Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas

Circula quincenalmente a través de cafeterías, restaurantes y establecimientos similares de Calarcá.
 EDITORIAL: EL CLIMA CULTURAL CIVIL

"CALARCÁ, PARA LEER"

Apreciamos la invitación de Álvaro López para sumarnos al grupo de colaboradores de su proyecto editorial "Calarcá, para leer". Es plausible la idea de reunir en un libro, textos e ilustraciones artísticas de diferentes autores, cada uno con su propia visión, teniendo al municipio como eje temático único. Este esfuerzo editorial y financiero, en tiempos de precariedades de todo orden, representa un homenaje a nuestra esencia social.

NUEVO AMBIENTE CULTURAL

Creemos oportuno ubicar esta idea, de seguro realizable a manos de Álvaro, dentro de un ambiente cultural local que suscita relativo optimismo. Varios hechos, solo en apariencia aislados o casuales, conforman un panorama bien diferente al que percibíamos hace pocos años. Veamos: Calarcá cuenta hoy con una Casa de la Cultura habilitada en cuanto a planta física para el cumplimiento de su objeto social, que alberga la Biblioteca Municipal, bien atendida y dotada (aunque sin explicación razonable sigue en desuso la Biblioteca de la Casa de la Cultura). Circulan cinco medios alternativos de información, expresión y divulgación, impresos, en los cuales participamos personas con diversos criterios u opiniones, en formatos sencillos, de iniciativa y contenido ciudadano-cultural, sin sectarismos, matrículas politiqueras o ambición comercial: La Pulga en la Oreja, El Roble, Claroscuro, Revista Minificciones, nuestro Poetintos, son publicaciones ya acogidas en el calarcariño de ustedes, lectores.

INTEGRACIÓN DE INICIATIVAS CULTURALES CIVILES

Un recurso integrador de la actividad cultural actual, lo constituye la página web ciudadana www.calarca.net; canal de información y expresión abiertas, de alcance mundial a través de la Internet, que registra la nada despreciable cifra de 15.000 visitas o consultas mensuales, apenas comenzando su cuarto año de existencia. Además de reunir las publicaciones citadas y columnas de opinión de otros observadores independientes, ofrece a lectores interesados en Calarcá, alrededor del planeta, información histórica, geográfica, turística, fotográfica, artística, eventos, actividad de organizaciones civiles y ciudadanas, de instituciones de voluntariado social, y demás aspectos de la vida municipal. A través de estos contenidos, se consolida la tradición cultural, patrimonio invaluable de Calarcá; además, los residentes locales y los calarqueños diseminados por el mundo, fortalecen sus lazos afectivos con el terruño. Otro componente de la nueva oferta cultural, que también integra diversas actividades ciudadanas y artísticas, es el Museo Gráfico y Audiovisual del Quindío. Allí venimos renovando vínculos ciudadanos a través de las tertulias de los miércoles y las musicales de los viernes. Reseñamos también el trabajo de instituciones y personas como Henry Villada, artista que realiza una intensa labor creativa y pedagógica desde su taller de Calarcá para Colombia y el mundo; Taller Dos y su director, Mario García, quien cosecha éxitos, producto de años de labor de enseñanza gráfica; la nueva Calle del Arte, liderada por un grupo de gestores culturales; Palosanto y su sostenido empeño formativo en el arte musical; el maestro Bernardo Sánchez, preparando cantantes de alta calidad; clases de iniciación musical gratuitas dictadas en la Casa de la Cultura por un profesor que prefiere el modesto anonimato. Sin excluir, claro está, otra respetable lista de artistas, gestores y actores culturales cuya labor silenciosa ayuda a conformar un panorama renovado y alentador. Dos nuevos motivos adicionales para el optimismo: el recién constituido Consejo Municipal de Lectura, Escritura y Bibliotecas, coordinado por don Raúl Echeverri, con trabajo ya adelantado, y la elección del escritor Calarqueño José Nodier Solórzano como presidente del Consejo Nacional del Área Literaria, con asiento en el Consejo Nacional de Cultura.

