Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 COMER PATACÓN

Patacón pisa'oDesde algún tiempo atrás me enamoré, con inocultable afecto que hoy confieso en público, del plátano. En particular, de una de las diferentes maneras de prepararlo: el patacón.

A pesar de su acostumbrado consumo, nunca me detuve a celebrarlo con los cinco sentidos ni a ponderarlo con la palabra escrita. Mea culpa: ni una simple frase ofrecí al nutritivo plátano quindiano, cuyo solo nombre científico es, de por sí, hermoso y sugerente: Musa Paradisiaca o Musa Sapientum.

Su preciosa existencia me pasaba inadvertida, como acontece con lo maravilloso que contiene el mundo cotidiano: montañas, aire, aves, lluvia, sol y amaneceres. Enredado entre conceptos poéticos, teorías literarias y blabláforas intelectualoides, nunca verifiqué en mi corazón que un plátano es bello, elegante y apetitoso, con la fuerza estética adecuada para influir en mi vida alimenticia y en mi visión mística del mundo y de la poesía.

PataconesMagnánimo y exquisito en su verde o madura sencillez, me seduce, convertido en patacón crujiente, con perlas de sal adheridas a sus dos caras. Su color, su textura y el olor inconfundible del lugar donde lo fríen, son invaluables regalos que Dios le concede a mi visión, mi tacto y mi olfato. Comer patacón, se convierte para mí en alabanza a Dios, en comunión con Él sin necesidad de pasar por otro tipo de ceremonias. Varios patacones fritándose, tienen, allí entre el sartén, la optimista vibración de un Salmo: “Sácianse de la abundancia de tu casa y los abrevas en el torrente de tus delicias” (36:9).

Un patacón bien o mal pisado, delgado o grueso, dorado con su peculiar amarillo, pálido o un poco quemado, llenando e impregnando la cocina con su intenso olor a frescura, es señal que me hace la naturaleza para inducirme a comer alimentos sencillos. El patacón puede erigirse como símbolo contra los nocivos enlatados, y contra todo alimento procesado y bañado con químicos y colorantes de toda especie.

Extraer el patacón del sartén y olerlo así caliente, es acción que nada tiene para envidiarle al hecho de catar un vino. Aprendamos a saborear el patacón de acuerdo con las variedades del plátano. Hay toda una gama de sabores y olores a la espera de nuestra decisión. Cuando el patacón está en la mano, cerca de la ansiosa boca, es como si un pequeño sol iluminara mi apetito. Los profundos secretos de un patacón, de la comida sencilla, se pueden descubrir sólo después de un día de ayuno.

No quiero emplear palabras alambicadas para confesar mi enamoramiento del patacón. Es el mismo, pero en cada hogar donde me ofrecen uno, sabe diferente, huele y se escucha con características propias. No es lo mismo un patacón saboreado en el parque de Salento, que un patacón que me ofrecen en una finca, o en un hogar humilde donde el plátano es su alimento básico. Se tuesta distinto y no todo golpe al machacarlo lo deja igual: su relieve difiere de la mano y la piedra que lo macera. Digo plátano frito convertido en patacón, y cuando recorro los caminos rurales del Quindío, bendigo los platanales.

Hay que sensibilizarse frente a un patacón, como si se estuviera frente a una obra pictórica representativa del barroco.

Cuevas de Peñas Blancas

 ARCHIVOS DEL VAMPIRO ANTERIORES
Las 30 Reglas Mágicas del deseo
Ursúa: Epopeya del lenguaje
Busco una chapolera

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"JIPAO 2005"
"JIPAO 2005"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.