Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas

Circula quincenalmente a través de cafeterías, restaurantes y establecimientos similares de Calarcá.
 EDITORIAL: CUMPLEAÑOS Y PROPUESTA CIUDADANA

2 años en línea CUMPLEAÑOS Y SALUDABLE PAUSA

Cumple esta modesta publicación, dos años de existencia. Propicio momento para reiterar a los lectores nuestro respeto y gratitud. Tienen ustedes elementos de juicio suficientes, para valorar la coherencia entre la intención con la cual salimos a la luz, y el contenido ofrecido en las 48 ediciones quincenales. Como en la primera, en la presente, y en todas las demás, cultura y ciudadanía son los temas que nos han preocupado; un profundo y sincero calarcariño, es la fuerza que nos motiva y estimula.

Haremos una saludable pausa durante la cual rediseñaremos el formato usado hasta ahora y nutriremos el proyecto con nuevos componentes. Es curioso que el papel multicolor con el cual nos habituamos a presentar la edición, haya desaparecido del mercado, justo cuando llegamos al segundo cumpleaños. Algo tendrá que ver con el orden sincrónico que gobierna el mundo. De nuevo, mil gracias.

PLANES DE CONSTRUCCIÓN CIUDADANA

Retomemos el hilo de la "agenda Calarcá", propuesta en la edición 46 del pasado mes. En ocasión posterior, entre temas diversos que se plantearon en una de las tertulias civiles de los miércoles, el médico Luis Fernando Ortiz sugirió la elaboración colectiva de un plan de gobierno para ser presentado a los candidatos, a manera de expresión de voluntad social obligante. Tendrían ellos que manifestar su compromiso de acatar tal voluntad, para poder contar con el apoyo popular. Néstor Jaime Ocampo fue más radical. En vista de que, según su criterio, ninguno de los aspirantes a la alcaldía reúne las condiciones de idoneidad para el desempeño del cargo, ¿por qué no, se pregunta él, a manera de protesta creativa, hacerle campaña a un plan de gobierno, o mejor, a un plan de desarrollo, de construcción ciudadana, sin candidato?

Tres posiciones y otras más que se expresan en círculos cerrados, con un factor común: descontento por el estado crítico al que hemos llegado como sociedad, luego de frustrantes administraciones municipales, y frente a una oscura perspectiva para el próximo período. La precaria aptitud de quienes hemos elegido, por consiguiente el pobre desempeño de sus equipos, salvo excepciones que no ignoramos ni menospreciamos; planes de gobierno y de desarrollo carentes de marcos estratégicos, sin ánimo ni posibilidad de hacerles seguimientos o valoraciones objetivas, impiden que la función pública y el ciudadano reduzcan distancias. Las ruidosas rendiciones de cuentas no han demostrado ser herramientas efectivas de participación ciudadana. Para todos -es fácil suponerlo-, las cifras, los conceptos de ingresos o erogaciones, se presentan con la explicable tendencia a magnificar ciertos logros y ocultar fracasos, sin que existan los mecanismos ni el análisis suficiente para poder juzgarlas con objetiva mesura.

Las irreparables pérdidas, el atraso en desarrollo material y humano que hemos sufrido como colectividad mal administrada, tendrían que inducirnos a corregir la actitud apática con la que renunciamos al papel de ciudadanos; resignados, pasivos, ante la evidente crisis de credibilidad.

¿NOSOTROS, POR QUÉ NO?

Un grave indicio del estado de cosas que padecemos, es la pretensión de un gran número de personas (curiosamente ninguna mujer), varias de ellas sin mínima aptitud, para alcanzar el máximo cargo administrativo local. Si otras y otros han podido, se preguntará cada uno, si les ha ido tan bien en lo personal, en lo patrimonial, ¿porqué no yo; porqué no a mí? Habrá quien juzgue que, en cambio, se trata de una expresión democrática legítima y positiva. Pero pese a divergencias en este punto, lo que parece útil y oportuno, por ahora, es insistir en recoger ideas desde diferentes sectores acerca de lo que deseamos los cohabitantes de Calarcá para nosotros y para próximas generaciones. Si avanzamos en la construcción de una propuesta ciudadana coherente, sensata y realizable, para un plan de gobierno y de desarrollo que proyecte al municipio hacia mejores destinos, marcaríamos un hito histórico de la mayor trascendencia.