CULTURA "OFICIAL"

Es lamentable sí que estos procesos ciudadanos, no encuentren correspondencia en la administración del municipio. Por una parte, se ignoran en forma intencional; por otra, se insiste en menospreciar la actividad cultural, desconociendo el Consejo Municipal de Cultura, improvisando eventos desconectados de un trazo coherente, encargando del nuevo despacho "sub-secretarial" a personas sin el perfil adecuado. Nadie exige que el funcionario o funcionaria sea experto o artista. Pero además de una figura agradable y un par de ojos de cristal Murano, es necesario contar con voluntad para la gestión, sensibilidad socio-cultural, y actitud de diálogo con el sector interesado.

 AZÚCAR AL TINTO: Por Ángel Castaño Guzmán

A propósito de la presente edición, número 50 en el orden consecutivo, Ángel Castaño, coeditor de La Avenida, desea aportar la siguiente colaboración.

Ángel Castaño Esperé a Hugo Aparicio en la entrada de la Casa de la Cultura de Calarcá. Tenía en mi morral el primer ejemplar de La Avenida, periódico que edito con Alexander Barreto, y quería que Hugo emitiera un diagnóstico sobre cómo estaba escrito. A él lo conocía por su labor como piloto de Poetintos, la primera publicación literaria en la que me animé a publicar. Pero solo lo conocía por teléfono. Yo le enviaba a Hugo los textos por correo electrónico y a los días lo llamaba para conocer su apreciación. Luego, pasaba por una librería en la que era posible encontrar un ejemplar del Poetintos de turno.

La primera vez que vi un Poetintos, el nombre me resultó tan familiar que me di una palmadita en la frente por no haberlo pensado antes. Estaba en la secretaría de la Cámara de Comercio. En una mesa, junto a esas revistas que dejan en las salas de espera, había una hojita verde. La tomé y leí una de sus caras en una sola sentada. El editorial versaba sobre un tema que no era muy atractivo para mí, algo sobre política municipal, no lo recuerdo muy bien. Pero, lo que me impresionó de veras fue la sobriedad en el tono y la estructura del escrito. Las frases eran contundentes, no daban lugar a equívocos. Otra cosa que me asombró fue la claridad mental del editorialista para hacer de un tema baladí una bella síntesis del buen escribir.

La hojita no duró mucho tiempo en mis manos. En el descuido de una mañana de aseo general, mi mamá la metió en el cesto de la basura sin que yo me diera cuenta.

Otro día, mientras acompañaba a mi papá a una ceremonia religiosa en el templo San José, vi a alguien que leía Poetintos en una silla del parque central. Me acerqué para preguntarle si sabía en dónde podía encontrar el ejemplar vigente. Mire señor, me dijo la persona, si quiere espera lo termino y se lo doy. Si, muy amable, respondí. Leyó el par de líneas que le faltaban y me lo dio. Lo leí en el atrio de la Iglesia.

En esa ocasión salió el texto de Álvaro Jaime Ospina: "La sartén por el mango", pequeña crónica sobre un intento de robo que sufrió en su casa, la oficina de calarca.net.

MIS APORTES A POETINTOS

Hugo me ha dicho en varias ocasiones que mi prosa está influida por el nadaísmo. Y, en efecto, el primer texto que publiqué en Poetintos, Rapsodia Principal, es el retazo de un relato largo, escrito en momentos en que Gonzalo Arango y demás camaradas jugaban un papel importante en mi proceso de formación. La historia trata sobre la vivencia de un grupo de poetas.

El segundo aporte que hice a Poetintos se llamó, Secuencia: La velocidad de las pistolas. Sobre él debo decir que constituyó un avance en la comprensión de lo que Vargas Llosa, en el discurso que dio cuando recibió el Rómulo Gallegos, denominó: "La literatura como fuego", y que no es otra cosa que el compromiso del escritor con la sociedad.

