CALARCÁ EN LÍNEA    

  INICIO CONTÁCTENOS LIBRO DE VISITAS  
Bandera, Himno y Escudo de Calarcá. SÍMBOLOS
HISTORIA
Leyendas
Calarcá en la Mano
Imágenes
Diversos aspectos geográficos de Calarcá. GEOGRAFÍA
Todo acerca de la FIESTA NACIONAL DEL CAFÉ. IMÁGENES
CULTURA

Fiesta Nacional del Café

Semana de la Cultura
Casa de la Cultura
Taller Dos
Palosanto
Fund. Ecológica Cosmos
Mariposario
Tesoro Quimbaya
Reinado Comunal
POESÍA
Baudilio Montoya
Luis Vidales
POETINTOS
 
TURISMO
Mapa Turístico
Jardín Botánico
Parque Comfenalco
Club Cafetero del Quindío
Balneario La Albania
Chorros de San Rafael
Peñas Blancas
La Virginia
 
Finca Hoteles
 
ENTIDADES
Cuerpo de Bomberos
Cruz Roja Colombiana
Defensa Civil
Club de Leones
Boy Scouts
Club Quindío
Damas Rosadas
Hogar Madre Esperanza
 
 
 
Lo mejor del deporte calarqueño. DEPORTES
GUÍAS
Hoteles
Finca Hoteles
Restaurantes
Salas de Internet
Instituciones Educativas
 
 
 
 
Firme y lea nuestro Libro de Visitas. LIBRO DE VISITAS
Escríbanos, sus inquietudes serán atendidas. CONTÁCTENOS
AGRADECIMIENTOS

Julio del 2005

hhar@hotmail.com

MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar Imagen
Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.
 
   EDITORIAL: LAS FESTIVIDADES ANIVERSARIAS  
 

El siguiente texto recoge la opinión de un grupo heterogéneo de diez habitantes de Calarcá, quienes en forma espontánea construimos una visión acerca del tema propuesto. Sometemos al criterio de ustedes el interesante resultado.

Es obligatorio referirnos al cumpleaños del municipio, al espíritu y contenido de la celebración que a gusto o disgusto, afecta nuestra relación con la ciudad durante varios días. Tal como es costumbre, la semana cultural ha antecedido al festín. Una grata, variada, y un tanto desordenada sucesión de eventos, se tomaron calles, parques, plazas y escenarios cerrados, conformando un cálido ambiente de goce lúdico y estético. En justicia, se debe reconocer el esfuerzo de organizadores y realizadores por incluir todas las manifestaciones creativas disponibles en el municipio, por traer cultores del arte de reconocida trayectoria, en actitud de enseñanza, y por extender la programación a corregimientos, barrios y veredas.

Desde luego, es imposible dejar satisfechos a todos: actores culturales, público, y comunidad indiferente o ignorante de la programación; todo, claro está, es susceptible de mejorarse, comenzando por el presupuesto oficial destinado para la temporada. Pero lo esencial, lo destacable, es que ese espacio que dignifica nuestras propias manifestaciones intelectuales y artísticas, ofreciéndolas al deleite comunal, debe seguir siendo fundamental en el espíritu que idealmente preside la celebración aniversaria. Los procesos de formación artística que contra viento y marea adelantan las instituciones locales y regionales, cuyos sorprendentes resultados pudimos comprobar durante sus presentaciones, permiten alcanzar altos niveles de calidad en la producción de eventos como este.

A los días del arte y la sensibilidad, siguen los de la rumba. Nadie podría oponerse a la manifestación de alegría colectiva; pero, por cuenta del consumismo que nos imponen, el certamen popular que hace décadas unía el respeto y admiración a la mujer calarqueña, con el café, insignia agrícola de la región, giró hacia un modelo extraño, importado, sin carácter propio, que promociona más el consumo de alcohol al son del estruendo, que la afirmación de valores sociales positivos. A la sombra del festín, y obviamente en contra de la actividad comercial legítima, proliferan otros comercios detestables: el de seres humanos, niños y jóvenes, referido por la prensa nacional y en el cual nuestra ciudad ocupa uno de los tristes primeros lugares, el de sustancias psicoactivas, el del espacio público para lucro particular, el de alimentos sin el cumplimiento de las mínimas normas exigidas para su manipulación, el del universo de baratijas de contrabando “made in China” en desleal competencia con manualidades y artesanías locales, invisibles estas últimas para nuestro escaso aprecio y poder de compra, el de los hábiles mercaderes de diversión, venidos desde afuera, expertos en toda clase de artificios, que nutren sus patrimonios con los magros recursos de nuestra gente.