La tertulia de los miércoles, ya consolidada como espacio ciudadano de puertas abiertas, donde pluralidad y diversidad son fundamentos, se ofrece como el escenario ideal para hacer concreta esta tarea. Allí no median aspiraciones burocráticas, sectarismos ni filiaciones de ninguna especie. Ciudadanía, civilidad, son los principios que la guían.

No somos ilusos en cuanto a la atención que, de momento, pueda merecer el ejercicio. Pero estamos muy seguros; de allí saldrá algo positivo para Calarcá. En el peor de los casos, algo bastante mejor de lo que se puede obtener por procedimientos fracasados, lejanos al interés de los ciudadanos. Invitamos a las personas que deseen aportar a este acopio de ideas para que lo hagan dentro del mejor clima democrático.

 NUESTRA LENGUA (FRAGMENTOS) - OCTAVIO PAZ

Las vocaciones son misteriosas: ¿por qué aquél dibuja incansablemente en su cuaderno escolar, el otro hace barquitos o aviones de papel, el de más allá construye canales y túneles en el jardín, o ciudades de arena en la playa, el otro forma equipos de futbolistas y capitanea bandas de exploradores o se encierra solo a resolver interminables rompecabezas? Nadie lo sabe a ciencia cierta; lo que sabemos es que esas inclinaciones y aficiones se convierten, con los años, en oficios, profesiones y destinos. El misterio de la vocación poética no es menos sino más enigmático: comienza con un amor inusitado por las palabras, por su color, su sonido, su brillo y el abanico de significados que muestran cuando, al decirlas, pensamos en ellas y en lo que decimos. Este amor no tarda en convertirse en fascinación por el reverso del lenguaje, el silencio. Cada palabra, al mismo tiempo, dice y calla algo. Saberlo es lo que distingue al poeta de otros enamorados de la palabra, como los oradores o los que practican las artes sutiles de la conversación. A diferencia de esos maestros del lenguaje, al poeta lo conocemos tanto por sus palabras como por sus silencios. Desde el principio el poeta sabe, oscuramente, que el silencio es inseparable de la palabra: es su tumba y su matriz, la tierra que lo entierra y la tierra donde germina. Los hombres somos hijos de la palabra. Ella es nuestra creación; también es nuestra creadora: sin ella no seriamos hombres. A su vez la palabra es hija del silencio: nace de sus profundidades, aparece por un instante y regresa a sus abismos.

Lo que acabo de decir puede parecer demasiado abstracto pero no lo es. Mi experiencia personal y, me atrevo a pensarlo, la de todos los poetas, confirma el doble sentimiento que me ata, desde mi adolescencia, al idioma que hablo. Mis años de peregrinación y vagabundeo por las selvas y las ciudades de la palabra son inseparables de mis travesías por los desiertos, océanos y arenales del silencio. Las semillas de las palabras caen en la tierra del silencio y la cubren con una vegetación a veces delirante y otras geométrica. Mi amor por la palabra comenzó cuando oí hablar a mi abuelo y cantar a mi madre, pero también cuando los oí callar y quise descifrar o, más exactamente, deletrear su silencio. Las dos experiencias forman el nudo de que está hecha la convivencia humana: el decir y el escuchar. Por esto el amor a nuestra lengua, que es palabra y silencio, se confunde con el amor a nuestra gente, a nuestros muertos los silenciosos y a nuestros hijos que aprenden a hablar. Todas las sociedades humanas comienzan y terminan con el intercambio verbal, con el decir y el escuchar. La vida de cada hombre es un largo y doble aprendizaje: saber decir y saber oír. El uno implica al otro: para saber decir hay que aprender a escuchar. Empezamos escuchando a la gente que nos rodea y así comenzamos a hablar con ellos y con nosotros mismos. Pronto, el circulo se ensancha y abarca no solo a los vivos sino a los muertos. Este aprendizaje insensiblemente nos inserta en una historia: somos los descendientes no sólo de una familia sino de un grupo, una tribu o una nación. A su vez el pasado nos proyecta en el futuro: somos los padres y los abuelos de otras generaciones que, a través de nosotros, aprenderán el arte de la convivencia humana: saber decir y saber escuchar. El lenguaje nos da el sentimiento y la conciencia de pertenecer a una comunidad. El espacio se ensancha y el tiempo se alarga: estamos unidos por la lengua a una tierra y a un tiempo. Somos una historia.

