Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio    Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 NOTRE DAME DE LOS NIÑOS

Por Hugo Hernán Aparicio Reyes (poetintos@gmail.com)

Del Calarcá bucólico de infancia y adolescencia, años 80, a la tórrida selva del África ecuatorial durante las últimas dos décadas. Antes, varios lustros de labor, finales del siglo anterior, en reservas indígenas colombianas de Cauca, Nariño y Putumayo.

Instalaciones del hogar de Nubia SabogalHogar de Nubia SabogalNubia Sabogal con sus hijos

CALARQUEÑO-CAMERUNENSES

Nubia Sabogal sonríe entre los rostros morenos brillantes y los cuerpos longilíneos de sus dos hijos preadolescentes, ambos con nacionalidad colombiana y camerunés, Jean Pierre y José Fernando. Entretenidos en sus juegos e intereses, en continuas novedades y hallazgos de su país adoptivo recién descubierto, solo a ruego acceden a la toma fotográfica. Hace pocos minutos, exhaustos, han regresado de un día de diversión en el Parque Nacional del Café. Nativos de la antigua colonia anglo-francesa, hoy país independiente –por lo menos en lo formal aunque con fuerte dependencia de París-, situado en la costa occidental del continente africano, golfo de Guinea, con Congo, Gabón, y Guinea Ecuatorial como vecinos limítrofes en su extremo sur, son sus pupilos predilectos, sus hijos, ya registrados en Colombia. "Recibí a los gemelos cuando eran apenas cuerpecitos sanguinolentos, de escasos gramos de peso, extraídos del vientre de una madre en agonía". No obstante ser los más cercanos al cariño de Nubia, además por no tener vínculo con ninguna de las tribus que ejercen derechos reales sobre otros de sus protegidos –"los señalan al nacer y pasan a ser más de la tribu que de sus padres biológicos"-, son apenas dos entre su grupo de 40 niños de ambos sexos, diez de estos no internos, procedentes de diversas regiones y etnias de las cercanías a su hogar situado en el sur de la República de Camerún. Para todos, sin distingo alguno, nuestra entrevistada es simplemente y con todas las implicaciones, su mamá. Uno de ellos falleció días antes mientras Nubia asistía en Calarcá a los 80 años de su padre, Álvaro; cuota de dolor en medio de la celebración familiar que convocó a hermanos desperdigados por el mundo. Sus antepasados, con origen en el oriente cundinamarqués, migraron al promisorio Quindío despuntando el siglo XX.

FOGER NOTRE DAME

Ella y la institución que preside, Foger Notre Dame de Nazareth, atienden población infantil en abandono, orfandad, o en caso nada extraño, repudio, por tradiciones tribales que, entre otras actitudes imposibles de comprender para la lógica occidental, rechazan a los hijos de madres fallecidas durante o a consecuencia del parto, por considerarlos portadores del mal. "Cumplimos 10 años de labor en nuestra sede actual ubicada en zona rural de Ebolowe, sur del país, relativamente cerca de su capital, Yaundé, en un terreno de 5.000 metros cuadrados recibido en donación. Escogí la zona al comprobar la aguda pobreza de sus habitantes y la ausencia de labor social. En la actualidad disponemos de instalaciones sólidas y equipamiento para el adecuado cuidado de nuestros niños". Es la materialización, no solo del sueño de una misionera católica, hoy seglar, entregada en cuerpo y espíritu a la causa de la niñez en extrema vulnerabilidad, sino de un proyecto concebido con plena conciencia en cuanto a objetivos y posibilidades, llevado a cabo de manera racional, sin renuncia de afectos o emociones; en este, además de lo material, ella ha invertido la experiencia acumulada durante años de abnegada praxis social.