El tercero fue el primer paso de mi expedición en el universo de la narración urbana. Relata una anécdota construida como remedio para el vacío que sentí en el pecho cuando me dijeron que Rock Hudson había muerto de sida.

PARTE DOS

Qué honrado me siento al saber que soy uno de los primeros que conoce la publicación, dijo Hugo, después de los saludos, en la entrada de la Casa de la Cultura. Vamos, los invito a tomar café. Caminamos hasta la panadería que usa para atender las visitas. Hombre, es muy gratificante saber que se están gestando nuevas publicaciones literarias, dijo después de haber pasado el primer sorbo de café.

Más honrados nos sentimos nosotros, pienso. Si: más honrados nos sentimos por las deferencias que tiene Hugo con La Avenida.

Además, su juicio fue benévolo, en un momento en el que cualquier comentario en contra, de una persona como él, hubiera hecho aún más difícil el camino. Porque, el primer ejemplar, como en casi todos los casos, fue una tirilla de prueba, en el argot de los fotógrafos. Cuando lo hicimos no teníamos ni la más mínima experiencia en diagramación y tipografía. Sólo teníamos unas ganas desaforadas de hacer periodismo y literatura, así en el camino se quedaran jirones de nuestra piel.
 SUGERENCIA: MIRA ES QUIÉN EDITA LO QUE LEES

Ha sido tan bien recibido el formato impreso de los medios de comunicación alternativos de Calarcá, que un grupo político-religioso de enorme poder financiero, con presencia regional y local, lo adoptó -aunque sin identificarse-, con propósitos proselitistas y electorales, distribuyendo pequeños plegables sectorizados, con diferentes nombres, en el área urbana de Calarcá y Barcelona (en "El Cordillerano", por ejemplo, defienden la idea de la municipalización del corregimiento). Impresos en policromía, atribuyéndose un dudoso origen "comunitario", se han sumado a nuestras modestas hojas ciudadanas.

Desde luego, no tenemos nada en contra de ellos. Al contrario, nos parece estimulante que participen en la oferta de información de interés comunal. Pero nos atrevemos a observar que, en aras de la claridad y los principios éticos, condiciones indispensables de la labor comunicadora, se identifique con claridad el movimiento que las edita y las personas responsables de esta labor, en cualquier caso meritoria. Será el lector y nadie más que él, quien juzgue contenidos, intención, propósitos, origen de los recursos, y cualquier otro aspecto relacionado con las publicaciones.
 POESÍA COLOMBIANA: EL GRUPO "MITO"

La importancia del llamado "Grupo Mito" en la historia de la literatura y en particular de la poesía colombianas, es indiscutible. Los siete años de existencia de la publicación (1955 a 1962), con 42 números impresos, y el movimiento de quiebre estructural que logró en la estética vigente hasta entonces, fueron definitivos para insertar la producción literaria nacional, de mediados del siglo pasado, en las corrientes contemporáneas. Reproducimos un fragmento del ensayo escrito por Mar Estela Ortega González-Rubio, profesora de literatura en la Universidad Pedagógica Nacional, de Bogotá, de donde egresó con el título de Licenciada en Español e Inglés. Igualmente es egresada de la Maestría en Literatura Latinoamericana, de la Pontificia Universidad Javeriana.