...Y hay algo más y no menos decisivo: nuestra lengua nació en otro continente, en España, hace muchos siglos. El castellano no solo trasciende las fronteras geográficas sino las históricas: se hablaba antes de que nosotros, los hispanoamericanos, tuviésemos existencia histórica definida...

Se dice con frecuencia que la misión del escritor es expresar la realidad de su mundo y su gente. Es cierto pero hay que añadir que, más que expresar, el escritor explora su realidad, la suya propia y la de su tiempo. Su exploración comienza y termina con el lenguaje: ¿qué dice realmente la gente? El poeta y el novelista descifran el habla colectiva y descubren la verdad escondida de aquello que decimos y de aquello que callamos. El escritor dice, literalmente, lo indecible, lo no dicho, lo que nadie quiere o puede decir. De ahí que todas las grandes obras literarias sean cables de alta tensión no eléctrica sino moral, estética y critica. Su energía es destructora y creadora pues sus poderes de reconciliación con la terrible realidad humana no son menos poderosos que su potencia subversiva. La gran literatura es generosa, cicatriza todas las heridas, cura todas las llagas y aun en los momentos de humor mas negro dice sí a la vida. Pero hay más. Explorar la realidad humana, revelarla y reconciliarnos con nuestro destino terrestre, sólo es la mitad de la tarea del escritor: el poeta y el novelista son inventores, creadores de realidades. El poema, el cuento, la novela, la tragedia y la comedia son, en el sentido propio de la palabra, fábulas: historias maravillosas en las que lo real y lo irreal se enlazan y se confunden. Los gigantes que derriban a Don Quijote son molinos de viento y, simultáneamente, tienen la realidad terrible de los gigantes. Son invenciones literarias que nublan o disipan las fronteras entre ficción y realidad. La ironía del escritor destila irrealidad en lo real, realidad en lo irreal. La literatura de nuestra lengua, desde su nacimiento hasta nuestros días, ha sido una incesante invención de fábulas que son reales aun en su misma irrealidad. Menéndez Pidal decía que el realismo era el rasgo que distinguía a la épica medieval española de la del resto de Europa. Verdad parcial y de la que me atrevo a disentir: en el realismo español, aun el más brutal, hay siempre una veta de fantasía.

 NOTAS CULTURALES Y CIUDADANAS

ARJOCS Y ECOS DEL CACIQUE

La Asociación Radial de Jóvenes Comunicadores Sociales, ARJOCS, tiene el encargo de operar la Emisora Comunitaria Ecos del Cacique. Lo viene haciendo desde hace varios años, con algunos recesos por dificultades técnicas. En el momento, luego de superar la más reciente, la emisora está de nuevo al aire, con variados programas que divulgan las actividades institucionales de la Administración Municipal y de las organizaciones comunales y ciudadanas. Una voz de estímulo y de gratitud para los integrantes del grupo y sus directores, Lina María Ovalle y Diego Fernando Arroyave Jiménez.

Con la dirección de Diego Fernando, archivos de audio de Néstor Botero y edición de Luis Fernando Londoño, han realizado un C.D. titulado, CALARCÁ, una historia que perdura. Nostálgicos archivos sonoros de la Calarcá de otra época, con excelente libreto explicativo. Por su contenido y calidad, nos complace recomendarlo.

CONFERENCIA DE ARMANDO ESTRADA VILLA

En el marco de las celebraciones de Gabo y del idioma, el próximo viernes 27 de los corrientes, en el Salón Simón Bolívar, cuarto piso del edificio de la Gobernación del Quindío, el ex ministro de estado, Armando Estrada Villa, dictará una conferencia sobre "El poder político en la novelística de Gabriel García Márquez". Invita la Dirección de Cultura del Quindío.

Carrera 24 de CalarcáCARRERA 24 ENTRE CALLES 37 Y 39

Sobria y funcional la remodelación de la carrera 24 entre calles 37 y 39. En horas nocturnas se logra un efecto agradable que invita a gozarla. La observación que nos atrevemos a hacer, se refiere a los diversos modelos de luminarias que se vienen instalando en los sectores urbanos intervenidos. En la misma carrera 24 se observan por lo menos cuatro modelos diferentes, algunos descuidados e inservibles, que restan valor estético al conjunto.