UNA VIDA EN MISIÓN

La futura misionera, con apenas 17 años de edad, ingresó al noviciado de las Hermanas Vicentinas; congregación con presencia histórica en Calarcá donde regentó durante varias décadas el hospital local y el Colegio San José. Como religiosa con aptitud y ánimo de servicio, fue destinada a regiones del sur de Colombia. "En comunidades indígenas marginadas conocí miserias, la incuria por parte del Estado, con la niñez indefensa como principal víctima". En tan duro entorno definió y fortaleció su propósito de entrega personal a ese doliente sector social. Quiso entonces profundizar en su vocación sumándose al trabajo de la Comunidad en África. Previo un periodo en la casa principal de las Vicentinas en París donde aprendió el francés básico y recibió adiestramiento, fue enviada a Camerún donde se desempeñó como Madre Superiora; aunque, a despecho de su voluntad, se sintió ajena al trabajo de campo, al contacto con los nativos. "Mi tiempo y esfuerzo los dedicaba a manejar monjitas, a labores administrativas de rutina". Fue inevitable confrontar aquellas responsabilidades con su anhelo de labor concreta, directa, en favor de la niñez. De común acuerdo con sus superioras, tras siete años de permanencia en aquel país, decidió separarse de la comunidad religiosa para emprender sola, por su cuenta y riesgo, un proyecto ya vivo en su mente. La gestión de recursos se inició en París. Allegando magras reservas propias y convocando voluntades de efectivos aportantes, pronto tuvo lo necesario para regresar a Camerún y emprender la primera etapa constructiva de un hogar para infantes que demandó un año. "Me propuse hacer algo sólido, durable, con materiales de buena calidad. Tan pronto hubo un techo, instalé allí mi colchón. Al principio cocinábamos con petróleo; hoy lo hacemos en una estufa de leña". Erigidas las edificaciones primarias quedaban por asegurar nada menos que los fondos para el sostenimiento y progreso de la obra, además de necesidades eventuales. "Un grupo de entusiastas dispuestos a colaborar, me había planteado en París un reto: construya lo proyectado. Si eso se cumple, cuente en adelante con nuestro apoyo".

SOPORTE FRANCÉS

Nació así en 2004 ASEC (Appel Solidarité Enfants du Cameroun), asociación civil francesa, constituida con un fin específico: apoyar en lo financiero y acompañar en lo humano, en lo social, la obra de Nubia Sabogal, a quien se le reconoce pleno liderazgo. Basta visitar la página web institucional de la entidad (www.enfantsducameroun.org) para comprobarlo. Con Pierre Nicolas Carissan, presidente, su esposa Valerie, encargada de las comunicaciones, Jean-Pierre Gremet, Secretario General y Marie-Françoise Grillet-Jacquart, tesorera, más un centenar de miembros donantes, entre permanentes y casuales, ASEC se convirtió en el soporte del gran hogar de Nubia y sus niños. Diez años de permanente apoyo durante los cuales de manera directa o a través de gestión con otras organizaciones humanitarias o con la empresa privada, con Nubia como garantía de seriedad y buen manejo, han hecho posible, no solo el sostenimiento de la obra, sino su visible progreso: ampliación y mejoramiento de la planta física, dotación de mobiliario e implementos, adquisición de vehículos para el transporte de la directora y de los niños, acceso de estos al sistema educativo, entre otros avances.

¿CÓMO ES CAMERÚN?

Aquí la wikipédica respuesta: Área, 475.400 kilómetros cuadrados. Población, 15,5 millones, población urbana, 49.6%. Expectativa de vida, 48,4 años. Mortalidad infantil, 9,6%, analfabetismo, 28%. Recursos agrícolas exportables: aceite de palma, maderas, algodón, café, cacao. Ingreso per cápita, U.S.$560. Deporte nacional, el fútbol, con el legendario Roger Milla en la memoria colectiva. "Cómo hablar mal del sitio donde se vive o labora. De Camerún puedo decir que su economía es precaria, escasas las oportunidades laborales; se disfruta, por lo menos en el sur del país de un ambiente pacífico, sin delincuencia organizada; abundan los recursos naturales, hay estabilidad política, aunque puede verse también como factor de estancamiento –el país es gobernado desde 1982 por Paul Biya, recién reelegido para un nuevo periodo-, son fuertes las influencias tribales que algunos creen, frenan o retrasan cambios necesarios. La acción estatal es lenta o no se percibe. Un ejemplo: la distancia del Hogar al mar se cubre normalmente en una hora por una vía medianamente transitable; sin embargo, hace meses hubo un derrumbe y no ha sido posible su remoción. El efecto: llegar al mar exige dar un rodeo que tarda seis o más horas. Por lo demás, en lo personal, soy receptora de respeto y aprecio, vista y tratada como "la hermana". Hay mucho por hacer en el aspecto social; nosotros intentamos aportar".

