras. Los documentos no admitían dudas; tampoco ahora, la probable causa del deceso repentino.

El prestigio profesional de que gozaba en vida, su imagen de comerciante y persona acomodada, hacían suponer la existencia de respaldo material holgado. El automóvil siempre lustroso, un pequeño predio rural con la engañosa denominación de “la finca”, la casa que habitaba y el local que él mismo atendió durante décadas, sustentaban tal imagen. En pocos días, los documentos a pagar sobrepasaron varias veces los activos de la sucesión. Cundía el desconcierto entre poderdantes y apoderados; no se resignaban ante la evidente insolvencia del difunto.

Becerrita... lo llamaban con cariño algunas clientas, luego acreedoras: de no muy baja estatura, trigueño, cara redonda, frente amplia; cabello fino y escaso. Resaltaban el vestido de dos piezas y corte impecable; discretas mancornas, camisa de cuello, lazo de seda anudado como sello personal y quevedos de marco dorado. De procedencia desconocida y apellido no tradicional en la región; en la cédula expedida en 1936 se declaró nacido 22 años antes. Nombres: Luis Alberto.

De Armenia y otros municipios requerían con frecuencia sus servicios de reportero gráfico para cubrimiento de eventos memorables, reuniones sociales; con preferencia para tomas de estudio, en las cuales demostraba refinada maestría. Los resultados siempre dejaron satisfechos a los más exigentes; todos y todas sólo querían retratarse con Becerra.

Se recordó que como fotógrafo de confianza de la élite del pueblo, Becerra, además de un completo arsenal de equipos fotográficos, luces y escenografía, tenía en su estudio una caja de seguridad que usaba con frecuencia. Lo afirmaban clientes habituales. La clave, sólo él la conocía. En su interior, creían, estaba la explicación del enorme desbalance patrimonial. El menos atrevido habló de dólares, libras esterlinas, joyas, acciones...

El inventario del local comercial, de la carrera 25, confirmó la existencia del cofre; el juez procedió a ordenar su apertura, fijando fecha y citando a los apoderados de los acreedores. Iniciada la diligencia, uno de los abogados se opuso a su realización. Ante la importancia que revestía el resultado del arqueo a la caja de valores – alegaba - era necesario convocar también a la familia del fallecido y demás partes interesadas en el proceso. El argumento fue aceptado por el despacho.

La expectativa creció como espuma. A la nueva diligencia asistieron, además de los funcionarios del juzgado, los numerosos actores procesales, el cerrajero contratado para la ocasión, provisto de careta oscura, atuendo de seguridad y equipo de corte con acetileno, y gran cantidad de curiosos que pugnaban por no perder detalle.

Dama Antigua CalarqueñaComo juego pirotécnico, brillaron las esquirlas del blindaje de acero al ser cortado por el soplete. La tensión se palpaba. Cuando el maestro cerrajero pudo por fin abrir la mole metálica, hubo decepción. Sólo se hallaron cajas de cartón de similar tamaño y peso exiguo que a simple vista no contenían los valores esperados. No obstante, atendiendo el procedimiento legal, se colocaron sobre los mostradores y el escritorio, y se asignó a cada una un número de orden para el acta oficial. "Se procede a la apertura de las cajas de cartón. En la marcada con el número uno..." -dictaba el juez, copiaba el escribiente en su Rémington- "se encuentra gran cantidad de fotografías de... damas..." El estupor del funcionario era notorio y crecía a medida que una a una, miraba las imágenes. Dudó en permitir que otros asistentes pudieran examinarlas. "Caja número dos: se encuentra... similar contenido... Caja número tres..."

