CALARCÁ EN LÍNEA    

  INICIO CONTÁCTENOS LIBRO DE VISITAS  
Bandera, Himno y Escudo de Calarcá. SÍMBOLOS
  HISTORIA
Leyendas
Calarcá en la Mano
Imágenes
Diversos aspectos geográficos de Calarcá. GEOGRAFÍA
Todo acerca de la FIESTA NACIONAL DEL CAFÉ. IMÁGENES
  CULTURA

Fiesta Nacional del Café

Semana de la Cultura
Casa de la Cultura
Taller Dos
Palosanto
Fund. Ecológica Cosmos
Mariposario
Tesoro Quimbaya
Reinado Comunal
  POESÍA
Baudilio Montoya
Luis Vidales
POETINTOS
 
  TURISMO
Mapa Turístico
Jardín Botánico
Parque Comfenalco
Balneario Karlaka
Balneario La Albania
Chorros de San Rafael
Peñas Blancas
La Virginia
Club Cafetero del Quindío
Finca Hoteles
 
  ENTIDADES
Cuerpo de Bomberos
Cruz Roja Colombiana
Defensa Civil
Club de Leones
Boy Scouts
Club Quindío
Damas Rosadas
Hogar Madre Esperanza
 
 
 
 
 
Lo mejor del deporte calarqueño. DEPORTES
  GUÍAS
Hoteles
Finca Hoteles
Restaurantes
Salas de Internet
Instituciones Educativas
 
 
 
 
Firme y lea nuestro Libro de Visitas. LIBRO DE VISITAS
Escríbanos, sus inquietudes serán atendidas. CONTÁCTENOS
  AGRADECIMIENTOS

Junio del 2005

hhar@hotmail.com

MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar Imagen
Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.
 
   EDITORIAL: NUESTRA PLAZA DE BOLÍVAR  
 

El pasado lunes 13, asistimos a aquello que parece ser un hecho cumplido, no sujeto a discusión ni a concertación, por advertencia expresa de la señora gobernadora. Nos referimos al proyecto de remodelación de nuestra Plaza de Bolívar. Según sus propias palabras, se trata de un “obsequio” a su pueblo natal, acordado en forma exclusiva con nuestra alcaldesa. El criterio que comparten, no susceptible de opinión diferente, es que en la lista de prioridades del municipio, la redecoración de “la salita de recibo para la visita”, de la ciudad, como la denominó en su acostumbrado lenguaje coloquial nuestra mandataria local, ocupa el primer lugar y que tal obsequio (por condición de la donante), debe estar representado en una obra física que perpetúe el nombre de la gobernadora en el recuerdo de los calarqueños.

“A caballo regalado no se le mira el colmillo”, reza un popular refrán. Sólo que en esta ocasión estamos hablando, no de un regalo, sino de la inversión de nuestros propios recursos públicos y tampoco de un bien cualquiera sino de una obra que interviene el corazón físico y afectivo de la ciudad. Con todo respeto por las jefas de las administraciones departamental y municipal, no compartimos ni el banal objetivo, ni el procedimiento empleado para decidir sobre el patrimonio ciudadano y menos aún el lenguaje con el que simplemente se notificó a la ciudadanía, condenando de antemano cualquier intento de crítica. Les cuesta demasiado a nuestros administradores públicos, entender que su papel es bien distinto al de dispensadores de dádivas, con fondos que no son de su propiedad personal sino de la comunidad que los eligió; se les dificulta asumir los retos de la práctica democrática y despojarse de actitudes feudales para construir opciones legítimas de gobernabilidad.

Bajo el riesgo de ser calificados de negativos o destructivos, nos atrevemos a opinar que nuestra comunidad, agobiada por toda suerte de carencias, bien podría haber contribuido a encontrar mejor destino para esos recursos. Mirada desde la perspectiva democrática, era una oportuna ocasión para consultar a la ciudadanía, presentándole varias opciones de inversión, procedimiento que habría dejado mejor paradas a nuestras apreciadas mandatarias y menos insatisfechos a sus gobernados. No está en discusión la calidad del diseño arquitectónico propuesto; es tema que no abordaremos aquí.