HOGAR EN CAMERÚN

Nubia, ¿qué es, qué quiso usted que fuera Foger Notre Dame de Nazareth? "Simple y complejamente un hogar para niños desprotegidos, con mamá incluida. Además de un sitio físico donde pueden vivir en amor y dignidad, es un lugar de formación integral para la vida, con garantías de salud, educación, desarrollo personal, sin aislarlos de la realidad social de su país, de sus propios orígenes y lazos étnicos; más bien ayudando a integrarlos con el entorno". Su formación, vínculo y trayectoria como religiosa, ¿cómo influyen en su obra? "El nombre del hogar es la respuesta. Mi convicción se reafirma; la relación con la curia camerunés y con mi antigua Comunidad es excelente. Me visitan con frecuencia e interactuamos. El obispo conoce y respalda nuestro trabajo; la curia, los sacerdotes, son mucho más cercanos a la gente que en Colombia, Incluso en asuntos como el celibato. No es extraño que tengan compañera e hijos; eso los limita bastante pues deben asumir responsabilidades de cabeza de familia, y desde luego los sitúa al margen de las normas. Allí la presencia católica es reducida; predominan los musulmanes, por suerte moderados, no fundamentalistas, y los evangélicos". ¿Ha encontrado colombianos? "Curiosamente solo uno, sacerdote, recto, ejemplar, pero vive muy distante de Ebolowe". ¿Qué relación ha establecido con las autoridades locales y del país? "Cordial, de cooperación, pero siempre de nosotros hacia ellos; ven en "los blancos", en sus obras, sean sociales o no, gente rica, privilegiada, de quien pueden servirse; jamás al contrario. Con frecuencia, funcionarios del equivalente al ICBF vienen y nos dejan niños abandonados; presumen que tenemos la obligación de recibirlos".

¿Cuántas personas conforman su equipo? "El trabajo directo con los niños lo realizamos tres personas; otras, como el conductor, el encargado de mantenimiento, y voluntarios amigos del hogar, igual colaboran. Los niños cumplen su educación elemental en el Hogar; el ciclo medio lo cursan en diferentes instituciones cercanas para lo cual se les presta el servicio de transporte. Ha sido imposible encontrar voluntarias colombianas dispuestas a una misión como esta. Lo primero que preguntan es cuánto van a ganar y por cuánto tiempo". Nubia, su trabajo, más que al adoctrinamiento religioso, a la temida conversión de infieles, parece orientado a lo humano, a la asistencia material y espiritual de los niños... "Cierto. Ante todo queremos proporcionarles un ambiente donde, satisfechas las necesidades básicas, puedan ellos descubrir y desarrollar sus propias potencias. La formación ética, en valores espirituales e intelectuales, va simultánea con el mensaje religioso. Todo, insisto, sin sustraerlos de su realidad. Yo misma envío los niños con vínculo tribal para que compartan celebraciones con los suyos, aprendan su dialecto, tradiciones, costumbres, para que los ancianos, máxima autoridad interna, les den consejo y guías de comportamiento. ¿Y la educación? "En general es buena, aunque la fuerte influencia francesa contrapuesta a las tradiciones, impiden la llegada de nuevas ideas, la apertura al mundo exterior.

Finalmente, Nubia, por qué Camerún, África, y no Colombia. "Es sencillo; allá me necesitan más que acá".