Voy a detenerme ahora en los miembros que conformaban el grupo "Mito" y en los géneros que cultivaban, aclarando que si algunos de los autores no pertenecieron oficialmente al conjunto, al publicar en la revista, estaban animados por tendencias y actitudes cercanas a sus principios. Mucho mayor que los miembros normales de "Mito", Aurelio Arturo ha sido reclamado por ellos como su maestro -como los nadaístas reclamarán para sí la tutoría del antioqueño Fernando González-, y ciertamente, la actitud poética y lingüística de Aurelio Arturo, en la ruptura de los habitus modernistas y parnasianos, está más cerca de "Mito" que de "Piedra y Cielo", donde algunos intentan todavía ubicar al autor de Morada al sur (1963), volumen que consta de solo 30 poemas escritos entre 1945 y 1963, 32 años, es decir, un poema anual, para darnos una idea de la importancia que Aurelio Arturo daba al rigor y al silencio en la palabra.

Entre los miembros de "Mito", están: Jorge Gaitán Durán (1924-1962): Si mañana despierto (1961); Hernando Valencia Goelkel, quien fundó y dirigió la revista con Gaitán Durán, es fundamentalmente crítico, con una prosa rigurosa y leve, de una economía admirable; de 1959 a 1961, hizo crítica de cine en la revista Cromos; Álvaro Mutis, nacido en Bogotá, en 1923, publica: Reseña de los hospitales de ultramar (1959), poemas conocidos y comentados favorablemente por Octavio Paz; Diario de Lecumberri (1960), Los trabajos perdidos (1961); Pedro Gómez Valderrama, cuentista y novelista; Jorge Eliécer Ruiz; Fernando Arbeláez: Canto llano (1964), Panorama de la poesía colombiana (1964); Fernando Charry Lara: Los adioses (1963); Eduardo Cote Lamus: Estoraques (1961-63), La vida cotidiana (1959); Rogelio Echavarría: El transeúnte (1964), aunque los poemas de este volumen ya habían sido escritos en 1948 y 1952. Ahora, sin ser oficialmente miembros de "Mito", allí publicaron los autores caribeños: Héctor Rojas Herazo: Agresión de las formas contra el ángel (1961); Gabriel García Márquez: los cuentos "Monólogo de Isabel viendo llover en macondo", "En este pueblo no hay ladrones", y la novela El coronel no tiene quien le escriba; Álvaro Cepeda Samudio: "Los soldados" (capítulo de La casa grande). Se editaron igualmente en "Mito", textos de Baldomero Sanín Cano (1861-1957), Marta Traba, Danilo Cruz Vélez, Rafael Gutiérrez Girardot, Hernando Téllez, Jorge Zalamea, León de Greiff, Luis Tejada y Luis Vidales.

Algunos críticos han tratado de mencionar como fallas en el grupo su cosmopolitismo, su intelectualismo y también el erotismo en la poesía de Gaitán Durán. Por supuesto, en la ñoñez del medio provinciano colombiano, cualquier manifestación intelectual, científica o creativa, debía parecer extraña y hasta pedante, sobre todo cuando la ignorancia ha dado dividendos a una minoría usufructuaria de las riquezas del país. En efecto, en el afán cosmopolita de "Mito", admitieron la presencia de autores extranjeros, introduciendo en Colombia la discusión internacional para estar a la altura de los tiempos. Allí se publicaron de manera exclusiva, textos de Jorge Guillén, Vicente Alexaindre, Luis Cernuda, Carlos Drummond de Andrade, Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, Luis Cardoza y Aragón, Octavio Paz. En su deseo de romper el provincianismo secular, de crear el anti-mito para sacar al país del atraso intelectual y social en que se encontraba, se abrieron al dialogo franco con el pensamiento occidental, a múltiples tendencias e influencias foráneas. Se privilegia, en cuanto a literatura extranjera, la francesa: Saint-John Perse, Paul Valery, Rimbaud, Jean Tardieu, Jean Paul Sartre; inglesa: Ezra Pound; alemana: Bertold Brecht, Gottfried Benn, Hegel, Heidegger; latinoamericana (sobre todo México y Argentina), con Octavio Paz y Jorge Luis Borges. En el erotismo de la poesía de Gaitán Durán se siente a Bataille y a Sade; el pensamiento germanizante en Eduardo Cote Lamus, la influencia china en los poemas de Arbeláez. Ansiosos de incluir a Colombia en la contemporaneidad del mundo, aceptan todas las utopías, sin importar las procedencias; como el vagabundo Maqroll, están abiertos a los vientos de todos los mares culturales.