Tras el resultado, que invitaba a abandonar de inmediato el lugar, fue inevitable que circularan algunas fotos entre los presentes. El escándalo detonó en segundos. Unas desnudas, otras ligeras de ropas, en sugestivas poses, las imágenes de “muy distinguidas damas y jovencitas de la sociedad” calarqueña, pasaron de mano en mano. Fue difícil imponer el orden y recuperar las fotografías que alcanzaron a circular. La decisión del juez fue guardarlas en las cajas hasta nueva orden. Sí que eran el tesoro invaluable de Becerra. Quizás la razón de su quiebra económica y desaparición terrena. Cientos de fotografías que durante un buen tiempo avergonzaron, más a las recatadas familias que a las modelos.

¿Cómo logró Becerra la exclusiva colección? El secreto lo acompañó en su tumba. "Yo lo vi en el cajón el día del entierro. Quedó riéndose..." Anotó un impertinente al salir.

 NOTAS URBANAS Y CULTURALES

30 años de la Casa de la Cultura

Bien podría haberse aprovechado la idea de celebrar el 30 aniversario de la Casa de la Cultura para realizar una serie de eventos artísticos y ciudadanos que reafirmaran el compromiso cultural del municipio. De paso, se podría haber hecho un reconocimiento apenas justo al equipo administrativo saliente, presidido por doña Alba Jaramillo. Durante muchos años, en condiciones adversas, cumplieron la misión de conservar en digno funcionamiento la institución. Por desgracia, aunque para nada puede extrañar, se prefirió un evento de "relleno". A propósito, ¿cuándo estará en uso la biblioteca antigua, apenas almacenada en estantes?

Arcadio en uso de buen retiro

Los habitantes de Calarcá, muy poco inducidos en mejor sentido por nuestros gobernantes, tendemos a ignorar los méritos de personas que han consagrado especiales esfuerzos en beneficio de sus conciudadanos. El caso del licenciado Arcadio Flores, hasta hace pocos días rector del Establecimiento Educativo Baudilio Montoya, de La Bella, es uno de los que hoy llaman nuestra atención. Ignoramos el número exacto de años durante los cuales perteneció o dirigió la institución. Pero lo que sabemos con plena certeza es que fueron bastantes y fecundos en resultados. Sin pretender menospreciar otros casos dignos de aprecio, la labor educativa y administrativa que desarrolló Arcadio Flores en su centro de formación, debe ser objeto de sincera y cálida gratitud por parte de todo Calarcá. Su desempeño profesional y calidad humana, constituyen ejemplo ciudadano. Esperamos un acto de especial contenido, ojalá promovido por sus compañeros docentes a falta de convocatoria oficial. Más allá de lo anterior, nos atrevemos a sugerir que tras merecido descanso, al iniciar su gratificante jubilación, Don Arcadio pueda integrarse con la comunidad Calarqueña que tanto necesita de personas de sus calidades.

Abrazo con MilaLas "paces" con Mila

Las "paces" que le propusimos a Mila en la edición anterior, aunque eran un mero pretexto para manifestarle aprecio, por obra de su inmenso corazón, se cumplieron a plenitud. Jamás olvidaremos su llamada telefónica, la emoción que nos transmitió, ni el abrazo inmenso que nos dimos en su puerta.

¿Cómo podría ocurrir un olvido, si además amplió y enmarcó nuestra reseña para exhibirla en su grato establecimiento, orgullo de Calarcá? Nuevamente, gracias, Mila.

Portafolio de Convocatorias y Estímulos de Mincultura

El próximo 15 de los corrientes, a las 10 A.M., en lugar a confirmar, actores y gestores culturales estamos invitados para reunirnos con delegados del Ministerio de Cultura y con el Director de Cultura del Departamento, José Fernando Ramírez para socializar el portafolio de convocatorios y estímulos correspondiente al año 2007. Es muy importante la asistencia de todos los interesados.

 POETAS COLOMBIANOS: FERNANDO LÓPEZ RODRÍGUEZ

La colección editorial CUADERNOS DE POESÍA, Volumen 1, proyecto paralelo a CUADERNOS DE MINIFICCIÓN, del cual se han realizado 6, ha publicado una serie de Haiku del poeta Fernando López Rodríguez con el nombre de VECINO DEL VIENTO Y LAS CHICHARRAS. Reproducimos parcialmente la reseña biográfica del poeta, incluida en el cuaderno y algunos de sus poemas.