Pero, si de invertir en obras con impacto turístico se trataba, ¿cómo no pensar, por ejemplo, en un proyecto de mejoramiento integral de los espacios públicos que constituyen la “fachada” perimetral urbana?. La costumbre de enlucir los edificios, sean viviendas o de cualquier otro uso, es propia de todos los pueblos y ciudades del mundo; también el esfuerzo por embellecer los espacios comunes, calles y avenidas, tanto para goce de sus habitantes, como de los visitantes, en especial cuando se trata de localidades que fundan en el turismo una expectativa de progreso.

Lo anterior no parece aplicable a nuestra Calarcá. Por su característica de encrucijada de vías troncales nacionales, el casco urbano presenta, en los cuatro puntos cardinales, accesos viales que, salvo el construido por INVÍAS en el costado norte (aunque carente de “personalidad”, de “sabor” propio), dejan bastante qué desear, sobre todo en cuanto a la impresión visual que producen y a la carencia o descuido de elementos de amoblamiento urbano, alumbrado, museo vial, etc.

En general, la señalización vial es deficiente; los monumentos y glorietas se hallan en estado de abandono; no se observan ayudas publicitarias que inviten en forma franca y cálida a visitar el área urbana del municipio, en las cuales se presenten sus atractivos y la disposición de sus habitantes para atender al forastero. Actualmente, Calarcá es apenas un sitio de paso, de paso rápido e inevitable; no frenamos los vehículos, no enganchamos al turista. La gente entra con agrado a donde se le invita, en donde hay algo interesante para conocer, admirar o disfrutar; casi nunca por casualidad. No olvidemos que aquello que resulta de interés para el forastero, normalmente pasa inadvertido para el habitante. En fin, es apenas una de las posibles alternativas que no se consideraron a la hora de decidir el destino de la no despreciable suma de mil millones de pesos.

Todo esto nos deja el amarguillo sabor a desdén por la comunidad al que jamás debemos acostumbrarnos. Seguimos soñando ser sujetos activos, protagonistas, en lugar de simples objetos de interesados halagos.

 ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!, QUERIDA CALARCÁ

Ciento diez y nueve años es temprana edad para un municipio; para una comunidad que aún guarda nostalgias frescas de la audacia que en estas estribaciones cordilleranas erigió un sólido hogar compartido. No son buenos tiempos los actuales. La prosperidad material de otrora, el Calarcá cívico, de convites omnipotentes, de alacenas surtidas y fragantes, es un recuerdo refundido entre la incertidumbre del hoy y del mañana; nosotros, una sociedad sin trazos futuros, cohabitamos estos espacios, apenas rehaciéndonos de lustros de letargo, intentando fundarnos nuevamente en la labor creativa y tenaz y en la pacífica pluralidad, luego del forzoso viraje del mundo hacia despiadados modelos económicos donde los débiles no caben, donde el paradigma de la competitividad extrema, suplantó lo que de humanidad nos quedaba.

Pese a todo, ¡feliz cumpleaños!, querida Calarcá. Lo celebraremos con sana alegría; disfrutaremos de una semana cultural que promete sorpresas; nos sumaremos a los numerosos visitantes de todo el País que encuentran en nuestro cálido entorno una extensión de su hogar; a nuestros hermanos calarqueños, exiliados a lo largo y ancho del mundo, quienes hacen posible con su trabajo y su afecto, el relativo bienestar de sus familias; para todos tenemos un fraternal abrazo de bienvenida.

Nuestro reconocimiento para quienes dedican su tiempo y esfuerzo a la producción y realización de eventos; para los creativos que se esmeran en proponer formas más organizadas de convivencia y respeto en el festejo.

POETINTOS, aporta su calarqueñidad actuante desde nuestra modesta hoja de inspiración ciudadana y cultural. Aspiramos a multiplicar el calarcariño de propios y visitantes, convocando voluntades alrededor de esta patria verde que nos acoge y que requiere con urgencia pequeñas y grandes acciones redentoras.