Para el grupo, el género principalmente cultivado fue la poesía, siguiendo el ensayo y el testimonio, y en menor grado la narrativa: Gaitán Durán (cuentos), Gómez Valderrama (relatos), García Márquez y Cepeda Samudio. Dentro del ensayo, fundamentalmente crítico, tocaron muchas disciplinas, ciencias y artes: filosofía, economía, política, historia, sociología, literatura, cine, pintura.

Desde un comienzo, los escritores de "Mito" se afirman en la búsqueda de un lenguaje horacianamente útil y dulce, bello y eficaz, riguroso y anti-retórico. El poeta "No solo debe dar respuesta a su situación, sino que tiene que hacerlo -y ahí reside la tensión- en términos de doble verdad: eficacia y belleza. Su lucha es de nuevo -y a ello llega por el camino entrañable- una lucha por la palabra, una palabra que signifique y a la vez que rutile" (F. Charry Lara, 54).
 WISLAWA SZYMBORSKA - PREMIO NOBEL 1996

Poeta polaca nacida en 1923, es considerada voz mayor de la poesía contemporánea. Le correspondió vivir los dramáticos avatares bélicos y políticos en los que se vio envuelto su país en el pasado siglo. Su poesía, espejo social de su época, contiene una visión integral y aguda del mundo, en la que están latentes humanismo, ciencia y filosofía. Obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1996.

AGRADECIMIENTO

Debo mucho
a quienes no amo.

El alivio con que acepto
que son más queridos por otro.

La alegría de no ser yo
el lobo de sus ovejas.

Estoy en paz con ellos
y en libertad con ellos,
y eso el amor ni puede darlo
ni sabe tomarlo.

No los espero
en un ir y venir de la ventana a la puerta.
Paciente
casi como un reloj de sol
entiendo
lo que el amor no entiende;
perdono
lo que el amor jamás perdonaría.

Desde el encuentro hasta la carta
no pasa una eternidad,
sino simplemente unos días o semanas.

Los viajes con ellos siempre son un éxito,
los conciertos son escuchados,
las catedrales visitadas,
los paisajes nítidos.

Y cuando nos separan
lejanos países
son países
bien conocidos en los mapas.

Es gracias a ellos
que yo vivo en tres dimensiones,
en un espacio no-lírico y no-retórico,
con un horizonte real por lo móvil.

Ni siquiera imaginan
cuánto hay en sus manos vacías.

"No les debo nada",
diría el amor
sobre este tema abierto.

LAS TRES PALABRAS MÁS EXTRAÑAS

Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.

FIN Y PRINCIPIO

Después de cada guerra
alguien tiene que limpiar.
No se van a ordenar solas las cosas,
digo yo.

Alguien debe echar los escombros
a la cuneta
para que puedan pasar
los carros llenos de cadáveres.

Alguien debe meterse
entre el barro, las cenizas,
los muelles de los sofás,
las astillas de cristal
y los trapos sangrientos.

Alguien tiene que arrastrar una viga
para apuntalar un muro,
alguien poner un vidrio en la ventana
y la puerta en sus goznes.

Eso de fotogénico tiene poco
y requiere años.
Todas las cámaras se han ido ya
a otra guerra.

A reconstruir puentes
y estaciones de nuevo.
Las mangas quedarán hechas jirones
de tanto arremangarse.

Alguien con la escoba en las manos
recordará todavía cómo fue.
Alguien escuchará
asintiendo con la cabeza en su sitio.
Pero a su alrededor
empezará a haber algunos
a quienes les aburra.

Todavía habrá quien a veces
encuentre entre hierbajos
argumentos mordidos por la herrumbre,
y los lleve al montón de la basura.

