Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 BESTIARIO QUINDIANO: EL MERMUDIO

El mermudio quindiano habita lugares fríos del departamento. Adora la neblina, con la cual se viste y acicala. Vuela cuando nadie lo observa, aunque no resiste la tentación de caminar tras las personas que recorren sin prisa los caminos rurales de la región.

Duerme sobre ramas del balso, cuando este descansa de sus leves desplazamientos por la montaña.

Lo atemorizan las luciérnagas, el arcoiris, las libélulas y en particular las ancianas campesinas que rezan en voz alta el rosario, o que le gritan coplas a La llorona, varios folclorólogos de la región, mencionan la amistosa proximidad que hay entre el Mohan de La Sonadora y el mermudio. Quienes tienen la fortuna de ver un mermudio, dicen que en realidad no vuela por sí mismo, sino que conoce el secreto de las corrientes de aire para dejarse elevar por el viento.

Algunos parapentistas los han encontrado por el sector de Navarco, en Calarcá. Un mermudio volador puede pasar a gran velocidad por nuestro lado, como ráfaga de color o vibración musical, O, si la persona ha sembrado un guayacán, pasar lento por su lado, desplanzándose a paso de balso. El principal alimento del mermudio es el rocío que se congela sobre palmas de cera en Cocora. Los calarqueños que han encontrado mermudios en los cafetales, o en algún platanal por las fincas de Barcelona, afirman que tienen rostro de bebé. Segundo Henao, fundador de Calarcá, en su libro La miscelánea (Imprenta Calarcá, 1921) relata su encuentro con un mermudio, cuando se extravió buscando la laguna de Maravélez.

Nido Transparente de Mermudio Una cualidad del mermudio es hablar siempre con frases palindrómicas. Algunas teorías sobre el origen de los palíndromos, atribuyen a los mermudios europeos la invención del palíndromo. El poeta griego Sotades, menciona a un mermudio anciano, oriundo de Creta, de quien aprendió las normas básicas para elaborar un palíndromo. Leidy Bibiana Bernal, en su investigación sobre los mermudios colombianos, compila algunos palíndromos atribuidos a mermudios del Quindío: amo la pacífica paloma; Roza las alas al azor; Aroma, robas ese sabor a mora; Aire sólo sería; Oirás orar a Rosario.

El mermudio quindiano construye nidos transparentes con la bruma del atardecer. Matsuura Yasuco, turista japonés y poeta de haikú, Que visita el Quindío en el año 2004, logró filmar una breve secuencia de un mermudio construyendo su nido. Algunos campesinos de Salento, Calarcá, Génova y Filandia, relatan que sus abuelos, para entablar diálogo con algún mermudio que se dejaba ver, repetían nueve veces: “¡Mermudio!”, con los ojos cerrados y los dedos índice y pulgar, de ambos manos, juntos. El cronista Fray Andrés Ferrer de Valdecebro, en su libro "Gobierno general, moral y político hallado en fieras y animales silvestres, sacado de sus naturales propiedades y virtudes", se refiere con asombro al mermudio.

Cuevas de Peñas Blancas

 ARCHIVOS DEL VAMPIRO ANTERIORES
Hablemos de Amélie Nothomb
Anotaciones de la polilla
Nadananda y el sexo
Tripas. De Chuck Palahniuk
Comer Patacón
Las 30 Reglas Mágicas del deseo
Ursúa: Epopeya del lenguaje
Busco una chapolera

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.