No agotamos la lista por extensa, pero entre otras reflexiones, esa cruda realidad nos suscita las siguientes: ¿quiénes, realmente, se benefician de las fiestas de Calarcá; propios o extraños oportunistas?, ¿quiénes pierden o se perjudican; extraños o víctimas locales obligadas a soportar abusos, excesos y desaseo?, ¿porqué se le da más trascendencia al jolgorio etílico que al contenido cultural, siendo este el de nuestra propia entraña?; ¿porqué se ignoran las normas elementales de prevención de desastres, insistiendo en atiborrar de público zonas de riesgo, sin respetar siquiera el acceso a hidrantes en caso de incendio, ni vías para posibles evacuaciones de emergencia?; ¿cuánto gasta la Administración Municipal en la realización de la semana cultural y cuánto en la de rumba, incluyendo los efectos posteriores? (no se nos diga que la Corporación asume todos los costos; todos sabemos de los saldos en rojo y quién los cubre); ¿porqué se imprime el programa cultural en forma tan modesta, limitada al ámbito local y en cambio el otro en impecable formato policromo de difusión nacional?; la última, ¿porqué se estimulan el desenfreno y la parranda, de espaldas a la angustiosa realidad laboral, social y económica de Calarcá y en desmedro de su valor cívico y ciudadano?. No ignoramos los avances logrados en la adecuada reubicación del comercio persa y en la interesante programación deportiva; pero...

Un ejercicio de convivencia nos tendría que convocar a la reflexión y al debate acerca de estos temas. El sosiego de los próximos meses y una convocatoria incluyente, pueden propiciarlo.

 ¡GRACIAS!

La expresión de gratitud nos obliga hoy a emplear este espacio. A través de los tres meses y seis ediciones de vida y con ocasión del acto "Vuelo de Palabras", en el cual se presentaron obras literarias locales y regionales, entre ellas POETINTOS, son incontables las manifestaciones de simpatía y solidaridad que hemos recibido, tanto en forma personal como por correo electrónico. Las aceptamos con sincera modestia, no como halago, sino con la certeza de estar acertando en el logro del objetivo vertebral: propiciar el reencuentro de las almas calarqueñas con su identidad colectiva.

Gracias mil a quien inspira CALARCARIÑO desde el anonimato; a personas como Leydi Bibiana Bernal, laboriosa trabajadora e investigadora literaria quien nos colabora en la presente edición, sección de Poesía a la Carta, a Umberto Senegal, conocedor de POETINTOS y su filosofía desde su categoría de sueño, al grupo de Teatro Azul por su estímulo, a Gladys Sierra de COMFENALCO y Alejandro Herrera de RCN Radio, quienes en un exceso de calarcariño nos han adoptado en sus afectos intelectuales. A Nestor Jaime Ocampo, defensor público de Calarcá, a Marco Antonio y Paulita, abnegados formadores de talentos musicales desde PALOSANTO, a Luis Fernando Londoño, quien nos ofrece su invaluable archivo fono-visual del municipio y la región, a María Eugenia Trujillo y Carmenza Ospina por cómplices.

Capítulo especial en nuestra gratitud para Álvaro Jaime Ospina. Su página www.calarca.net ha sido el hogar electrónico de POETINTOS desde la primera edición; a través de ella, con más de seis mil visitas registradas a la fecha, hemos podido llegar al calarcariño de coterráneos en el mundo entero. Ocasión habrá para que nuestra comunidad reconozca el trabajo militante (quijotesco, dirán algunos) de este calarqueño de alma gigante y generosa.

Y gracias a todos ustedes, apreciados lectores; deseamos que encuentren siempre, en estas páginas un producto digno de su atención.

 POESÍA A LA CARTA: LOS POETAS LE CANTAN A CALARCÁ

Con motivo del aniversario de nuestro municipio, se incluye una muestra fragmentaria de poemas dedicados a Calarcá. Hacen parte del libro inédito Cantos a Calarcá, recopilación que hace desde algún tiempo atrás, la joven historiadora Leidy Bibiana Bernal Ruiz. Dicho trabajo reúne más de un centenar de poemas y composiciones, de diversos autores regionales, dedicados al paisaje, las costumbres, los personajes y su desarrollo histórico.

De Luis Vidales
YO DIGO CALARCÁ

Yo digo Calarcá y el sueño viene
lento el paso en el aire de la alcoba.
Cara de día ausente el niño tiene.
Y el año siete corre por la hora.

Yo digo Calarcá y algo me sabe
a lulo a granadilla y dulumoca.
Y digo “pescador”, y la quebrada
en mis corrientes años desemboca.

De Rodolfo Jaramillo Ángel
CANTO A CALARCÁ

Naciste de la selva milenaria
en el grito del hacha y la plegaria
arrancada del alma por la fe;
te besaron cascadas rumorosas,
te arrullaron las auras milagrosas
y el canto de pasión del Dios-te-dé.

De Baudilio Montoya
TIERRA CALARQUEÑA

Porque en tu amor, la adolescencia mía
bebió embriagada tus mejores mieles,
y a la olímpica paz de tus laureles,
Pan me enseñó tus cañas de armonía .