Aquellos que sabían
de qué iba aquí la cosa
tendrán que dejar su lugar
a los que saben poco.
Y menos que poco.
E incluso prácticamente nada.

En la hierba que cubra
causas y consecuencias
seguro que habrá alguien tumbado,
con una espiga entre los dientes,
mirando las nubes.


PARÁBOLA
Ciertos pescadores sacaron del fondo una botella.
Había en la botella un papel, y en el papel estas palabras: "¡Socorro!, estoy aquí. El océano me arrojó a una isla desierta. Estoy en la orilla y espero ayuda.
¡Dense prisa. Estoy aquí!"
-No tiene fecha. Seguramente es ya demasiado tarde. La
botella pudo haber flotado mucho tiempo, dijo el pescador primero.
-Y el lugar no está indicado. Ni siquiera se sabe en qué océano, dijo el pescador segundo.
-Ni demasiado tarde ni demasiado lejos. La isla "Aquí" está
en todos lados, dijo el pescador tercero.
El ambiente se volvió incómodo, cayó el silencio. Las verdades generales tienen ese problema.
 POETINTOS ANTERIORES
Volumen 1, Nº 49 15-abr-07
Protagonista: La Arepa
Volumen 1, Nº 48 1-abr-07
Volumen 1, Nº 47 15-mar-07
Volumen 1, Nº 46 1-mar-07
Volumen 1, Nº 45 15-feb-07
Volumen 1, Nº 44 1-feb-07
Volumen 1, Nº 43 15-ene-07
Volumen 1, Nº 42 1-ene-07
Volumen 1, Nº 41 15-dic-06
Volumen 1, Nº 40 1-dic-06
Volumen 1, Nº 39 15-nov-06
Volumen 1, Nº 38 1-nov-06
Volumen 1, Nº 37 15-oct-06
Volumen 1, Nº 36 1-oct-06
Volumen 1, Nº 35 15-sep-06
Volumen 1, Nº 34 1-sep-06
Volumen 1, Nº 33 15-ago-06
Volumen 1, Nº 32 1-ago-06
Volumen 1, Nº 31 15-jul-06
Volumen 1, Nº 30 1-jul-06
Volumen 1, Nº 29 15-jun-06
Volumen 1, Nº 28 1-jun-06
Volumen 1, Nº 27 15-may-06
Volumen 1, Nº 26 1-may-06
Volumen 1, Nº 25 15-abr-06
Volumen 1, Nº 24 1-abr-06
Volumen 1, Nº 23 15-mar-06
Volumen 1, Nº 22 1-mar-06
Volumen 1, Nº 21 15-feb-06
Volumen 1, Nº 20 1-feb-06
Volumen 1, Nº 19 15-ene-06
Volumen 1, Nº 18 1-ene-06
Volumen 1, Nº 17 15-dic-05
Volumen 1, Nº 16 1-dic-05
Volumen 1, Nº 15 15-nov-05
Volumen 1, Nº 14 1-nov-05
Volumen 1, Nº 13 15-oct-05
Volumen 1, Nº 12 15-sep-05
Volumen 1, Nº 11 1-sep-05
Volumen 1, Nº 10 15-ago-05
Volumen 1, Nº 9 1-ago-05
Volumen 1, Nº 8 15-jul-05
Volumen 1, Nº 7 1-jul-05
Volumen 1, Nº 6 15-jun-05
Volumen 1, Nº 5 1-jun-05
Volumen 1, Nº 4 15-may-05
Volumen 1, Nº 3 1-may-05
Volumen 1, Nº 2 15-abr-05
Volumen 1, Nº 1 1-abr-05

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
Una publicación de CALARCARIÑO
Tel. 7427735
Buzón: poetintos@gmail.com
Editor: Hugo Hernán Aparicio R.
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
ALUMBRADO 2006
Alumbrado Calarqueño
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.