Nació en Cartago, Valle del Cauca. Licenciado en Ciencias Sociales, Universidad Tecnológica de Pereira; diplomado en Derechos Humanos y en Diseño de Proyectos Educativos. Obras: Cuando lloramos juntos. Tocarte y huir. Arco iris, El arte de remendar, Luna de arroz. Coordinador del Taller de poesía Gota de Agua, Director de Cantarrana, gaceta de poesía.

 

Como en alabanza,
frente al caldo humeante
las manos del abuelo.


A la orilla del río
los pies del niño
dudan: ¿agua o camino?


Única música
tu corazón
entre mis brazos.


No pasó por aquí
la cruz del cura, pero
esta agua...¡bendita!


¿Te abandonó la poesía?
Escucha
el zumbido de la abeja


Ardilla comeguayabas
¡si mi madre

te atrapara!

Cuatro padrenuestros
Entre la casa de mamá
y la tumba del abuelo


Al tendedero de mamá,
para ser pentagrama
le falta una cuerda.


No sé de ti...
pero mis chicharras
te presienten.


Para sentir el mío,
posé mi mano
sobre tu corazón.


Bajo la lluvia
corre la niña
grávida de libros


Como si fuera poco,
cuando te pienso
veo salir la luna.

 POETINTOS ANTERIORES
Volumen 1, Nº 43 15-ene-07
Volumen 1, Nº 42 1-ene-07
Volumen 1, Nº 41 15-dic-06
Volumen 1, Nº 40 1-dic-06
Volumen 1, Nº 39 15-nov-06
Volumen 1, Nº 38 1-nov-06
Volumen 1, Nº 37 15-oct-06
Volumen 1, Nº 36 1-oct-06
Volumen 1, Nº 35 15-sep-06
Volumen 1, Nº 34 1-sep-06
Volumen 1, Nº 33 15-ago-06
Volumen 1, Nº 32 1-ago-06
Volumen 1, Nº 31 15-jul-06
Volumen 1, Nº 30 1-jul-06
Volumen 1, Nº 29 15-jun-06
Volumen 1, Nº 28 1-jun-06
Volumen 1, Nº 27 15-may-06
Volumen 1, Nº 26 1-may-06
Volumen 1, Nº 25 15-abr-06
Volumen 1, Nº 24 1-abr-06
Volumen 1, Nº 23 15-mar-06
Volumen 1, Nº 22 1-mar-06
Volumen 1, Nº 21 15-feb-06
Volumen 1, Nº 20 1-feb-06
Volumen 1, Nº 19 15-ene-06
Volumen 1, Nº 18 1-ene-06
Volumen 1, Nº 17 15-dic-05
Volumen 1, Nº 16 1-dic-05
Volumen 1, Nº 15 15-nov-05
Volumen 1, Nº 14 1-nov-05
Volumen 1, Nº 13 15-oct-05
Volumen 1, Nº 12 15-sep-05
Volumen 1, Nº 11 1-sep-05
Volumen 1, Nº 10 15-ago-05
Volumen 1, Nº 9 1-ago-05
Volumen 1, Nº 8 15-jul-05
Volumen 1, Nº 7 1-jul-05
Volumen 1, Nº 6 15-jun-05
Volumen 1, Nº 5 1-jun-05
Volumen 1, Nº 4 15-may-05
Volumen 1, Nº 3 1-may-05
Volumen 1, Nº 2 15-abr-05
Volumen 1, Nº 1 1-abr-05

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
Una publicación de CALARCARIÑO
Tel. 7427735
Buzón: poetintos@gmail.com
Editor: Hugo Hernán Aparicio R.
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.