Por tu luz, por el oro de tus cielos,
por el vigor de todos tus anhelos
hacia el progreso en férvidas cuadrigas,

Digo en tu gracia el ritmo de mi canto,
y porque ayer, a tu cuidado santo,
mi madre se nutrió de tus espigas.

De Margel Londoño
SEMBLANZAS

Calarcá, templo del sol
y cuna de semblanzas,
donde canta el ruiseñor
y se vive la esperanza.

Es la reina del café.
Entre sus verdes plantíos
florecen chapoleras
dándole paso al amor
y al arriero que camina
hacia las fuentes del río

De Evelio Arbeláez Aristizábal
HIMNO A CALARCÁ

Coro

Salve, cuna de mi sangre,
salve origen de mi voz;
oye, tierra, mis bambucos ,
que son bambucos de amor.

I
Calarcá de las leyendas
y la ignota tradición,
de prosapia milenaria
y de mítico blasón.

De Libaniel Marulanda
VOLVER EN JUNIO
(Bambuco)

Hay trasteo de quimeras
Amarradas con recuerdos.
La nostalgia se pasea
en el yipao del tiempo.

Un bambuco se libera
de sus lejanos silencios
de Bataclán a La Bella
Calarcá de mis cafetos.

 INVITACIONES

POETINTOS desea extender varias invitaciones. A los calarqueños residentes en el exterior, en Colombia y en el mismo municipio, visitantes de www.calarca.net/poetintos, a vincularse en forma personal e incluir a familiares y amigos en una red de calarqueños en el mundo, cuyos propósitos, además de las concesiones que le hacemos a la nostalgia y al recuerdo, pueden relacionarse con el afecto al disminuido Calarcá de hoy y con el compromiso compartido para soñar y realizar uno mejor para todos. Entendemos que el grupo humano de Calarcá en el exterior y en el país es numeroso, que hay en el, calarqueños en disposición de aportar ideas, trabajo y hasta recursos materiales para una empresa ambiciosa como esta. La propuesta que entre todos haríamos concreta, puede llegar a ser una especie de Calarcá virtual (según expresión de Néstor Jaime Ocampo), con todos los campos de actividad e interés propios de una comunidad viva en busca de su promoción integral. Ahí echamos a rodar esa bola que recoge varias ideas, hasta ahora tema de tertulias informales. ¿Se pueden imaginar ustedes lo que sería una experiencia como esta para comunidades de toda Latinoamérica y el mundo?

La siguiente invitación es para que nos ayuden a enriquecer el formato y los contenidos de POETINTOS. Sus comentarios de viva voz o a través del correo electrónico son muy importantes.

Igualmente estamos dispuestos a acoger colaboraciones publicables, cuyas únicas condiciones son el respeto en el contenido, la pulcritud en los textos y el tratamiento de temas afines a la propuesta ciudadana y cultural. Estamos abiertos para la opinión diversa.

 BREVE DECLARACIÓN DE MOTIVOS, OBJETIVOS Y PRINCIPIOS

Llegamos a la séptima edición y nos parece oportuno, en su contexto, darles a conocer algunas notas acerca del pensamiento que guía esta publicación. En próximas ediciones continuaremos.

*POETINTOS asume y aprecia como valioso patrimonio social, la tradición literaria de Calarcá y del Quindío, reconocidas en el contexto nacional, aunque también percibe una lamentable desactivación del proceso cultural que, esa misma tradición, debería sostener.

* El paulatino agotamiento de tal bien colectivo, constituye un motivo de preocupación pues supone una grave pérdida de identidad del municipio en un momento histórico de radicales cambios socioeconómicos. Hoy, más que nunca, se requieren fortalezas que prevengan la erosión social y el deterioro generalizado de la calidad de vida.

*Creemos que la promoción de los valores intelectuales y artísticos dentro de una comunidad, denota con claridad el nivel de desarrollo humano y las posibilidades de ella frente a los retos del futuro.

*POETINTOS desea aportar con decisión al proceso de rescate de valores culturales calarqueños y regionales, teniendo claro que si las debilidades son incontables, mayores tienen que ser los empeños en superarlas.

*POETINTOS es, hasta ahora, un producto individual. Para hacerlo viable, ha sido necesario un esfuerzo de aprendizaje múltiple, cuyos resultados juzga el lector. Sin embargo, tenemos claro que, para darle real sentido y solidez como promotor de procesos, debemos evolucionar con rapidez hacia un esquema que comprometa un grupo de activistas culturales, donde la pluralidad, la diferencia y el compromiso sean baluartes.

 POETINTOS ANTERIORES 

 

Volumen 1, Nº 6 del 15 de junio del 2005
Volumen 1, Nº 5 del 1º de junio del 2005
Volumen 1, Nº 4
del 15 de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 3
del 1º de mayo del 2005
Volumen 1, Nº 2 del 15 de abril del 2005
Volumen 1, Nº 1 del 1º de abril del 2005