 NUESTROS POETAS: BAUDILIO MONTOYA

De nuestro bardo de cabecera, poeta de la entraña calarqueña, mucho se ha escrito y quedan aún bastantes cuartillas por llenar. Sus rasgos biográficos, tan sencillos como cualquiera de sus sonetos, son bien conocidos. Nace en Rionegro, Antioquia en mayo de 1903 y a la edad de cuatro años llega con su familia a la apenas conocida aldea de Calarcá, a la cual se aferraría como su única patria. En este rincón del entonces departamento de Caldas, se hizo hombre, poeta y maestro, quién sabe en qué orden; aquí cumplió su magisterio hasta hallar eterno descanso en 1965. En su paraje de La Bella, en un pequeño parque que acusa la crueldad del olvido, yacen sus despojos.

El expresidente Belisario Betancur, prologó una selección de sus poemas, editada por la gobernación del Quindío con motivo del primer centenario de su nacimiento. De su texto, trascribimos los siguientes apartes:

EL HABLA LÍRICA DEL PUEBLO

“La poesía de Baudilio Montoya está escrita en el corazón de los caldenses y, especialmente, de los quindianos, a lo largo de los años y los años. Elaborada con los elementos vivenciales simples pero vibrantes de la hermosa comarca, de sus habitantes, de su quehacer de cada día, lo mismo aparecen en sus cantos los labriegos que sus ilusiones; o se detiene en los niños ávidos y los juguetes ricos; o se esquiva en la banalidad de los escuetos caminos de la mansedumbre y la pobreza. Tales tribulaciones hacen la esencia de esta poesía, porque Montoya gozó de otras posibilidades existenciales pero gustaba más de demorarse en la tristeza de las situaciones. Por lo mismo, digamos en su propio lenguaje que su tiempo él lo vivió con privaciones pero sin agravios. Había la resignación de la realidad cotidiana y al tiempo la inconformidad con las desigualdades establecidas.

No fue propiamente un luchador contra esas realidades sino su doliente, su fotógrafo objetivo y acongojado...

...Era un maestro antes que nada. No solo en la maestría de su obra literaria, sino en el menester de la enseñanza, en una escuela rural. Era también un clásico en el sentido del culto que rendía a la preceptiva: la rima como elemento de trabajo pero no como pleitesía. Sin haber sido un poeta social, lo social hacía parte importante de su inspiración. Por lo mismo, sus versos están recorridos por un caudal de melancolía, como ocurriera en buena parte de nuestro tardío romanticismo y principalmente en los miembros de La Gruta Simbólica. Tales temas le llegaban de manera simple, fluían del manantial campesino que bebió, en donde nació y en donde vivió. Y en el cual, desde apenas adolescente, se distinguió por la vivacidad de su inteligencia que lo llevó a ocupar cargos sobresalientes en el ámbito municipal. Y, por supuesto, a emprender tareas líricas con precocidad. Pudiera decirse que nació poeta. Y que, autodidacta, fue la poesía que recogía del paisaje y de las costumbres de su gente, su primer aliento”

 POESÍA A LA CARTA: POEMAS DE BAUDILIO MONTOYA

CANTO DE LA DESOLACIÓN

Y nada hallamos
tras de cruzar el arenal, amada.

...Hosca la inmensidad sobre nosotros
y la tierra hasta siempre desolada.

...Mejor que nuestras almas no se llamen
y en el hondo pavor que las espanta
permanezcan enhiestas en su angustia,
calladas...

...Cuando llamamos la piedad un día
sólo nos respondió su carcajada.

La vida es una trágica mentira
sobre una inmensa realidad de nada.
Si todo lo perdimos en la ruta
si no hallamos verdad en la jornada,
mientras fina la tarde que comienza
y antes de hundirnos en la sombra arcana,
mejor que nuestras almas no se digan
el desencanto cruel que las amarga.