 POETINTOS ANTERIORES

Laura del Sol en China
Laura del Sol Jiménez
Carta abierta al alcalde municipal de Calarcá
Calarcá, Sistema vial y transporte
De livianos mandatos
El ocaso del soberbio
Baraja electoral y agenda Calarcá
El cincel de Fermo
De pastores y fábulas
Calarcá: oportunidad malograda
Los étimos del musageta
Tras las huellas del poeta (2a. parte)
Tras las huellas del poeta (1a. parte)
Pero no, no y no
Volumen 2, Nº 59 1-feb-10
Tres días de vida
Sismoconfidencias de María
120 kilómetros con William Ospina
¿Luz al final del Túnel?
Volcán Machín, Túnel de La Línea y Veeduría
Volumen 2, Nº 58 1-oct-08
De visita en el Ecoparque Peñas Blancas
Volumen 2, Nº 57 1-sep-08
Entre "El Solar" y "Crearte"
Volumen 2, Nº 56 1-ago-08
Volumen 2, Nº 55 1-jul-08
Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales
Volumen 2, Nº 54 1-jun-08
Olgalucía Jordán, fotógrafa de alma entera.
Volumen 2, Nº 53 1-may-08
Volumen 2, Nº 52 1-abr-08
Adiós a un grandote
Volumen 1, Nº 51 15-may-07
Volumen 1, Nº 50 1-may-07
Volumen 1, Nº 49 15-abr-07
Protagonista: La Arepa
Volumen 1, Nº 48 1-abr-07
Volumen 1, Nº 47 15-mar-07
Volumen 1, Nº 46 1-mar-07
Volumen 1, Nº 45 15-feb-07
Volumen 1, Nº 44 1-feb-07
Volumen 1, Nº 43 15-ene-07
Volumen 1, Nº 42 1-ene-07

Volumen 1, Nº 41 15-dic-06
Dachiagore Drúa
Volumen 1, Nº 40 1-dic-06
Volumen 1, Nº 39 15-nov-06
Volumen 1, Nº 38 1-nov-06
Volumen 1, Nº 37 15-oct-06
Volumen 1, Nº 36 1-oct-06
Volumen 1, Nº 35 15-sep-06
Volumen 1, Nº 34 1-sep-06
Volumen 1, Nº 33 15-ago-06
Volumen 1, Nº 32 1-ago-06
Volumen 1, Nº 31 15-jul-06
Volumen 1, Nº 30 1-jul-06
Volumen 1, Nº 29 15-jun-06
Volumen 1, Nº 28 1-jun-06
Volumen 1, Nº 27 15-may-06
Volumen 1, Nº 26 1-may-06
Volumen 1, Nº 25 15-abr-06
Volumen 1, Nº 24 1-abr-06
Volumen 1, Nº 23 15-mar-06
Volumen 1, Nº 22 1-mar-06
Volumen 1, Nº 21 15-feb-06
Volumen 1, Nº 20 1-feb-06
Volumen 1, Nº 19 15-ene-06
Volumen 1, Nº 18 1-ene-06
Volumen 1, Nº 17 15-dic-05
Volumen 1, Nº 16 1-dic-05
Volumen 1, Nº 15 15-nov-05
Volumen 1, Nº 14 1-nov-05
Volumen 1, Nº 13 15-oct-05
Volumen 1, Nº 12 15-sep-05
Volumen 1, Nº 11 1-sep-05
Volumen 1, Nº 10 15-ago-05
Volumen 1, Nº 9 1-ago-05
Volumen 1, Nº 8 15-jul-05
Volumen 1, Nº 7 1-jul-05
Volumen 1, Nº 6 15-jun-05
Volumen 1, Nº 5 1-jun-05
Volumen 1, Nº 4 15-may-05
Volumen 1, Nº 3 1-may-05
Volumen 1, Nº 2 15-abr-05
Volumen 1, Nº 1 1-abr-05

 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio       Escríbanos sus inquietudes        Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
"YIPAO"
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.

 

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!