 ULTRANTOLOGÍA
Con selección y prólogo de Jorge Cadavid, en 1999 se editó el libro cuyo nombre tomamos, para reproducir algunos de los poemas breves que contiene.

E. E. Cummings
(E.U., 1894-1962)

s(u
na
ho
ja
c
a
e)
o
l
edad

Augusto Ferrán
(España, 1835-1880)

Eso que estás esperando
día y noche, y nunca viene;
eso que siempre te falta
mientras vives, es la muerte.

Javier Salvago
(España, 1950)

Cayó la noche,
pesada como un fardo,
sobre nosotros,

y vimos las estrellas.

Giuseppe Ungaretti
(Egipto, 1888-1970)

Eterno

Entre la flor que tomo y la que doy
La inexpresable nada

Antonio Cisneros
(Perú, 1942)

Bolero
No me aumentaron el sueldo por tu ausencia
sin embargo
el frasco de Nescafé me dura el doble
el triple las hojas de afeitar

William C. Williams
(E.U. 1883-1963)

El Hombre
Es un extraño coraje
el que tu me das, astro remoto

brillando solitario en la mañana
¡con la que no tienes nada que ver!

Takuboku
(Japón, 1886-1912)

Me despedí de ella
con un largo beso,
de madrugada.
Lejos, no sé dónde
había un incendio

Monje Ryokan
(Japón, 1758-1831)

Se llevó todo
el ladrón -todo-
menos la luna

Juan Manuel Roca
(Colombia, 1946)

Estoy tan solo, amor, que a mi cuarto sólo sube, peldaño tras peldaño,
la vieja escalera que traquea

 POETINTOS ANTERIORES
Volumen 1, Nº 47 15-mar-07
Volumen 1, Nº 46 1-mar-07
Volumen 1, Nº 45 15-feb-07
Volumen 1, Nº 44 1-feb-07
Volumen 1, Nº 43 15-ene-07
Volumen 1, Nº 42 1-ene-07
Volumen 1, Nº 41 15-dic-06
Volumen 1, Nº 40 1-dic-06
Volumen 1, Nº 39 15-nov-06
Volumen 1, Nº 38 1-nov-06
Volumen 1, Nº 37 15-oct-06
Volumen 1, Nº 36 1-oct-06
Volumen 1, Nº 35 15-sep-06
Volumen 1, Nº 34 1-sep-06
Volumen 1, Nº 33 15-ago-06
Volumen 1, Nº 32 1-ago-06
Volumen 1, Nº 31 15-jul-06
Volumen 1, Nº 30 1-jul-06
Volumen 1, Nº 29 15-jun-06
Volumen 1, Nº 28 1-jun-06
Volumen 1, Nº 27 15-may-06
Volumen 1, Nº 26 1-may-06
Volumen 1, Nº 25 15-abr-06
Volumen 1, Nº 24 1-abr-06
Volumen 1, Nº 23 15-mar-06
Volumen 1, Nº 22 1-mar-06
Volumen 1, Nº 21 15-feb-06
Volumen 1, Nº 20 1-feb-06
Volumen 1, Nº 19 15-ene-06
Volumen 1, Nº 18 1-ene-06
Volumen 1, Nº 17 15-dic-05
Volumen 1, Nº 16 1-dic-05
Volumen 1, Nº 15 15-nov-05
Volumen 1, Nº 14 1-nov-05
Volumen 1, Nº 13 15-oct-05
Volumen 1, Nº 12 15-sep-05
Volumen 1, Nº 11 1-sep-05
Volumen 1, Nº 10 15-ago-05
Volumen 1, Nº 9 1-ago-05
Volumen 1, Nº 8 15-jul-05
Volumen 1, Nº 7 1-jul-05
Volumen 1, Nº 6 15-jun-05
Volumen 1, Nº 5 1-jun-05
Volumen 1, Nº 4 15-may-05
Volumen 1, Nº 3 1-may-05
Volumen 1, Nº 2 15-abr-05
Volumen 1, Nº 1 1-abr-05

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
Una publicación de CALARCARIÑO
Tel. 7427735
Buzón: poetintos@gmail.com
Editor: Hugo Hernán Aparicio R.
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
ALUMBRADO 2006
Alumbrado Calarqueño
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.