Tú nunca medirías el abismo
que pudiera mostrarte mi palabra.

ZAIDE

Pesó lo que la lumbre sobre el viento,
lo que un lirio en desmayo sobre el día,
lo que pesa un minuto de alegría
en el dominio azul del pensamiento.

Su talle fiel, el fino movimiento
de los juncos vernáculos tenía,
y con todo su encanto, parecía
la princesa romántica de un cuento.

La supe amar con el amor más fuerte,
hasta el duro momento en que la muerte
se la llevó en su fúnebre piragua;

y hoy pienso, que en mi vida que la nombra
fue tan leve y fugaz, como la sombra
que hace un pájaro en vuelo sobre el agua.

ORGULLO SACRO

Esta sangre que auspicia mi locura,
y que me exhibe en el sentir severo,
no la heredé del español artero
que rubricó la mínima aventura.

...Ni es tampoco de aquella que en un brote
por todas las edades imprevisto,
llevó su orgullo a condenar a Cristo
y a lapidar después a Don Quijote.

La que oscuros prejuicios desmenuza,
y que yo quiero por rebelde y bella
en mi ruta de cantos, es aquella
que dejó en mis arterias Tisquezuza.

...Raza aborigen, de bondad segura,
enhiesta siempre en su valor potente,
que adoró las estrellas solamente
cuando entendió el sentido de su altura.

...Canto esa sangre así, sin levadura,
que a pesar de las luchas más ingratas,
no se mezcló jamás con los piratas
y pudo al cabo sostenerse pura.

Así también, cuando en mentida esfera
gentes insulsas dicen su nobleza,
yo levanto sobre ellas la cabeza
como mi abuelo Calarcá lo hiciera.

VERSOS DEL SAUCE

En edición anterior comentamos el poético gesto de uno de los discípulos y amigos de Baudilio, quien además de musicalizar dos de sus poemas, cumpliendo la voluntad del bardo, sembró sobre su tumba un sauce. El aludido, Hernando Novoa, nos remite unos sentidos versos, de los cuales trascribimos los siguientes:

...”Soy el sauce llorón que tú añorabas
que hoy acompaña tu solitaria tumba
quien mira tristes llegar los visitantes
a elevarte una oración en la penumbra.

Qué feliz soy al hundir yo mis raíces
y complacerte, altivo y altanero
con mi follaje de verdes esperanzas
te manifiesto, Baudilio, que te quiero”

 EVENTOS SEMANA DE LA CULTURA

*Jueves 16 de junio, 7:30 de la noche: recital poético-musical sobre PABLO NERUDA, a cargo de los cantantes chilenos Marisol Dalmazzo y Vicente Larraín; el guitarrista caleño Andrés García y los poetas quindianos Marta Lucía Usaquén y Elías Mejía.

*Lunes, 20 de junio, a las 7:30 pm., se llevará a efecto un recital de jóvenes poetas quindianos, también en la Casa de la Cultura.

*Martes 21 de junio a las diez de la mañana: conversatorio abierto al público en el Club Quindío de Calarcá, con los poetas Jotamario Arbeláez y Juan Manuel Roca.

*Martes 21 de junio, a las 7:30 de la noche, Jotamario Arbeláez y Juan Manuel Roca harán una lectura de poemas. Casa de la Cultura.

*Miércoles 22 de junio, 6:00p.m., Casa de la Cultura. Encuentro de escuelas musicales: Palosanto, Escala, Batuta, Comfenalco y otras.

*Viernes 24 de junio, 5:00p.m., Casa de la Cultura. “Talento Joven”, evento musical producido por la Corporación Palosanto.

* Desde el 21 de los corrientes y durante dos semanas, exposición memoria visual de Calarcá. Produce Luis Fernando Londoño.

 POETINTOS ANTERIORES 

 

Volumen 1, Nº 5 del 1º de junio del 2005
Volumen 1, Nº 4
del 15 de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 3
del 1º de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 2 del 15 de abril del 2005
Volumen 1, Nº 1 del 1º de abril del 2005